El ADN mitocondrial obliga a repensar la historia de Ibiza

Dama de Ibiza, silgo IIII aC.
MUSEO ARQUEOLÓGICO NACIONAL
Publicado 07/12/2018 14:53:50CET

   MADRID, 7 Dic. (EUROPA PRESS) -

   La firma genética original de la población femenina fundadora de la isla de Ibiza, transmitida a través de los siglos, fue reemplazada en un raro ejemplo de discontinuidad genética recién descubierto.

   El antiguo ADN de Ibiza demuestra una clara discontinuidad genética en los linajes maternos de los primeros colonos fenicios y los habitantes modernos de la isla, según un estudio publicado en Scientific Reports.

   El estudio fue dirigido por la profesora Lisa Matisoo-Smith y su equipo de la Universidad de Otago, Nueva Zelanda, y el profesor Pierre Zalloua de la Universidad Libanesa Americana, Beirut, con la colaboración de investigadores del Instituto de Biología Evolutiva (Universitat Pompeu Fabra- CSIC), Barcelona, el Museo Arqueológico de Ibiza y arqueólogos del Líbano e Italia.

   El equipo analizó el ADN mitocondrial (ADNmt), que se hereda de forma materna, de restos arqueológicos fenicios y de los habitantes modernos de Ibiza. También obtuvieron datos completos del genoma (que representan su ascendencia total de ambos padres) de un antiguo individuo fenicio.

   Al llegar de Cádiz, en la Península Ibérica, los fenicios se asentaron por primera vez en la estratégica isla de Ibiza alrededor del año 654 aC y se mantuvieron como los principales habitantes de Ibiza durante aproximadamente siete siglos.

   Los rituales de entierro y otros hallazgos arqueológicos en la necrópolis del Puig des Molins de Ibiza proporcionan evidencia de una segunda afluencia poblacional de Cartago u otros asentamientos púnicos en el Mediterráneo, coincidiendo con un período de prosperidad y gran desarrollo de la isla alrededor del 5 aC. Después de la Segunda Guerra Púnica, Ibiza comenzó un largo proceso de integración en el Imperio Romano, seguida por la conquista islámica de la isla alrededor del año 900 a. A partir de alrededor de 1200, Ibiza recibió las migraciones desde la Península Ibérica y del sur de Europa.

   Basado en los resultados del ADNmt, el estudio mostró una clara discontinuidad genética entre los primeros colonos fenicios y los habitantes modernos de la isla.

   "Por lo tanto, la firma genética inusual que se ha identificado previamente en los ibicencos modernos no parece ser el resultado de su ascendencia fenicia, al menos desde una perspectiva materna", explica en un comunicado Matisoo-Smith.

   La llegada de múltiples poblaciones a través de invasiones u otros movimientos combinados con períodos de inestabilidad de la población después del asentamiento fenicio temprano parece haber llevado a un cambio en la composición genética de esta isla.

   "Es fascinante ver que los antiguos linajes maternos fueron reemplazados a lo largo del tiempo. Hoy en día, los linajes de ADN mitocondrial en los ibicencos de ascendencia parecen estar más estrechamente relacionados con los del francés moderno, lo que puede indicar una conexión catalana", agrega el profesor Zalloua.

   Si bien las pruebas antiguas de ADN generadas en los últimos años ahora nos muestran que hubo reemplazos de población en tiempos muy profundos, por ejemplo en Europa, cuando los agricultores se mudaron a Europa occidental hace varios miles de años y reemplazaron a muchas poblaciones de cazadores-recolectores, a menudo no vemos reemplazos genéticos durante tiempos más recientes.

   A pesar de la falta de continuidad observada en los genomas mitocondriales, los análisis anteriores del cromosoma Y sugieren que todavía hay alguna firma fenicia en la población ibicenca moderna. Los datos completos del genoma obtenidos de un antiguo fenicio de Ibiza pertenecían a un individuo con un linaje materno europeo pero con un componente significativo del Mediterráneo oriental en su ascendencia genética, lo que indica una comunidad fenicia mezclada en Ibiza durante el siglo III a. Este resultado es consistente con la evidencia arqueológica y además indica que la diversidad y la integración fueron un sello distintivo de las sociedades fenicias.

   Los resultados son consistentes con la evidencia histórica que sugiere que la influencia fenicia en Occidente estaba dominada por los hombres e indica que no hubo un reemplazo total de la población fundadora ibicenca, sin embargo, ahora sabemos que la distinción genética de los habitantes indígenas modernos de Ibiza no es debido a la ascendencia fenicia como se ha sugerido a menudo.

   Se necesitan más datos completos del genoma para ayudarnos a comprender por qué y cómo la composición genética de la población ibicenca cambió con el tiempo. Por ejemplo, enfermedades o impactos sociales como la guerra o el hambre pueden haber desempeñado un papel importante en la configuración de la composición genética de la población de la isla.

Contador