"La idea de que ExoMars ha fracasado es errónea. Es un éxito titánico"

Actualizado 20/10/2016 19:13:16 CET

   MADRID, 20 Oct. (EUROPA PRESS) -

   Europa tiene ahora dos satélites orbitando el Planeta Rojo y "la idea de que la misión ExoMars ha sido un fracaso es errónea, desde el punto de vista técnico y científico".

   Es la opinión del investigador del Departamento de Astrofísica del Centro de Astrobiología (CSIC-INTA) David Barrado. En declaraciones a Europa Press, añadió que "poner una nave espacial alrededor de un sistema solar es tremendamente complejo y es un trabajo de muchísimos años y muchísima gente".

   "En este caso, se ha cumplido el objetivo, porque el Trace Gas Orbiter (TGO) de ExoMars se ha insertado en órbita y está tomando datos. Se trata de un proceso de aprendizaje; una tarea titánica y un desafío extraordinario, pero nos hemos acostumbrado a los éxitos".

   En este sentido, el astrofísico ha señalado que la misión tiene "dos partes bien diferenciadas: por un lado, la ciencia que se va a empezar a hacer ahora y la ciencia futura que se va hacer con ExoMars 2020; y por otra parte, la desarrollada por Schiaparelli, un demostrador tecnológico, que es lo que parece que ha podido fallar".

   A juicio de Barrado, este última se trata de un "parte secundaria de la misión que, aunque es una lastima porque no ha sido acorde a lo previsto y se sigue esperando señal, la información que ha proporcionado la sonda hasta el descenso será muy útil para la misión de 2020".

   El científico del Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial ha apuntado que puede haber "muchas razones por las que un sistema haya fallado y existen muchos factores que, hasta cierto punto, no se pueden controlar". "No se pueden cambiar las condiciones meteorológicas pero, en cualquier caso, aunque haya sido una cuestión del planeta y no técnica, falla desde una lavadora hasta un elemento que se ha enfrentado a un proceso de lanzamiento tan complejo y ha estado en un viaje durante meses por el medio interplanetario", ha subrayado.

EXOMARS DEBE ESPERAR

   "Aunque hasta el momento sólo se conoce la información preliminar, los datos completos de todo el proceso llevarán bastante tiempo --ha explicado Barrado--. En el caso del Beagle 2 se tardó cerca de diez años en conseguir una imagen de alta resolución que resolvió la causa del fallo: no abrió adecuadamente los pétalos que la protegían impidiendo la transmisión".

   No obstante, ha indicado que en esta ocasión "hay más fotos y se sabe bastante bien dónde se ha dado el aterrizaje nominal, así, cuando pasen los satélites de observaciones a altura adecuada, se podrá construir una imagen a alta resolución".

   Por último, el astrofísico ha explicado que la misión ExoMars "va a realizar un estudio detallado de la composición química de la atmósfera marciana y va a permitir, por ejemplo, un estudio de gases como el metano, que tiene que ver con la actividad geológica".