21 de febrero de 2020
 

Un tsunami solar confirma que Voyager 1 navega por el espacio interestelar

Actualizado 18/11/2014 18:11:20 CET
Voyager
Foto: NASA/JPL

MADRID, 8 Jul. (EUROPA PRESS) -

   La nave espacial Voyager 1 de la NASA ha experimentado una nueva "ola de tsunami" del Sol mientras navega por el espacio interestelar. Estas olas llevaron a los científicos a la conclusión, en el otoño de 2013, de que la Voyager de hecho había dejado la burbuja de nuestro Sol, entrando en una nueva frontera.

   "Normalmente, el espacio interestelar es como un lago tranquilo", dijo Ed Stone, del Instituto de Tecnología de California en Pasadena, California, científico de la misión desde 1972. "Pero cuando nuestro Sol registra una ráfaga, envía una onda de choque hacia el exterior que alcanza Voyager alrededor de un año más tarde. La onda hace que el plasma que rodea a la nave espacial emita sonidos".

   Los datos de que esta ola tsunami más reciente fue generada por nuestro Sol confirman que Voyager está en el espacio interestelar - una región entre las estrellas llena de una mezcla fina de partículas cargadas, también conocida como plasma. La misión no ha salido del sistema solar - ya que aún no ha alcanzado el halo definitivo de los cometas que rodean nuestro sol - pero sí traspasó la burbuja que encierra nuestro Sol, denominada heliósfera. Voyager es la sonda humana más alejada de la Tierra, y la primera en entrar en la inmensidad del mar entre las estrellas, informa el Jet Propulsion Laboratory de la NASA..

   "No todo está tranquilo por Voyager", dijo Don Gurnett, de la Universidad de Iowa, investigador principal del instrumento de ondas de plasma en la Voyager, que recogió la evidencia definitiva de que la Voyager 1 había dejado la heliosfera del Sol. "Estamos muy contentos de analizar estos nuevos datos. Hasta el momento, podemos decir que se confirma que estamos en el espacio interestelar."

   Nuestro sol pasa a través de un período de mayor actividad, expulsando de forma explosiva el material de su superficie. Estos eventos, llamados eyecciones de masa coronal, generan un golpe o presión, las ondas. Tres de estas olas han llegado a la Voyager 1 desde que entró en el espacio interestelar en 2012. La primera fue demasiado pequeña como para ser notada cuando ocurrió y sólo se descubrió más tarde, pero la segunda fue claramente registrado por instrumentos de rayos cósmicos de la nave espacial en marzo de 2013.

COMO BOYAS

   Los rayos cósmicos son partículas energéticas cargadas que vienen de las estrellas cercanas en la galaxia de la Vía Láctea. Las ondas de choque del Sol empujan estas partículas alrededor como boyas en un tsunami. Los datos del instrumento de rayos cósmicos dice a los investigadores que una onda de choque del sol ha llegado.

   Mientras tanto, otro instrumento en la Voyager registra las ondas de choque. El instrumento de ondas de plasma puede detectar oscilaciones de los electrones del plasma.

   "La ola del tsunami toca el plasma como una campana", dijo Stone. "Si bien el instrumento de ondas de plasma nos permite medir la frecuencia de este sonido, el instrumento de rayos cósmicos revela lo que golpeó la campana - la onda de choque del sol."

   Este sonido de la campana de plasma es lo que llevó a la evidencia clave que muestra que Voyager había entrado en el espacio interestelar. Debido a que el plasma denso oscila más rápido, el equipo fue capaz de averiguar la densidad del plasma. En 2013, gracias a la segunda ola del tsunami, el equipo ha adquirido evidencia de que la Voyager había estado volando durante más de un año a través de plasma que era 40 veces más denso que el medido antes, un indicador del espacio interestelar.

   Ahora, el equipo cuenta con nuevas lecturas de la tercera ola del sol, registrados por primera vez en marzo de este año. Estos datos muestran que la densidad del plasma es similar a lo que se midió previamente, confirmando que la nave espacial está en el espacio interestelar. Gracias a los rumores de nuestro sol, Voyager tiene la oportunidad de escuchar el canto del espacio interestelar, un lugar de otro modo silencioso.

   Voyager 1 y su gemela, la Voyager 2, se lanzaron con 16 días de separación, en 1977. Ambas naves volaron por Júpiter y Saturno. Voyager 2 también voló por Urano y Neptuno. Voyager 2, lanzada antes de Voyager 1, es la nave que lleva más tiempo en funcionamiento continuo y se espera que entre en el espacio interestelar en unos pocos años.