Actualizado 30/11/2006 16:30:04 +00:00 CET

La población de águila imperial ibérica aumenta en Andalucía y Sierra Morena se postula como principal enclave mundial

SEVILLA, 30 Nov. (EUROPA PRESS) -

La población de águila imperial ibérica (Aquila adalberti) sigue aumentando en Andalucía según los últimos censos realizados por la Consejería de Medio Ambiente, que confirman el núcleo de Sierra Morena como unos de los principales enclaves mundiales de esta especie en peligro de extinción, al albergar una cuarta parte de la población que existe en el planeta, estimada en torno a las 200 parejas.

Según los censos de este año aportados a Europa Press, en total son 50 las parejas censadas y 70 los pollos que han volado en el territorio andaluz durante la pasada temporada de cría, "el mejor dato conocido" que supera con amplitud las 19 parejas localizadas en 2000 del águila más amenazada de Europa y una de las cuatro aves de presa más escasas del mundo.

El águila imperial ibérica sólo habita en la Península y, en Andalucía, sus poblaciones se reparten entre Doñana y las partes oriental y occidental de Sierra Morena. El censo en este último enclave, el principal núcleo de población de la especie en Andalucía y uno de los más importantes a nivel nacional, revela que la población está formada por 43 parejas, tres más que el pasado año.

Medio Ambiente destacó que esta formación de territorios nuevos va acompañada de un aumento de la productividad o pollos que consiguen volar. Además, medidas como la vigilancia de los nidos incluidas en el proyecto de conservación de esta especie ha permitido la disminución de la mortalidad de pollos en un cuatro por ciento, dato que contrasta con la mortalidad estimada para la especie en el Libro Rojo de las Aves de España (Mimam), que la sitúa en torno al 20 por ciento.

De hecho, según la Administración andaluza, en Sierra Morena 63 pollos han salido adelante. En el entorno de Doñana, a pesar de haberse contabilizado tres territorios menos, han conseguido iniciar el vuelo siete pollos, cuatro más que el año pasado.

La mejora en la reproducción y el asentamiento de nuevas parejas tiene parte de su éxito en las actuaciones del Programa de Actuaciones Para la Conservación del Águila Imperial Ibérica en Andalucía, donde se resalta la vigilancia de algunos nidos y la restricción del acceso a las áreas de nidificación; el incremento de las actuaciones de alimentación suplementaria a las parejas; mejoras de hábitat para las especies presa, así como el seguimiento y rescate de pollos con altas posibilidades de morir, alguno de ellos en situaciones criticas.

RESCATE DE TRES HUEVOS

Especialmente importante fue el caso de un nido donde técnicos de Medio Ambiente consiguieron rescatar tres huevos de un nido que estaba a punto de precipitarse al suelo. Estos huevos fueron incubados artificialmente en el Centro de Cría en Cautividad del Águila Imperial Ibérica donde eclosionaron. Otras actuaciones consiguieron salvar a pollos caídos del nido y a otros que corrían peligro debido a procesos de cainismo.

Tras su recuperación en instalaciones de la Consejería de Medio Ambiente todos estos pollos fueron liberados mediante técnicas de hacking. Siete de ellos en el marco del programa iniciado conjuntamente con el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) en el entorno de la Janda (Cádiz) y tres pollos hembra que se han incorporado al Programa de Reforzamiento de la Subpoblación de Doñana, según detalló Medio Ambiente.

PRINCIPALES RIESGOS DE MORTALIDAD

No obstante y aunque haya una tendencia ascendente de las poblaciones andaluzas de águila imperial, la Consejería de Medio Ambiente afirmó que continúa trabajando para eliminar todas las amenazas que han provocado el declive de la especie. Entre éstas destaca la electrocución en líneas de alta tensión y la mortalidad por el uso ilegal de cebos envenenados que afectan ambas, sobre todo, a los ejemplares juveniles en sus movimientos dispersivos.

Así, destacó que, gracias a que los ejemplares que se sueltan portan emisores para su seguimiento, Medio Ambiente consiguió detectar y eliminar un foco de mortalidad en Jerez de La Frontera en la que resultaron envenenadas tres águilas, una procedente del programa de reintroducción en la Janda, otra liberada en Doñana y otra que no portaba ningún emisor que además fue tiroteada, por lo que la Administración autonómica decretó el cierre cautelar del coto de caza.

De igual forma, en cuanto a la segunda causa de mortalidad más importante para la especie, la electrocución en tendidos eléctricos peligrosos, la Junta señaló que se continúa con la identificación y corrección de líneas peligrosas en los lugares de asentamiento temporal de juveniles. Así, apuntó que se han alcanzado acuerdos con Sevillana-Endesa para la modificación de líneas de su propiedad en la provincia de Cádiz, medida con la que se ha conseguido disminuir la mortalidad por electrocución hasta un 30 por ciento de las muertes registradas, "un dato muy inferior a otros territorios de dispersión de la especie".