Actualizado 06/04/2016 12:55

Nuevo mineral en el Pirineo catalán: la abellaíta

Abellaíta
Abellaíta - JOAN ABELLA I CREUS

   MADRID, 6 Abr. (EUROPA PRESS) -

   La lista oficial de minerales es ahora un poco más larga gracias a la abellaíta, un nuevo compuesto hallado en el Pirineo de Lleida por el mineralogista y gemólogo Joan Abella i Creus.

   Este hallazgo ha sido aceptado y reconocido como nueva especie mineral por la comisión de nuevos minerales de la International Mineralogical Association (IMA), que se encarga de certificar el descubrimiento de nuevas especies minerales y de controlar su nomenclatura.

   Joan Abella i Creus encontró las primeras muestras del nuevo mineral en la mina Eureka, en Castell-estaó, en el municipio de La Torre de Cabdella (Pallars Jussà).

   Investigadores del Instituto de Ciencias de la Tierra Jaume Almera (ICTJA-CSIC), de la Universitat de Barcelona (UB) y del Museu Nacional d'Art de Catalunya (MNAC) han caracterizado y descrito las propiedades físicas y químicas del mineral, un proceso imprescindible para certificarlo como nueva especie.

   Así, han determinado que la abellaíta es un carbonato básico de plomo y sodio, de fórmula química NaPb2 (CO3) 2 (OH). El mineral se forma por la exudación y precipitación de aguas meteóricas enriquecidas en sodio y plomo en las paredes de la mina. La Mina Eureka es muy conocida entre los mineralogistas por su riqueza de especies minerales raras que aparecen como costras en las superficies de las paredes de las galerías.

UN PROCESO LARGO Y COMPLEJO

   La caracterización y descripción del nuevo mineral se inició en el año 2012. El profesor de Ciencia de los Materiales e Ingeniería Metalúrgica de la UB, Joan Viñals, empezó a describir el compuesto y a estudiar las asociaciones minerales de la abellaíta. En colaboración con Xavier Llovet, de los Centros Científicos y Tecnológicos de la UB (CCiTUB), realizó las primeras medidas analíticas mediante SEM-EDS y microsonda electrónica, que permitieron determinar que el mineral contenía sodio y plomo.

   En paralelo, los investigadores del Instituto ICTJA-CSIC, Jordi Ibáñez y José J. Elvira, realizaron la caracterización estructural y óptica del mineral mediante diferentes técnicas analíticas como la difracción de rayos X o la espectroscopia Raman. Así pudieron determinar que el compuesto es, efectivamente, un carbonato básico de plomo y sodio, análogo al compuesto sintético NaPb2 (CO3) 2 (OH).

   Del mismo modo, Ibáñez redactó el expediente de propuesta del nuevo mineral para someterlo al veredicto de la IMA. A finales del año 2015 la abellaíta fue aceptada finalmente como nueva especie mineral. "La caracterización y descripción de una nueva especie mineral no es una tarea fácil, sobre todo teniendo en cuenta que el mineral está formado por pequeños microcristales que son difíciles de manipular y analizar", ha apuntado el investigador.

   Según Ibáñez, "todo el proceso ha requerido de un equipo multidisciplinar para poder aportar toda la información que exige el protocolo de la IMA para reconocer un nuevo mineral".

EL TRABAJO CONTINÚA

   De hecho, el proceso aún no ha terminado y el trabajo de los investigadores continúa. Los expertos han explicado que, una vez aceptado oficialmente por la IMA, deberán preparar un artículo para describir el nuevo mineral, que es imprescindible para su aceptación definitiva. El manuscrito será sometido para su publicación en una revista científica en los próximos meses.

   La muestra tipo del nuevo mineral ya forma parte de la colección del Museu de Ciències Naturals de Barcelona (MCNB) con el número de registro "MGB 26350". Además, gracias a su nombre, la abellaíta figurará en el primer lugar de la lista de minerales ordenada alfabéticamente de la IMA.