27 de febrero de 2020
 
Actualizado 21/01/2019 14:48:35 CET

Dientes de tiburón descubiertos en una roca que alojó un T. Rex fósil

Recreación del tiburón cuyos dientes han sido objeto de estudio
(C) VELIZAR SIMEONOVSKI, FIELD MUSEUM

   MADRID, 21 Ene. (EUROPA PRESS) -

   Dientes fósiles de un tiburón de la era de los dinosaurios han aparecido en la misma roca de la que se extrajó un famoso fósil de Tiranosuario Rex en Dakota del Sur hace 20 años.

   El T. Rex SUE es el fósil más famoso de la Formación Hell Creek de Dakota del Sur, el esqueleto más completo jamás descubierto del dinosaurio más popular del mundo.

   Cuando los científicos del Field Museum retiraron la roca que rodeaba los huesos de SUE hace 20 años, mantuvieron el sedimento sobrante (llamado matriz).

   Durante décadas, la matriz sobrante estuvo almacenada bajo tierra en el museo, hasta que los científicos y voluntarios comenzaron a rebuscar meticulosamente en busca de pequeños fósiles. De esta forma, encontraron restos de un tiburón que vivía en un río del que SUE probablemente bebía.

   "Este tiburón vivió al mismo tiempo que el T. rex SUE, era parte del mismo mundo", dice Pete Makovicky, conservador de dinosaurios del Museo Field y uno de los autores del estudio que describe la nueva especie y que se publica en 'Journal of Paleontology'. "La mayor parte de su cuerpo no estaba preservado, porque los esqueletos de los tiburones están hechos de cartílago, pero pudimos encontrar sus diminutos dientes fosilizados", subraya.

   El equipo, dirigido por Terry Gates, de 'North Carolina State University' (Estados Unidos), nombró al tiburón 'Galagadon nordquistae', un guiño a sus dientes, que tienen una forma de triángulo escalonado como las naves espaciales en el videojuego Galaga de 1980, y Karen Nordquist, voluntaria del museo que descubrió los fósiles.

   "Era tan pequeño, que podría perderse si no estabas mirando con mucho cuidado", dice Nordquist, un químico retirado que ha estado tamizando a través de la tierra para encontrar pequeños fósiles para el museo durante 15 años. "A simple vista, solo se ve como un pequeño bulto, hay que tener un microscopio para poder verlo bien", añade.

UN TIBURÓN PEQUEÑO

   Los dientes solo tienen un milímetro de ancho, aproximadamente el diámetro de la cabeza de un alfiler, y el tiburón al que pertenecían también era pequeño. "Galagadon' tenía menos de dos pies de largo --dice Makovicky--. Es comparable a los tiburones bambú que viven en la actualidad. Probablemente, tenía una cara plana y probablemente tenía colores de camuflaje; como sus parientes hoy tienen un patrón de camuflaje. Habría comido invertebrados pequeños y probablemente pasaron una buena cantidad de tiempo recostados en el fondo del cauce".

   Pero mientras 'Galagadon' no rompe registros de ningún tamaño, su descubrimiento está haciendo que los científicos cuestionen lo que pensaron que sabían sobre el área donde se encontró el T. rex SUE. "Siempre habíamos pensado que la localidad de SUE era un lago formado por un río parcialmente seco. La presencia de este tiburón sugiere que debe haber al menos alguna conexión con los ambientes marinos --dice Makovicky--. Estos animales se dirigían hacia los ríos desde el mar".

   "Hoy en día, los tiburones alfombra, que incluyen tiburones de bambú y orectolóbidos, viven en su mayoría en las aguas del sudeste asiático y Australia, por lo que es sorprendente encontrar sus fósiles en la localidad de SUE. Durante el Cretácico tardío, los continentes continuaron separándose, aislando aún más a los dinosaurios y otros animales terrestres, y al mismo tiempo crearon los océanos Atlántico e Índico. Con ocasionales vías marítimas que conectan estos océanos jóvenes, hemos encontrado fósiles de vida marina que florecen a nivel mundial, incluyendo 'Galagadon' y sus parientes ", dice Eric Gorscak, investigador asociado del Museo Field y otro de los autores del estudio.

   El estudio también refleja la importancia de aprender sobre fósiles más allá de dinosaurios grandes y llamativos. "Cada especie en un ecosistema desempeña un papel de apoyo, al mantener a toda la red unida", dice Terry Gates, profesor de la Universidad Estatal de Carolina del Norte y afiliado de investigación del Museo de Ciencias Naturales de Carolina del Norte y autor principal del artículo que describe al tiburón. "No hay manera de que entendamos qué cambió en el ecosistema durante el tiempo de la extinción en masa al final del Cretácico sin conocer todas las maravillosas especies que existían antes", añade.

   "La mayoría de las personas, cuando piensan en fósiles, piensan en grandes huesos de dinosaurios enormes, pero en la tierra hay huesos de pequeños animales --dice Nordquist--. Cuando obtienes esos huesos y los identificas, tienes una idea de todo el entorno: todo lo que vivió con los grandes dinosaurios".