Actualizado 09/02/2006 11:32:20 +00:00 CET

Neumólogos advierten que la nicotina crea más adicción que la heroína y piden al Gobierno financiar ayudas a fumadores

MADRID, 9 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) advirtió ayer que la nicotina supera en poder de adicción a la heroína, por lo considera necesaria la ayuda médica, con financiación pública de los tratamientos, para aumentar el número de fumadores que dejan el tabaco.

A este respecto, la SEPAR estima que los fumadores que precisen ayuda médica para superar la adicción deben poder recibirla "en las mejores condiciones posibles", es decir, a cargo del sistema público de salud y supervisada por expertos en este tipo de terapias. "Es notorio que ahora mismo hay una gran proporción de fumadores que desean dejar de serlo, y 'desengancharse' de esta esta droga no es una tarea fácil", añadió la sociedad científica en un comunicado.

Así, los estudios demuestran que menos del 5% de las personas que hacen un intento serio por superar el tabaco lo consigue, mientras que esa cifra se multiplica por ocho, o incluso más, cuando se dispone de ayuda especializada en forma de tratamientos sustitutivos de la nicotina, fármacos para combatir la ansiedad y terapia psicológica.

En opinión de la SEPAR, coincidiendo con la entrada en vigor de la Ley Antitabaco hay cientos de miles de españoles dispuestos a hacer una tentativa en firme de abandono del tabaco, "momento idóneo --subrayó-- para reforzar esa disposición mediante una política de salud que ofrezca alternativas a esa situación".

IMPUESTOS SOBRE EL TABACO.

Desde el punto de vista económico, los neumólogos no ven impedimentos para generalizar el uso de terapias contra el tabaquismo en aquellos casos que pudieran estar indicadas. En este sentido, recordó que el coste de estos tratamientos, según la propia ministra de Sanidad, Elena Salgado, sería de 2.000 millones de euros anuales, lo que supone menos de la tercera parte de que recauda Hacienda (más de 7.000 millones) por impuestos al tabaco.

Por ello, considera "incoherente" que el Estado, por un lado, "castigue" a los fumadores y, por otro, continúe "lucrándose" con el dinero que generan. "Esto es una contradicción, y la lógica debería llevar a que lo que se obtiene por tasas al tabaco sirviera para sufragar la lucha contra él, máxime cuando la cantidad requerible para ello es relativamente modesta", concluyó.