Actualizado 15/12/2006 13:56:30 +00:00 CET

Una vacuna contra el cáncer de cuello de útero reducirá las posibilidades de padecerlo en un 70%

MADRID, 15 Dic. (EUROPA PRESS) -

Una vacuna contra el virus de papiloma humano (VPH) reducirá las posibilidades de padecer cáncer de cuello de útero en un 70 por ciento, según informó ayer el jefe del servicio de Ginecología del Hospital Clinic de Barcelona y expresidente de la Asociación Española de Patología Cervical y Colposcopia (AEPCC), Luis Maria Puig-Tintoré en la presentación del "documento de consenso" 'Prevención del cáncer de cuello uterino ante la vacunación frente al virus del Papiloma Humano'.

No obstante, según explicó Puig-Tintoré, la implementación de la vacunación frente al VPH "no debe sustituir al protocolo del cribado de las lesiones precancerosas", por la razón de que "inicialmente" no tendrá impacto en las mujeres más jóvenes y las mujeres mayores y algunos tipos de VPH no se incluyen en la primera generación de estas vacunas.

El doctor del servicio de Anatomía Patológica del Hospital del Mar de Barcelona,Francesc Alameda y representante de de la Sociedad Española de Anatomía Patológica (SEAP), explicó que la reciente confirmación del papel causal de VPH en la etiología de las lesiones precancerosas y el cáncer de cuello uterino "ha abierto una enorme vía de progreso que permite disponer de un instrumento valido tanto en la detección de la presencia del agente causal, como en la prevención primaria del cáncer cervical con una vacuna". Con el "único" objetivo de evitar que ninguna mujer muera a consecuencia de esta neoplasia, añadió.

Por su parte, el doctor de la Clínica Miramar de Palma de Mallorca, Javier Cortes, recordó que aunque se "recomienda" que la primera citología debe hacerse trascurridos tres años desde la primera relación sexual, ese periodo previo es un "momento importante" para acudir a la consulta con el especialista, de este modo, "se puede recibir información sobre enfermedades de transmisión sexual y control reproductivo y establecer otros aspectos preventivos que determinaran la salud de la mujer en el futuro".

El documento, avalado por la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO),AEPCC, la Sociedad Española de Citología (SEC) y SEAP, ha sido publicado en una edición especial por la revista 'Progresos en Obstetricia y Ginecología', publicación oficial de la SEGO.

LA APARICIÓN DE LA VACUNA NO SUSTITUYE LOS PROCESOS DE PREVENCIÓN

El panorama de la prevención del cáncer de cuello uterino ha cambiado en los cuatro últimos años, según Alameda, ya que sen han "perfeccionado considerablemente" las técnicas de detección viral. Puig-Tintoré indicó que "aunque el VPH es la enfermedad de transmisión sexual mas frecuente del cáncer de cuello de útero, no suficiente", también influye los hábitos de la paciente, "si fuma, si tiene VIH, entre otros aspectos" añadió.

Cortés explicó que el doble cribado (test de VPH y citología) "a partir de los 35 años conseguirá mejorar la precisión y resultaría especialmente beneficioso". En su opinión, "con una mayor eficacia, se hará posible que el 98 por ciento de las mujeres que estén bien controladas sometiéndose a estas pruebas una vez cada cinco años".

Este experto hizo hincapié en que "la próxima introducción de las vacunas frente al VPH va a tener un papel determinante en las prevención primaria del cáncer cervical", aunque insistió en que es necesario "no abandonar, por el momento, las estrategias de prevención secundaria".

Los importantes avances que se ha producido gracias a la colaboración multidisciplinar de epidemiólogos patólogos citólogos y ginecólogos han hecho imprescindible la actualización de dicho consenso con el auspicio de la SEGO, SEC, AEPCC, y la SEAP, comentó el doctor del servicio de Anatomía Patológica del Hospital La Paz de Madrid, David Hardisson, y coordinador de la sección de Patología Ginecológica de la SEAP.

El especialista indicó que "este consenso entre asociaciones puede conducir a los mejores resultados en la prevención del cáncer, además de uniformizar conductas que permitan eventualmente un análisis valido de los resultados".

La infección por el virus del papiloma es la enfermedad de transmisión sexual más frecuente. "Hasta un 80 % de las mujeres sexualmente activas ha estado expuestas a la infección por VPH en algún momento de su vida" explicó el doctor Tintoré. "La penetración no es imprescindible para adquirir la infección", dijo, puede también adquirirse por contacto piel a piel a nivel de la zona genital. "Aunque el preservativo reduce el riegos, no protege a la mujer totalmente fente al VPH", concluyó. Aunque el doctor Cortés explicó que "esta infección no es sintomática y evoluciona de forma natural hacia la curación espontanea en la mayor parte de los casos".

Se estima que alrededor de 300 millones de mujeres están infectadas por el VPH en el mundo y unas 490.000 tienen un cáncer de cuello de útero, según datos facilitados por los especialistas. España es uno de los países con una prevalencia menor de la infección por VPH. Aun así el cáncer de cuello uterino afecta en España a 2.100 mujeres cada año, de las cuales, aproximadamente 740 mueren anualmente por culpa de este cáncer.