El agua preservada en cráteres del polo sur lunar también se fuga

Actualizado 24/07/2019 13:25:42 CET
Paisaje del polo sur lunar
Paisaje del polo sur lunar - NASA'S SCIENTIFIC VISUALIZATION STUDIO

   MADRID, 24 Jul. (EUROPA PRESS) -

   El agua acumulada en forma de hielo en los cráteres del polo sur de la Luna, permanentemente ocultos a los rayos solares, también escapa de la superficie, pese a temperaturas de -233 grados Celsius.

   Científicos de la NASA informaron este hallazgo recientemente en un artículo en la revista Geophysical Research Letters.

   "La gente piensa que algunas áreas en estos cráteres polares atrapan agua y eso es todo", dijo William M. Farrell, físico de plasma en el Centro de Vuelos Espaciales Goddard de la NASA en Greenbelt, Maryland, quien dirigió la investigación. "Pero hay partículas de viento solar y meteoroides que golpean la superficie, y pueden provocar reacciones que normalmente ocurren a temperaturas de superficie más cálidas. Eso es algo que no se ha enfatizado".

   A diferencia de la Tierra, la Luna no tiene atmósfera para proteger su superficie. Entonces, cuando el Sol rocía partículas cargadas conocidas como viento solar en el sistema solar, algunas de ellas bombardean la superficie de la Luna y levantan moléculas de agua que rebotan hacia nuevos lugares.

   Del mismo modo, meteoroides rebeldes constantemente se estrellan contra la superficie y arrancan el suelo mezclado con trozos de agua congelada. Los meteoroides pueden expulsar estas partículas del suelo, que son muchas veces más pequeñas que el ancho de un cabello humano, a una distancia de 30 kilómetros del lugar del impacto, dependiendo del tamaño del meteoroide.

   Las partículas pueden viajar tan lejos porque la Luna tiene una baja gravedad y no hay aire para frenar las cosas: "Entonces, cada vez que tienes uno de estos impactos, una capa muy delgada de granos de hielo se extiende por la superficie, expuesta al calor del Sol y el entorno espacial, y eventualmente se subliman o pierden en otros procesos ambientales", dijo Dana Hurley, científica planetaria del Laboratorio de Física Aplicada de la Universidad Johns Hopkins en Laurel, Maryland.

   Si bien es importante tener en cuenta que incluso en los cráteres sombreados el agua se está filtrando lentamente, es posible que también se agregue agua, señalan los autores del artículo. Los cometas helados que chocan contra la Luna, más el viento solar, podrían reponerla como parte de un ciclo global del agua; eso es algo que los científicos están tratando de averiguar. Además, no está claro cuánta agua hay. ¿Está asentada solo en la capa superior de la superficie de la Luna o se extiende profundamente en la corteza de la Luna, se preguntan los científicos?

   De cualquier manera, la capa superior de los pisos de cráteres polares se reconfigura cada varios miles de años, según los cálculos de Farrell, Hurley y su equipo. Por lo tanto, los parches débiles de escarcha que los científicos han detectado en los polos podrían tener solo 2.000 años de antigüedad, en lugar de millones o miles de millones de años como algunos podrían esperar, estimó el equipo de Farrell. "No podemos pensar en estos cráteres como puntos muertos de hielo", señaló.

   Para confirmar los cálculos de su equipo, dijo Farrell, un futuro instrumento capaz de detectar vapor de agua debería encontrar, por encima de la superficie de la Luna, de una a 10 moléculas de agua por centímetro cúbico que hayan sido liberadas por los impactos.