Actualizado 02/02/2006 16:45:00 +00:00 CET

El programa Life permitirá conservar 26 balsas temporales de Menorca y estudiar su ecosistema

MADRID, 2 Feb. (EUROPA PRESS) -

El programa Life de la Comunidad Europea permitirá conservar 26 balsas temporales de Menorca y estudiar su ecosistema a lo largo de los próximos cuatro años, según anunció hoy la consellera de Gestió Mediambiental y Reserva de la Biosfera, Fina Casals, quien avanzó que el proyecto se está desarrollando desde el pasado mes de noviembre.

Casals explicó que en la isla hay "muchas" balsas temporales, unas 40, que no se han creado "artificialmente" y que tienen una "periodicidad de inundación y sequía alternadas", de manera que en invierno hay agua, pero en verano se secan.

La consellera expuso que en estas balsas temporales se da una biodiversidad "importante" y que por tanto es necesario un estudio científico para determinar la importancia de este ecosistema, que es "muy reducido".

Pere Fraga, técnico de conservación que participa en el proyecto, explicó que los objetivos básicos son establecer "un modelo de gestión" para cada una de las balsas, mejorar "el conocimiento científico", realizar trabajos de "restauración y recuperación", y también de concienciación ciudadana, para que los menorquines sepan que la isla es "extraordinaria" en cuanto a balsas de este tipo.

Por su parte, Irene Estaún, directora del proyecto, desveló que una de las cuestiones más importantes a desarrollar son los planes de gestión de estas balsas, que irán a cargo de "científicos" de distintos ámbitos.

Estaún reveló que habrá especialistas en insectos, en fauna y en botánica, por cuanto el proyecto trabajará directamente "sobre un ecosistema", lo que lo diferencia del anterior proyecto Life, dedicado exclusivamente a la eliminación de carpobrutus.

El proyecto es uno de los cuatro que la Comunidad Europea ha otorgado en España, y cuenta con un presupuesto de 1.013.549 euros, el 60 por ciento de los cuales es asumido por la Unión Europea, mientras que el 40 por ciento restante va a cargo del Consell.