Actualizado 16/11/2010 14:39

Una infancia más larga favoreció a los humanos frente a los neandertales

neandertal
LUNA04/WIKIMEDIA COMMONS

MADRID, 16 Nov. (EUROPA PRESS) -

Un desarrollo físico más lento pudo ayudar a los primeros humanos en su competencia con los neandertales, según sugiere un estudio dirigido por la Universidad de Harvard en Cambridge (Estados Unidos) que se publica en la edición digital de la revista 'Proceedings of the National Academy of Sciences' (PNAS).

Los investigadores realizaron un sofisticado análisis de los dientes de 11 neandertales y los fósiles de humanos primitivos que muestra que los humanos modernos son más lentos en alcanzar la madurez completa que los neandertales. El descubrimiento sugiere que el desarrollo lento característico y la larga infancia son recientes y únicos a los humanos modernos y podrían haber sido una ventaja competitiva sobre los neandertales.

Según explica Tanya M. Smith, responsable del estudio, "los dientes son increíbles registradores del tiempo, capturando cada día de crecimiento de forma muy similar a como los anillos de los árboles revelan el progreso anual. Incluso más impresionante es el hecho de que nuestros primeros molares contengan un diminuto 'certificado de nacimiento' y descubrir que esta línea de nacimiento permite a los científicos calcular de forma exacta la edad a la que murió un menor".

En comparación incluso con los humanos más ancestrales, otros primates tienen una gestación más corta, una maduración en la infancia más rápida, se reproducen a edades más tempranas y tienen una menor esperanza de vida. Se desconoce con exactitud cuándo, entre los 6 y 7 millones de años desde que se produjo la separación evolutiva de los primates no humanos, cambió el curso de la vida.

Los investigadores descubrieron que el desarrollo de los dientes de los neandertales jóvenes, una referencia del desarrollo global, era significativamente más rápida que en la especie humana, incluyendo a algunos de los grupos más primitivos de humanos modernos que dejaron África hace entre 90.000 y 100.000 años. Esto indica que la ampliación de la infancia ha sido un desarrollo relativamente reciente.

En el estudio actual se han incluido restos de los niños neandertales más famosos descubiertos hasta la fecha, incluyendo el primer fósil de homínido hallado en Bélgica en el invierno de 1829-1830. Se pensaba que este individuo, según comparaciones con los humanos modernos, tenía entre cuatro y cinco años en el momento de su muerte. Ahora los rayos X del sincrotrón europeo y los ritmos biológicos del interior de los dientes han revelado que el niño tenía sólo tres años de edad.

Aunque contar las líneas dentales no es un método nuevo, los autores del trabajo señalan que hacerlo 'virtualmente' utilizando la tomografía micro-informática del sincrotrón sí lo es.

"Estos nuevos métodos presentan una oportunidad única para evaluar los orígenes de una condición fundamentalmente humana: el costoso aunque ventajoso cambio de una estrategia de 'vive rápido y muere joven' a la de 'vive lento y hazte viejo' que ha ayudado a que los humanos sean uno de los organismos con más éxito del planeta", apunta Smith.

La maduración ampliada de los humanos podría haber facilitado un aprendizaje adicional y una cognición compleja, dotando posiblemente a los primeros 'Homo sapiens' de una ventaja sobre sus primos neandertales.