Actualizado 14/12/2021 17:25 CET

Pros y contras para establecer colonias dentro de cuevas lunares

Cueva lunar
Cueva lunar - NASA/GSFC/ARIZONA STATE UNIVERSITY

   MADRID, 14 Dic. (EUROPA PRESS) -

   Investigadores de CU Boulder se han propuesto explorar cómo podría ser el entorno dentro de las cuevas lunares, muchas de las cuales son demasiado oscuras para verlas con claridad desde la órbita.

   Los resultados preliminares del equipo sugieren que los pozos y cuevas en la luna muestran condiciones notablemente estables. No parecen experimentar los cambios bruscos de temperatura que son comunes en la superficie de la luna, dijo Andrew Wilcoski, estudiante de posgrado en el Departamento de Ciencias Astrofísicas y Planetarias de CU Boulder, que presentará hallazgos en la reunión de otoño de la American Geophysical Union.

   "Si esperamos enviar personas a estas cuevas en las próximas décadas, queremos saber qué deben esperar allí", agregó en un comunicado.

   Es posible que los futuros exploradores lunares quieran prestar atención. Los pozos y cuevas, explicó Wilcoski, son lugares potencialmente ideales para las colonias espaciales del futuro. Sus paredes y grietas son naturalmente hogareñas y podrían proteger a los humanos de la peligrosa radiación del sol. Algunos científicos también se han preguntado si los pozos y cuevas lunares podrían ser ricos en recursos naturales que codician los astronautas. Eso incluye hielo, que los exploradores podrían extraer para recolectar agua para beber, duchas e incluso combustible para cohetes.

   Para averiguarlo con certeza, Wilcoski y el científico planetario Paul Hayne se basaron en simulaciones por computadora para tratar de recrear las condiciones debajo de la superficie de la luna.

   Sus hallazgos iniciales presentan una bolsa mixta: los entornos estables de los pozos y cuevas lunares podrían ayudar a los astronautas a capear algunos de los peores extremos de la luna. Sin embargo, esas mismas condiciones pueden convertirlos en lugares menos que perfectos para ir en busca de agua.

   "Son opciones atractivas para establecer una presencia humana a largo plazo en la luna", dijo Hayne, profesor asistente en el Laboratorio de Física Atmosférica y Espacial en CU Boulder.

   Hayne agregó que nadie sabe cuántos pozos y cuevas podrían estar escondidos en la luna. Un equipo científico que los buscó en 2014 encontró más de 200. Muchos parecían agujeros redondos perforados en la superficie lunar, y tenían desde aproximadamente 750 metros de ancho hasta el tamaño de un autobús de dos pisos.

   Los científicos están entusiasmados con su potencial en parte porque la luna misma es un entorno tan extremo.

   "A medida que te acercas al ecuador, las temperaturas pueden alcanzar más de 100 grados Celsius durante el día en la superficie, y bajarán a 170 grados Celsius bajo cero por la noche", dijo Wilcoski.

   Los investigadores desarrollaron simulaciones para rastrear las temperaturas en hipotéticos pozos lunares y cuevas de varias formas y tamaños a medida que el sol salía y se ponía sobre la luna. Descubrieron que importa cómo se orientan estas formaciones. Si la boca de una cueva apunta directamente al sol naciente, por ejemplo, se calentará mucho más que si apunta a otro lado.

   Al igual que las cuevas de la Tierra, las cuevas de la Luna parecían albergar entornos relativamente cálidos. La mayoría de las cuevas simuladas del equipo albergaron temperaturas de aproximadamente menos 120 a menos 70 grados Celsius durante todo un día lunar.

   Esas no son buenas condiciones para el agua congelada en hielo, dijo Wilcoski. Investigaciones anteriores de Hayne y otros científicos han demostrado que el hielo de agua puede haberse acumulado durante miles de millones de años en ciertos sitios de la luna que los investigadores llaman "trampas frías". Pero, según los resultados de las nuevas simulaciones, muchos pozos y cuevas lunares probablemente sean demasiado cálidos para albergar tesoros similares.

   "Una posibilidad intrigante sería establecer una estación base protegida dentro de un pozo o cueva lunar cerca de uno de los cráteres polares que contienen agua helada", dijo Hayne. "Los astronautas podrían entonces aventurarse cuando las condiciones fueran adecuadas para recolectar suelo rico en hielo".