Actualizado 23/11/2022 13:05

Fallo en la inserción orbital de un cubeSat para mapear el agua lunar

El cubesat LunaH-Map de la NASA está diseñado para medir la distribución y abundancia de hidrógeno en la región del polo sur de la luna.
El cubesat LunaH-Map de la NASA está diseñado para medir la distribución y abundancia de hidrógeno en la región del polo sur de la luna. - NASA/ARIZONA STATE UNIVERSITY

   MADRID, 23 Nov. (EUROPA PRESS) -

   El pequeño cubeSat LunaH-Map de la NASA, lanzado con la misión Artemis I con el objetivo de estudiar el agua en la Luna, falló en la maniobra de sobrevuelo lunar prevista el 21 de noviembre.

   Después de desplegarse desde el cohete Artemis I Space Launch System, la nave espacial LunaH-Map de la NASA se encendió y se comunicó con la Tierra 5 horas y 33 minutos después del lanzamiento el 16 de noviembre. Poco después del despliegue, el equipo de operaciones hizo el primer contacto por radio con la nave espacial y lo sacó del modo de baliza.

   Durante las siguientes 24 horas, el equipo también encargó con éxito los paneles solares, la radio, el espectrómetro de neutrones y varios sistemas del cuerpo principal de la nave espacial. El espectrómetro de neutrones recolectó un conjunto de datos de crucero que indicaron que el detector estaba funcionando normalmente.

   El 17 de noviembre, el equipo encendió el sistema de propulsión. Sin embargo, después de muchos intentos de encendido, el sistema no pudo alcanzar el empuje antes del sobrevuelo lunar planificado de la nave espacial el 21 de noviembre. La trayectoria original de la misión requería que la nave espacial hiciera una maniobra de propulsión el 21 de noviembre como un paso hacia su eventual órbita polar lunar.

   Según los datos de propulsión, el equipo ha evaluado que la válvula del sistema de propulsión puede estar parcialmente atascada. Calentar esta válvula durante muchas horas puede liberarla y permitir la ignición. Por lo tanto, ahora se ha dado instrucciones a la nave espacial para que caliente la válvula de propulsión.

   Si el sistema de propulsión puede alcanzar el empuje en los próximos meses, la misión aún puede recuperar parte o la totalidad de la misión científica original de LunaH-Map, informa la NASA en una actualización del estado de la misión.

   En la ruta actual de la nave espacial, hay trayectorias alternativas disponibles para alcanzar la órbita lunar, incluidas órbitas que podrían permitir mediciones de la superficie lunar a baja altitud. Si se necesita aún más tiempo para calentar la válvula y encender el sistema de propulsión, pueden existir soluciones de trayectoria fuera del sistema Tierra-Luna para volar cerca de ciertos asteroides y caracterizar su contenido de hidrógeno.

   Durante el sobrevuelo lunar, el espectrómetro de neutrones de LunaH-Map recolectó datos de neutrones desde una distancia tan cercana como 1.300 kilómetros sobre la superficie lunar. Los datos del detector muestran claramente que los neutrones y los rayos gamma de la superficie de la Luna aumentan a lo largo del sobrevuelo, lo que demuestra que el instrumento está funcionando como se esperaba y podría lograr la misión científica de LunaH-Map.

   Después del sobrevuelo, LunaH-Map adquirió varias imágenes de la Luna con su rastreador de estrellas. En los próximos días, la nave espacial intentará enviar estas imágenes a la Tierra. La misión también planea realizar un experimento de navegación automática y una prueba de alcance de radio con la Red de Espacio Profundo de la NASA antes de reanudar los intentos de encender el sistema de propulsión.

   La carga de la batería de LunaH-Map funciona bien. Las baterías están actualmente completamente cargadas desde los paneles solares.

UN MAPA DE AGUA EN LA LUNA

   LunaH-Map, desarrollado por la Universidad Estatal de Arizona y patrocinado por la Dirección de Misiones Científicas (SMD) de la NASA, tiene por obketivo medir la distribución y la cantidad de hidrógeno en todo el Polo Sur de la Luna. Si tiene éxito, la nave espacial LunaH-Map producirá un mapa de alta resolución de los depósitos de agua a granel de la Luna, revelando nuevos detalles sobre la distribución espacial y de profundidad del hielo potencial previamente identificado durante una variedad de misiones.

   Confirmar y mapear estos depósitos en detalle ayudará a la NASA a comprender cómo llegó el agua allí, cuánta agua podría estar disponible y cómo podría servir potencialmente como recurso para misiones de exploración más largas en la Luna. La misión del CubeSat está diseñada para durar alrededor de 60 días una vez que comiencen las operaciones científicas.

Contador

Más información