Caminar erguido sobre dos pies pudo evolucionar ya en los árboles

Chimpancés
Chimpancés - UCL
Publicado: jueves, 15 diciembre 2022 11:01

   MADRID, 15 Dic. (EUROPA PRESS) -

   El bipedismo humano -caminar erguido sobre dos piernas- puede haber evolucionado en los árboles, y no en el suelo como se asumía, revela un nuevo estudio publicado en Science Advances.

   La investigación exploró los comportamientos de chimpancés salvajes -nuestro pariente vivo más cercano- del valle de Issa, al oeste de Tanzania, dentro de la región del valle del Rift de África Oriental.

   El hábitat de los chimpancés, conocido como "sabana-mosaico" -una mezcla de terreno abierto y seco con pocos árboles y manchas de bosque denso-, es muy similar al de nuestros primeros antepasados humanos y se eligió para que los científicos pudieran explorar si la apertura de este tipo de paisaje podría haber fomentado el bipedismo en los homínidos.

   El estudio es el primero de este tipo que analiza si los hábitats de mosaico de sabana explicarían el mayor tiempo que pasan en el suelo los chimpancés de Issa, y compara su comportamiento con el de otros estudios sobre sus primos de otras partes de África, que sólo habitan en los bosques.

   En general, el estudio concluyó que los chimpancés de Issa pasaban tanto tiempo en los árboles como otros chimpancés que vivían en bosques densos, a pesar de su hábitat más abierto, y no eran más terrestres (basados en la tierra) como se esperaba.

   Además, aunque los investigadores esperaban que los chimpancés de Issa caminaran más erguidos en la vegetación abierta de la sabana, donde no pueden desplazarse fácilmente por las copas de los árboles, más del 85% de los casos de bipedismo tuvieron lugar en los árboles.

   Los autores afirman que sus hallazgos contradicen las teorías ampliamente aceptadas que sugieren que fue un entorno abierto y seco de sabana lo que animó a nuestros parientes humanos prehistóricos a caminar erguidos, y en su lugar sugieren que podrían haber evolucionado para caminar sobre dos pies para desplazarse por los árboles.

   El coautor del estudio, el antropólogo del University College London (UCL) Alex Piel, afirma: "Supusimos de forma natural que, dado que Issa tiene menos árboles que los bosques tropicales típicos, donde vive la mayoría de los chimpancés, veríamos a los individuos más a menudo en el suelo que en los árboles. Además, dado que muchos de los factores tradicionales del bipedismo (como transportar objetos o ver por encima de la hierba alta, por ejemplo) están asociados a estar en el suelo, pensamos que también veríamos más bipedismo aquí. Sin embargo, esto no es lo que encontramos.

   "Nuestro estudio sugiere que la retirada de los bosques a finales del Mioceno-Plioceno, hace unos cinco millones de años, y los hábitats más abiertos de la sabana no fueron, de hecho, un catalizador para la evolución del bipedismo. En su lugar, los árboles probablemente siguieron siendo esenciales para su evolución, siendo la búsqueda de árboles que produjeran alimentos un probable impulsor de este rasgo", agregó en un comunicado.

   Para establecer sus conclusiones, los investigadores registraron más de 13.700 observaciones instantáneas del comportamiento posicional de 13 chimpancés adultos (seis hembras y siete machos), incluidas casi 2.850 observaciones de eventos locomotores (por ejemplo, trepar, caminar, colgarse, etc.), a lo largo de los 15 meses que duró el estudio. A continuación, utilizaron la relación entre el comportamiento en los árboles/en el suelo y la vegetación (bosque frente a arbolado) para investigar los patrones de asociación. Asimismo, anotaron cada caso de bipedismo y si estaba asociado a estar en el suelo o en los árboles.

   Los autores señalan que caminar sobre dos pies es un rasgo definitorio de los humanos en comparación con otros grandes simios, que "caminan con los nudillos". Sin embargo, a pesar de su estudio, los investigadores afirman que sigue siendo un misterio por qué los humanos, los únicos entre los simios, empezaron a caminar sobre dos pies.

   La antropóloga de UCL Fiona Stewart, coautora del estudio, afirma: "Hasta la fecha, las numerosas hipótesis sobre la evolución del bipedismo comparten la idea de que los homínidos (antepasados humanos) bajaron de los árboles y caminaron erguidos sobre el suelo, especialmente en hábitats más áridos y abiertos que carecían de cubierta arbórea. Nuestros datos no lo apoyan en absoluto.

   "Desgraciadamente, los datos de Issa no confirman la idea tradicional de que menos árboles equivalen a más terrestres. En lo que tenemos que centrarnos ahora es en cómo y por qué estos chimpancés pasan tanto tiempo en los árboles, y en eso es en lo que nos centraremos a continuación en nuestro camino para reconstruir este complejo rompecabezas evolutivo".