Actualizado 01/02/2012 13:20

Una fuga de aire retrasa el relevo de tripulaciones en la Estación Espacial

Nave Soyuz despega desde Baikonur
Foto: SERGEI REMEZOV / REUTERS

MADRID, 1 Feb. (EUROPA PRESS) -

   La agencia espacial rusa Roskosmos ha anunciado que deberá retrasar los dos próximos lanzamientos en los que viajará la nueva tripulación de la Estación Espacial Internacional (ISS), la Expedición 32, por problemas técnicos en la nace espacial Soyuz TMA-04M. Concretamente, ha señalado que existe una fuga de aire que se ha encontrado cuando se realizaban pruebas en el módulo de descenso del cohete.

   De este modo, el lanzamiento que estaba previsto para el próximo 30 de marzo, en el que viajarían astronautas estadounidenses y rusos, se retrasará "al menos 45 días", según Roskosmos. Del mismo modo, los tripulantes que completaban en un segundo turno la Expedición 32 de la ISS, y que tenían su misión prevista para el 1 de junio, también retrasarán su llegada al mes de julio o agosto.

   En este sentido, la agencia de noticias RIA Novosti ha indicado que Roskosmos se reunirá este jueves con la NASA para aclarar las nuevas fechas de lanzamiento.

   Los tripulantes de la ISS que debían viajar el próximo mes de marzo son los rusos Gennady Padakla y Sergei Rivin y el astronauta de la NASA Joseph Acaba, sustitutos de Anton Shkaplerov, Anatoli Ivanishin y Dan Burbank, que llegaron a la estación en noviembre de 2011. La Expedición 32 la completan Suni Williams de la NASA, Yuri Malenchenko de Rusia, y Akihiko Hoshide de Japón.

   La nave Soyuz TMA-04M ha experimentado problemas en las últimas pruebas, una situación que empaña de nuevo la carrera espacial de Rusia en el último año. Así, Rusia ha vivido en 2011 la catástrofe del carguero Progress M-12M, que tenía como destino la ISS y acabó estrellándose al sur de Siberia poco después de ser lanzado.

   Esta pérdida del cuestionó la calidad de los cargueros espaciales automáticos rusos por primera vez en más de 30 años y dejó en vilo el programa de abastecimiento de la estación internacional, que después de la reciente jubilación de los transbordadores estadounidenses depende totalmente de las naves rusas.

   A finales de año, Roskosmos también fue noticia tras perder la comunicación con la sonda Phobos-Grunt poco después de su lanzamiento. Este satélite, cuyo destino era Fobos, la luna más grande de Marte, fue encontrado tras varios meses orbitando la Tierra y con problemas técnicos que provocaron su caída el pasado 15 de enero.

Síguenos en Twitter: @ep_ciencia