Publicado 19/10/2020 21:00CET

Los brotes de peste medieval se aceleraron en 300 años

MADRID, 19 Oct. (EUROPA PRESS) -

Los investigadores de la Universidad McMaster, en Canadá, que analizaron miles de documentos que cubren un período de 300 años de brotes de peste en Londres han estimado que la enfermedad se propagó cuatro veces más rápido en el siglo XVII que en el siglo XIV.

Los hallazgos, publicados hoy en 'Proceedings of the National Academy of Sciences', muestran una sorprendente aceleración en la transmisión de la peste entre la peste negra de 1348, que se estima que acabó con más de un tercio de la población de Europa, y las epidemias posteriores, que culminó con la Gran Plaga de 1665.

Los investigadores encontraron que en el siglo XIV, la cantidad de personas infectadas durante un brote se duplicó aproximadamente cada 43 días. En el siglo XVII, el número se duplicaba cada 11 días.

"Es una diferencia asombrosa en la rapidez con que crecieron las epidemias de peste", resalta David Earn, profesor del Departamento de Matemáticas y Estadística de McMaster e investigador del Instituto Michael G. DeGroote para la Investigación de Enfermedades Infecciosas, autor principal del estudio.

Earn y un equipo que incluye estadísticos, biólogos y genetistas evolutivos estimaron las tasas de mortalidad mediante el análisis de datos históricos, demográficos y epidemiológicos de tres fuentes: testamentos y testamentos personales, registros parroquiales y las leyes de mortalidad de Londres.

No se trataba simplemente de contar los muertos, ya que no hay registros publicados de muertes disponibles para Londres antes de 1538. En cambio, los investigadores extrajeron información de testamentos y testamentos individuales para establecer cómo la plaga se estaba extendiendo por la población.

"En ese momento, las personas normalmente escribían testamentos porque estaban muriendo o temían morir inminentemente, por lo que planteamos la hipótesis de que las fechas de los testamentos serían un buen indicador de la propagación del miedo y de la muerte misma. Para el siglo XVII, cuando se registraron tanto la voluntad como la mortalidad, comparamos lo que podemos inferir de cada fuente y encontramos las mismas tasas de crecimiento --dice Earn--. Nadie que viviera en Londres en el siglo XIV o XVII podría haber imaginado cómo estos registros podrían usarse cientos de años después para comprender la propagación de enfermedades".

Si bien estudios genéticos anteriores han identificado a la 'Yersinia pestis' como el patógeno que causa la peste, se sabe poco sobre cómo se transmitió la enfermedad.

"A partir de la evidencia genética, tenemos buenas razones para creer que las cepas de la bacteria responsable de la peste cambiaron muy poco durante este período de tiempo, por lo que este es un resultado fascinante", señal Hendrik Poinar, profesor del Departamento de Antropología de McMaster, quien también está afiliado al Instituto Michael G. DeGroote para la Investigación de Enfermedades Infecciosas y es coautor del estudio.

La velocidad estimada de estas epidemias, junto con otra información sobre la biología de la peste, sugiere que durante estos siglos la bacteria de la peste no se propagó principalmente a través del contacto de persona a persona, lo que se conoce como transmisión neumónica. Las tasas de crecimiento de las epidemias tempranas y tardías son más consistentes con la peste bubónica, que se transmite por la picadura de pulgas infectadas.

Los investigadores creen que la densidad de población, las condiciones de vida y las temperaturas más frías podrían potencialmente explicar la aceleración, y que los patrones de transmisión de las epidemias de peste históricas ofrecen lecciones para comprender el COVID-19 y otras pandemias modernas.

Este nuevo archivo digitalizado desarrollado por el grupo de Earn proporciona una forma de analizar patrones epidemiológicos del pasado y tiene el potencial de conducir a nuevos descubrimientos sobre cómo las enfermedades infecciosas y los factores que impulsan su propagación han cambiado a lo largo del tiempo.

Para leer más