8 de abril de 2020
 
Actualizado 27/02/2020 10:34:40 +00:00 CET

Un remolcador espacial se acopla a un satélite para ampliar su vida útil

Vista del satélite IS-901 desde la posición de "retención" del vehículo de extensión de misión-1 (MEV-1) durante la aproximación
Vista del satélite IS-901 desde la posición de "retención" del vehículo de extensión de misión-1 (MEV-1) durante la aproximación - NORTHROP GRUMANN

   MADRID, 27 Feb. (EUROPA PRESS) -

   Un satélite de comunicaciones casi sin combustible ha conseguido prolongar su expectativa de vida en órbita después del primer acoplamiento espacial de este tipo con un remolcador espacial.

   Northrop Grumman y su filial SpaceLogistics LLC, han completado con éxito el primer acoplamiento del MEV-1 (Mission Extension Vehicle-1) al satélite Intelsat 901 (IS-901) para proporcionar servicios de extensión de vida útil.

   Este logro marca la primera vez que dos satélites comerciales han atracado en órbita y la primera vez que se ofrecerán servicios de extensión de misión a un satélite en órbita geosíncrona.

   MEV-1, lanzado el 9 de octubre de 2019, completó recientemente su elevación de la órbita a una órbita aproximadamente a 280 kilómetros por encima de la órbita geosíncrona. IS-901 es un satélite de comunicación totalmente operativo que se está quedando sin combustible.

   Intelsat lo retiró del servicio en diciembre de 2019, transfiriendo clientes a otros satélites en su extensa flota, para elevar su órbita a la misma altitud que MEV-1 en preparación para el acoplamiento. MEV-1 luego completó el acoplamiento el 25 de febrero. Ambos realizan tareas de cambio de órbita antes de que MEV-1 comience a reubicar el vehículo combinado para devolver el IS-901 al servicio a fines de marzo, según un comunicado.

   Según los términos del contrato con Intelsat, MEV-1 proporcionará servicios de extensión de cinco años de vida al satélite IS-901 antes de devolver la nave espacial a una órbita de desmantelamiento final. El MEV-1 luego pasará a proporcionar servicios de extensión de misión a una nueva nave espacial cliente.

   MEV-1 fue diseñado y construido en las instalaciones de Northrop Grumman en Dulles, Virginia, y utiliza un sistema de acoplamiento mecánico que se conecta a las funciones existentes en el satélite del cliente. Una vez acoplado, MEV se hace cargo de la actitud y el mantenimiento de la órbita de ambos vehículos.

   MEV está diseñado para múltiples acoplamientos y desacoplamientos y puede ofrecer más de 15 años de servicios de extensión de vida. La compañía tiene previsto lanzar su segundo vehículo de extensión de misión, MEV-2, a finales de este año, que está contratado para proporcionar servicio a un satélite Intelsat diferente.

   La visión de la compañía es establecer una flota de vehículos de servicio satelital que no solo extiendan la vida útil de los satélites, sino que también brinden otros servicios como cambios de inclinación e inspecciones de naves espaciales, así como el uso de tecnología robótica avanzada para realizar funciones adicionales como la reparación en órbita y montaje.