Mejoras en las armas mesolíticas se vinculan al cambio climático

Actualizado 18/07/2019 11:34:10 CET
Reconstrucción de asentamiento mesolítico
Reconstrucción de asentamiento mesolítico - ULCO GLIMMERVEEN

   MADRID, 18 Jul. (EUROPA PRESS) -

   El desarrollo de nuevos proyectiles de caza por los cazadores-recolectores europeos durante el Mesolítico puede haber estado vinculado a la territorialidad en un clima rápidamente cambiante.

   Como resultado del calentamiento de 1,5 a 2 grados centígrados (ºC) por siglo, los cazadores-recolectores en Europa durante la era Mesolítica (hace aproximadamente 11.000-6.000 años) experimentaron cambios ambientales significativos, muy similares a los que enfrentamos hoy: el aumento del nivel del mar, el aumento de la sequía, las migraciones de plantas y animales y los incendios forestales.

   Un estudio publicado en 'PLOS ONE' por Philippe Crombé, de la Universidad de Gante, se centró en el estudio de microlitos, pequeñas puntas de flecha / púas de piedra utilizadas en la caza, para ver cómo su diseño y uso por parte de los cazadores-recolectores mesolíticos cambiaban en relación con los cambios climáticos y ambientales.

   Sobre la base de la investigación arqueológica de las últimas dos décadas, Crombé utilizó el modelo bayesiano para revelar correlaciones potenciales entre 228 fechas de radiocarbono específicas de los sitios mesolíticos a lo largo de la cuenca sur del Mar del Norte y los diferentes tipos y formas de microlitos (triángulos, crescentes, en forma de hoja y muérdago, trapecios, etc.) en estos yacimientos.

   El nuevo modelo mostró que la variación en las formas de los microlitos es mucho más compleja de lo que se creía anteriormente, con una coexistencia frecuente entre las formas.

   Crombé plantea la hipótesis en este estudio de que estas diferentes formas de microlitos de piedra se desarrollaron principalmente como un medio para diferenciar los diferentes grupos que viven a lo largo de la cuenca del Mar del Norte (investigaciones anteriores han sugerido que había dos culturas diferentes y geográficamente distintas en esta región).

   A medida que aumentaron los niveles del mar y los antiguos ocupantes de la cuenca del Mar del Norte se vieron obligados a desplazarse a nuevas áreas, el aumento de la competencia por recursos y el estrés podrían haber incrementado la territorialidad, incluido el uso de dichos símbolos de pertenencia a grupos.

   Los desarrollos en forma de microlito también parecen estar vinculados a eventos climáticos cortos (de 1 a 2 siglos) pero abruptos (que a su vez se habrían atado a cambios ambientales y demográficos crecientes): se introdujeron microlitos en forma de triángulo después de un evento de enfriamiento abrupto en el Mesolítico temprano asociado con erosión e incendios forestales; un evento climático similar, 1.000 años después, coincidió con la aparición de pequeñas bladetas con respaldo y microlitos retocados de manera invasiva, y una punta de flecha aún más nueva con forma de trapecio reemplazó estos microlitos más antiguos al mismo tiempo que un tercer evento de enfriamiento y sequía otro 1.000 años después.

   Se necesita más investigación, pero Crombé sugiere que un enfoque holístico puede ayudar a determinar si estos cambios climáticos y ambientales también afectaron otros aspectos del comportamiento mesolítico.

Para leer más