Un investigador valenciano encuentra en la Sierra de Espadán (Castellón) una especie de caracol única en el mundo

Actualizado 04/02/2007 14:15:01 CET

VALENCIA, 4 Feb. (EUROPA PRESS) -

El biólogo valenciano y conservador de moluscos del Museu Valencià d'Història Natural, Alberto Martínez-Ortí, ha descubierto, tras un trabajo de más de 13 años, una nueva especie de caracol única en el mundo que habita en la Sierra de Espadán, en la provincia de Castellón, y que ha sido denominada como 'Xerocrassa edmundi', en honor al malacólogo holandés Edmund Gittenberger.

Se trata de un pequeño caracol hermafrodita de color pardo y con unos 7 milímetros de diámetro y 4 milímetros de altura, recubierto de unos pequeños pelos cuya función parece ser la de facilitar la adherencia a las plantas de las que se alimenta "cuando hay una elevada humedad", según explicó el malacólogo a Europa Press.

Martínez-Ortí encontró esta especie hace 13 años mientras estaba realizando una tesis sobre los moluscos valencianos. Así, halló en el alcornocal de la Mosquera un pequeño caracol vivo "que no se parecía a las especies conocidas en la Península Ibérica", por lo que lo sacrificó, estudió su anatomía interna y su aparato reproductor y llegó a la conclusión de que "se trataba de una especie nueva para la ciencia".

Desde entonces, el año 1994, este investigador sólo ha podido encontrar otro ejemplar vivo de la especie y una quincena de conchas, algunas de las cuáles han sido enviadas a museos de ciencia natural de Madrid, Barcelona y Holanda para su análisis. El número tan bajo de ejemplares localizados en este tiempo hace suponer que es una especie amenazada, por lo que Martínez-Ortí aboga por realizar un estudio más exhaustivo de la especie, "intentar localizar nuevas poblaciones vivas e incluso hacer un plan de conservación con cría en cautividad para una posible reintroducción".

El malacólogo valenciano explicó que estos caracoles "no sirven para la alimentación humana", sino para la de otras especies "que están en un eslabón superior de la cadena trófica", como roedores, insectos o algunas aves.

APARATO MASCULINO

A nivel interno, destaca en esta especie la longitud de su aparato masculino, algo que ha hecho "mucha gracia" a los expertos a los que el malacólogo valenciano ha dedicado el caracol, los doctores Robles y Gittenberger.

Esta nueva especie vive exclusivamente en el Parque Natural de la Sierra de Espadán, de donde es endémica de un área reducida, en un arconocal entre las localidades de Ahín y Almedíjar. Se encuentra debajo de las piedras y en la base de la vegetación y debido a su pequeño tamaño es difícil de encontrar. "Hay que tirarse al suelo y abrir bien los ojos", indicó Martínez-Ortí.

La importancia de este descubrimiento, según el malacólogo, "radica en conocer un organismo más en nuestras tierras, en el planeta, que no se conocía, y aumentar la biodiversidad de nuestras tierras". En este sentido, señaló que España "es uno de los vergeles de Europa en biodiversidad, tanto animal como vegetal", y que ésta "es una especie más que damos a conocer". "De lo que se trata ahora es de conservarla, y hacer que no llegue a extinguirse", comentó.

"Es una especie única en el mundo. Tenemos la suerte de que viva aquí y lo que tenemos que hacer es que siga viviendo muchos años más", señaló el experto, quien explicó que muchas de las especies que llegan a conocerse "se han extinguido antes de que sean descritas".

Y es que, según indicó el investigador, el número tan escaso de ejemplares encontrados de este caracol hace pensar que la especie "está amenazada" y no sólo por los incendios, sino por la actividad del hombre, de las propias personas que trabajan en el alcornocal o del pastoreo.

LLAMAMIENTO A LOS COLECCIONISTAS

Martínez-Ortí manifestó, asimismo, que tras darse a conocer el descubrimiento de esta nueva especie, habrá gente que saldrá al campo "con interés de coleccionarla", por lo que hizo un llamamiento a estas personas para que en lugar de recolectarla, vayan a conocer la especie al museo, pues si la especie está amenazada no se debe "sustraer del medio natural".

Según este experto, en el mundo existen alrededor de 100.000 especies de moluscos y 70.000 de caracoles. Se trata de subgrupos zoológicos sin los que, seguramente, "la vida en la tierra no tendría lugar", ya que sirven de alimento a otras especies que posteriormente también serán comidas por el hombre.

Esta nueva especie, 'Xerocrassa edmundi', está dedicada al experto Edmund Gittemberger, conservador del Museo Nacional de Holanda, que ha realizado numerosos estudios en la Península Ibérica y en la Comunitat Valenciana sobre moluscos terrestres.

Y es que, según comentó Martínez-Ortí, desde Holanda se están realizando estudios financiados por el gobierno de aquel país sobre la fauna de la Península Ibérica, "que están contribuyendo al conocimiento de especies que habitan en España". En nuestro país, lamentó, "el tema de la malacología o de cualquier otra ciencia relacionada con la historia natural está bajo mínimos" y existen "pocas ayudas".

Alberto Martínez-Ortí es doctor en Biología, especialidad malacología-- rama de la zoología que trata el estudio de los moluscos-- y conservador de moluscos del Museu Valencià d' Història Natural de Valencia, ente dependiente de la Generalitat Valenciana, la Diputación y el Ayuntamiento de Valencia.