Actualizado 09/02/2021 13:11 CET

La NASA mapea el hielo más accesible para misiones tripuladas a Marte

Recreación de astronautas perforando en Marte para buscar depósitos de hielo de agua
Recreación de astronautas perforando en Marte para buscar depósitos de hielo de agua - NASA

   MADRID, 9 Feb. (EUROPA PRESS) -

   Un nuevo estudio de la NASA incluye un mapa completo que detalla dónde es más y menos probable encontrar hielo de agua en el subsuelo del hemisferio norte de Marte y guiar la llegada de seres humanos.

   Combinando 20 años de datos de las misiones Mars Odyssey, Mars Reconnaissance Orbiter y el ahora inactivo Mars Global Surveyor, el documento --publicado en Nature Astronomy-- es el resultado de un proyecto llamado Subsurface Water Ice Mapping, o SWIM. El esfuerzo SWIM está dirigido por el Instituto de Ciencias Planetarias en Tucson, Arizona, y administrado por el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en el sur de California.

   "La próxima frontera de Marte es que los exploradores humanos se adentren por debajo de la superficie y busquen signos de vida microbiana", dijo Richard Davis, quien dirige los esfuerzos de la NASA para encontrar recursos marcianos en preparación para enviar humanos al Planeta Rojo.

   "Nos damos cuenta de que necesitamos hacer nuevos mapas de hielo subterráneo para mejorar nuestro conocimiento de dónde está ese hielo tanto para el descubrimiento científico como para tener recursos locales en los que los astronautas puedan confiar", agregó en un comunicado.

   En un futuro cercano, la NASA planea realizar un taller para expertos multidisciplinarios para evaluar los posibles sitios de aterrizaje de humanos en Marte en base a esta investigación y otros criterios de ciencia e ingeniería. Este proyecto de mapeo también podría informar las encuestas de futuros orbitadores que la NASA espera enviar al Planeta Rojo.

   La mayoría de cientificos señala el área debajo de la región polar de Marte en el hemisferio norte como la que puede albergar más gielo cerca del suelo. En la Tierra, esta región es donde se encuentran Canadá y Europa; en Marte, incluye las llanuras de Arcadia Planitia y los valles llenos de glaciares en Deuteronilus Mensae.

   Estas regiones representan un término medio literal entre dónde encontrar la mayor cantidad de hielo de agua (los polos) y dónde encontrar la mayor cantidad de luz solar y calor (el ecuador). Las latitudes medias del norte también ofrecen elevaciones favorables para el aterrizaje. Cuanto menor sea la elevación, más oportunidades tiene una nave de reducir la velocidad mediante la fricción de la atmósfera marciana durante su descenso a la superficie. Eso es especialmente importante para los aterrizadores pesados de clase humana, ya que la atmósfera de Marte es solo un 1% más densa que la de la Tierra y, por lo tanto, proporciona menos resistencia para las naves espaciales entrantes.

AGUA EN LATITUDES MEDIAS

   "En última instancia, la NASA encargó al proyecto SWIM averiguar cómo de cerca del ecuador se puede ir para encontrar hielo subterráneo", dijo Sydney Do, líder del Proyecto de Mapeo del Agua en Marte en JPL. "Imagine que hemos dibujado una línea ondulada a través de Marte que representa ese límite de hielo. Estos datos nos permiten trazar esa línea con un bolígrafo más fino en lugar de un marcador grueso y enfocarnos en las partes de esa línea que están más cerca del ecuador".

   Pero saber si una superficie esconde hielo no es fácil. Ninguno de los conjuntos de datos de instrumentos utilizados en el estudio fue diseñado para medir el hielo directamente, dijo Gareth Morgan, del Instituto de Ciencias Planetarias, co-líder del proyecto SWIM y autor principal del artículo. En cambio, cada instrumento orbitador detecta diferentes propiedades físicas (altas concentraciones de hidrógeno, alta velocidad de onda de radar y la velocidad a la que cambia la temperatura en una superficie) que pueden sugerir la presencia de hielo.

   Mientras los expertos en Marte analizan detenidamente estos nuevos mapas de hielo subterráneo, la NASA ya está pensando en cuáles serían los próximos pasos. Por un lado, los puntos ciegos en los datos actualmente disponibles se pueden resolver enviando una nueva misión de radar a Marte que podría ubicarse en las áreas de mayor interés para los planificadores de misiones humanas: hielo de agua en las capas superiores del subsuelo.

   Una futura misión centrada en el radar que apunte a la superficie cercana también podría decirles a los científicos más sobre la mezcla de materiales que se encuentran en la capa de roca, polvo y otros materiales que se encuentran sobre el hielo. Los diferentes materiales requerirán herramientas y enfoques especializados para excavar, perforar y acceder a depósitos de hielo de agua, particularmente en el entorno extremo marciano.

   Los esfuerzos de mapeo en la década de 2020 podrían ayudar a hacer posibles las misiones humanas a Marte ya en la década de 2030. Pero antes de eso, habrá un debate sólido sobre la ubicación del primer puesto avanzado de la humanidad en Marte: un lugar donde los astronautas tendrán los recursos de hielo de agua locales necesarios para sustentarlos y, al mismo tiempo, podrán hacer descubrimientos de gran valor sobre la evolución. de planetas rocosos, habitabilidad y el potencial de vida en mundos más allá de la Tierra.

Para leer más