Actualizado 15/02/2006 16:44:40 +00:00 CET

Investigadores onubenses utilizan los rayos ultravioleta para controlar los hongos en los cítricos

HUELVA, 15 Feb. (EUROPA PRESS) -

Investigadores de la Universidad de Huelva (UHU) trabajan en un proyecto dirigido a impedir el desarrollo de patógenos en cítricos mediante técnicas de rayos ultravioletas cuyo objetivo es evitar que los hongos Penicillium digitatum (moho verde) y Penicillium italicum (moho azul) afecten los frutos de clementino y naranjo una vez que estos llegan a las cooperativas para ser comercializados.

En un comunicado remitido a Europa Press, Andalucía Investiga, el programa de divulgación científica de la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa, indicó que bajo el nombre de Citrisaude (Nuevas Tecnologías post-cosecha para la calidad y seguridad en cítricos), este proyecto Interreg III-A está participado además por investigadores portugueses y del CSIC.

Según el investigador responsable del estudio, Carlos Weiland, en numerosas ocasiones la naranja llega "muy afectada (podrida)" a la central citrícola, por lo que se desecha; si bien hay otras piezas que no presentan este grado de deterioro, momento en el que se puede atacar la enfermedad a través de un tratamiento curativo. Así, en la mayoría de los casos la fruta llega sin estas infecciones, con lo que se persigue realizar un tratamiento curativo.

Por ello, los expertos aplican varias "terapias" como la termoterapia, que consiste en que el fruto afectado se somete a un baño en agua caliente mezclado con bicarbonato potásico y sódico y metabisulfito sódico para controlar el desarrollo del patógeno; técnicas de rayos ultravioleta, en donde se expone al fruto a pequeñas dosis de radiación y se controla a través del laboratorio la velocidad y la intensidad de la radiación para destruir los microorganismos que haya en la parte externa del fruto.

Estos dos tratamientos, tanto el de rayos UV como la termoterapia pueden "combinarse y complementarse" con la desverdización, con lo que según Weiland, es "adecuado" para las naranjas y mandarinas tempranas que en su interior están maduras.

Este proyecto se va a desarrollar en distintas plantaciones, tanto en sierra como cercanas al mar, para poder controlar donde es más frecuente el desarrollo de los hongos, si en cítricos que proceden de la costa o en plantaciones que están a cierta altura. Además, en este apartado se determinarán posibles causas que motivan que en unas zonas exista más o menos predisposición a estas enfermedades, en comparación a otras zonas de cultivo.