Actualizado 11/07/2014 10:54 CET

El escorpión marino no era el temible depredador del Paleozoico

Escorpión marino
Foto: YALE UNIVERSITY

MADRID 11 (EUROPA PRESS)

   El extinto escorpión marino, el mayor artrópodo que jamás haya existido, no fue el temible depredador del Paleozoizo que se había creído.

   Un nuevo estudio de paleontólogos de la Universidad de Yale, publicado en la revista Biology Letters, reinterpreta de manera espectacular los hábitos del euripterido pterygota gigante, sus capacidades y su papel ecológico..

   "Pensábamos que era un gran depredador que dominó los mares paleozoicos," dijo Ross Anderson, un estudiante graduado de Yale y autor principal del artículo. "Pero necesitaba algo para encontrar la presa, poder verla".

   Pterygota, que podía crecer más de dos metros de largo, habitó cuencas del litoral poco profundas durante 35 millones de años. Debido al tamaño de estas criaturas, las largas uñas de agarrre en su boca y sus ojos dispuestos en el sentido de la marcha, hicieron pensar a los científicos durante mucho tiempo que estos escorpiones de mar eran depredadores temibles.

   Pero las investigaciones de Richard Laub, del Museo de Ciencias de Búfalo, puso en duda la capacidad de las garras del pterygota para penetrar el blindaje de sus preas. El estudio de ojo de Yale confirma aún más la idea de que pterygota no figuraba entre los principales depredadores.

NO PODÍAN VER

   "Nuestro análisis muestra que no podían ver, y como otros euriptéridos pudo haber vivido en el agua turbia. Si sus garras no podían penetrar la armadura de peces contemporáneos, las conchas de los cefalópodos, o posiblemente incluso la cutícula de otros euriptéridos, podían haberse alimentado presas de movimiento más lento y cuerpo blando ", dijo Derek Briggs, profesor de Yale y conservador de Paleontología de Invertebrados en el Museo Yale Peabody de Historia Natural.

   Desarrollaron un innovador método de análisis matemático para comprender las propiedades de los ojos de los escorpiones de mar. Yale también utilizó la tecnología de imágenes con electrones retrodispersados en un microscopio electrónico de barrido para revelar las lentes del ojo sin dañar los fósiles. El equipo comparó los resultados con los ojos de otras especies extintas durante el mismo período, así como con especies de hoy en día, como el cangrejo de herradura.

   Aunque los datos no podrían ser utilizados para determinar la miopía o la hipermetropía, reveló un nivel de agudeza visual básico para los escorpiones de mar, que tenían miles de lentes de ojo. "Medimos el ángulo entre las lentes del ojo en sí", dijo Anderson. "Cuanto más pequeño es el ángulo, mayor será la vista."

   Desafortunadamente para pterygota, su vista resultó ser menos que excepcional, señaló el equipo. De hecho, su visión empeoró a medida que crecían. Desde luego, no estaba a la par con los depredadores artrópodos de alto nivel, como el camarón mantis o las libélulas, dijeron los científicos.

   "Tal vez no fue un gran depredador, después de todo," dijo Anderson. "Es posible que se tratase más de un carroñero que cazaba en la noche. Nos obliga a pensar sobre estos ecosistemas en una forma muy diferente".