2 de abril de 2020
 
Actualizado 13/03/2020 16:32:31 +00:00 CET

Respuestas nerviosas en gusanos para 'bueno' y para 'malo'

C. Elegans
C. Elegans - FLICKR

   MADRID, 13 Mar. (EUROPA PRESS) -

   Herramientas genéticas y de imagen han revelado una célula nerviosa que detecta la temperatura en los gusanos, que transmite señales que activan o inhiben su célula nerviosa receptora.

   Los hallazgos, publicados en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), ayudan a aclarar una forma en que el sistema nervioso traduce las señales externas en comportamientos, según un comunicado de la universidad.

   Los científicos de la Universidad de Nagoya expusieron a gusanos Caenorhabditis elegans que se mueven libremente a un estímulo de temperatura externa bueno o malo. La primera señal 'buena' comenzó por debajo de la temperatura de cultivo de los gusanos y gradualmente se calentó hacia ella. La otra señal 'mala' comenzó a la temperatura de cultivo y gradualmente se calentó por encima de ella.

   El nematodo Caenorhabditis elegans mide aproximadamente un milímetro de largo y vive en el suelo, alimentándose de microbios. A menudo se utiliza como organismo modelo para estudios biológicos en diversos campos, como el desarrollo, la neurobiología y el envejecimiento.

   En general, un C. elegans de laboratorio migrará hacia una temperatura más fresca cuando se coloque en un ambiente más cálido que el que se cultivó, y viceversa. Los neurobiólogos moleculares Shunji Nakano e Ikue Mori de la Universidad de Nagoya y sus colegas querían comprender las bases moleculares y neurológicas detrás de este comportamiento.

   Utilizando herramientas genéticas y de imágenes, los científicos descubrieron que una célula nerviosa que detecta la temperatura en los gusanos, llamada AFD, transmite señales que activan o inhiben su célula nerviosa receptora, llamada AIY.

AFD fue activado por ambas señales de calentamiento. Pero luego envió moléculas estimulantes a AIY en el caso de la buena señal, e inhibió a otras durante la mala. El resultado muestra cómo la misma célula nerviosa puede enviar señales que transmiten mensajes opuestos.

   Los estudios genéticos revelaron además tres genes específicos, y las enzimas y proteínas que codifican, que están involucrados en esta respuesta: kin-4, mec-2 y dgk-1. "Estos tres genes se conservan evolutivamente en mamíferos, incluidos los humanos", dice el neurobiólogo y primer autor Shunji Nakano. "Un mecanismo similar podría estar presente en los sistemas nerviosos de los organismos superiores".

   Luego, el equipo planea identificar otros estímulos que provoquen respuestas neuronales similares en C. elegans.

Contador