9 de abril de 2020
 
Actualizado 27/02/2020 9:41:42 +00:00 CET

El rover lunar chino sondea el subsuelo hasta 40 metros de profundidad

La estratigrafía subsuperficial vista por el radar Yutu-2 al otro lado de la luna
La estratigrafía subsuperficial vista por el radar Yutu-2 al otro lado de la luna - CLEP/CRAS/NAOC

   MADRID, 27 Feb. (EUROPA PRESS) -

   La misión china Chang'E-4 continúa revelando secretos desde el otro lado de la Luna. Su rover, Yutu-2, ha sondeado la estratigrafía del subsuelo hasta una profundidad inédita de 40 metros.

   Chang'E-4 (CE-4) aterrizó en el piso oriental del cráter Van Kármán, cerca del polo sur de la Luna, el 3 de enero de 2019. La nave espacial desplegó inmediatamente su rover Yutu-2, que utiliza el radar penetrante lunar (LPR) para investigar el subsuelo sobre el que deambula.

   "Descubrimos que la penetración de la señal en el sitio CE-4 es mucho mayor que la medida por la nave espacial anterior, Chang'E-3, en su sitio de aterrizaje cercano", dijo el autor del artículo, Li Chunlai, profesor de investigación y vicepresidente director general de los Observatorios Astronómicos Nacionales de la Academia de Ciencias de China (NAOC).

   "El subsuelo en el sitio de aterrizaje CE-4 es mucho más transparente a las ondas de radio, y esta observación cualitativa sugiere un contexto geológico totalmente diferente para los dos sitios de aterrizaje".

   Li y su equipo, que publican resultados en Science Advances, utilizaron el LPR para enviar señales de radio a la superficie de la luna, alcanzando una profundidad de 40 metros por el canal de alta frecuencia de 500 MHz, más de tres veces la profundidad alcanzada anteriormente por CE-3. Estos datos permitieron a los investigadores desarrollar una imagen aproximada de la estratigrafía subsuperficial.

   "A pesar de la buena calidad de la imagen del radar a lo largo de la ruta del rover a una distancia de aproximadamente 106 metros, la complejidad de la distribución espacial y la forma de las características del radar dificultan la identificación de las estructuras geológicas y los eventos que generaron tales características", dijo Su Yan, un autor correspondiente que también está afiliado a NAOC.

   Los investigadores combinaron la imagen del radar con datos tomográficos y análisis cuantitativos del subsuelo. Llegaron a la conclusión de que el subsuelo está hecho esencialmente por materiales granulares altamente porosos que incorporan rocas de diferentes tamaños. Es probable que el contenido sea el resultado de una galaxia turbulenta temprana, cuando los meteoritos y otros desechos espaciales golpearon con frecuencia la Luna. El sitio de impacto expulsaría material a otras áreas, creando una superficie en forma de cráter sobre un subsuelo con varias capas.

   Los resultados de los datos de radar recopilados por el LPR durante los primeros 2 días de operación lunar proporcionan la primera imagen electromagnética de la estructura del subsuelo del lado lejano y la primera 'verdad del terreno' de la arquitectura estratigráfica de un depósito de eyección.

   "Los resultados ilustran, de una manera sin precedentes, la distribución espacial de los diferentes productos que contribuyen de la secuencia de eyección y sus características geométricas", dijo Li, refiriéndose al material expulsado en cada impacto. "Este trabajo muestra que el uso extensivo de la LPR podría mejorar enormemente nuestra comprensión de la historia del impacto lunar y el vulcanismo y podría arrojar nueva luz sobre la comprensión de la evolución geológica del lado lejano de la Luna".

Para leer más