Las lunas de Marte podrían ser en realidad asteroides capturados por el planeta rojo

ESA
Actualizado 16/10/2008 14:58:38 CET

FRANKFURT, 16 Oct. (OTR/PRESS) -

Un equipo de científicos de la ESA ha obtenido las imágenes más detalladas de Phobos, la mayor de las dos lunas con que cuenta Marte, y con ellas ha reconstruido un modelo en tres dimensiones que, según su propia definición, se asemeja más a un 'montón de escombros' que a un objeto sólido compacto. Estas imágenes, tomadas durante el reciente sobrevuelo realizado por la sonda espacial europea Mars Express, serán muy útiles para calcular la masa y la densidad y desvelar el enigmático origen de estas lunas de Marte.

De momento, las estimaciones preliminares apuntan a que la densidad de Phobos es similar a la de los asteroides de la clase D, objetos muy fracturados que contienen cavernas gigantes porque no son compactos, sino en realidad un conjunto de piezas agrupadas entre sí por la gravedad a modo de montón de escombros.

Los datos de espectroscopio remitidos por la Mars Express y otras sondas anteriores muestran que Phobos tienen una composición similar a esos asteroides. Esto sugiere que Phobos, y probablemente su compañero más pequeño en torno a Marte, Deimos, son en realidad asteroides capturados por la gravedad marciana. Sin embargo, se trata de una observación aún difícil de explicar.

ENIGMA SIN RESOLVER

Habitualmente, los asteorides capturados se mueven en órbitas aleatorias alrededor del planeta que les atrapa gravitacionalmente. Pero la órbita de Phobos se ajusta al Ecuador marciano, un caso muy específico. Los científicos no entienden aún cómo puede ser esto así, según información de la web de la ESA recogida por otr/press.

En otro escenario, Phobos podría estar hecho de rocas marcianas que fueron expulsadas al espacio por efecto del impacto de un gran meteorito. Esos trozos no quedaron completamente unidos y adoptaron la forma de montón de escombros.

Realmente, este misterio sólo se podrá desvelar llegando a la superficie de Phobos y tomando muestras para su análisis en la Tierra. Esta posibilidad podría ser realidad ya que los rusos planean lanzar el próximo año la misión Phobos-Grunt con ese propósito. Para alcanzar su objetivo requerirán un preciso conocimiento de la masa del satélite y también utilizar las imágenes del Mars Express con el fin de escoger el sitio óptimo para aterrizar.