Actualizado 20/05/2015 10:18 CET

¿A qué se parecían las primeras serpientes?

Ancestro de la serpiente
Foto: JULIUS T. CSOTONYI

MADRID, 20 May. (EUROPA PRESS) -

   Las serpientes ancestrales de la hierba en realidad vivían en el bosque, habían perdido las extremidades posteriores pero conservaban pequeñas patas traseras con pies y tobillos.

   Este análisis exhaustivo realizado por paleontólogos de la Universidad de Yale, en Estados Unidos, revela nuevas pistas sobre el origen y la historia temprana de las serpientes. "Hemos generado la primera reconstrucción completa de cómo era la serpiente ancestral", afirma la investigadora del Departamento de Geología y Geofísica de Yale Allison Hsiang, autora principal del estudio, publicado en la edición digital de este martes de 'BMC Evolutionary Biology'.

   "Dedujimos que el ancestro común más reciente de todas las serpientes era un depredador, que cazaba con sigilo presas relativamente grandes por la noche y muy probablemente vivió en los ecosistemas forestales en el hemisferio sur", describe Hsiang.

   Su largo y sinuoso cuerpo, su temible reputación y gran diversidad, con más de 3.400 especies vivas, hacen de las serpientes uno de los grupos más reconocidos de los animales vertebrados vivos. Sin embargo, se sabe poco acerca de cómo, dónde y cuándo surgieron las serpientes modernas.

   El equipo de Yale analizó los genomas de serpientes, la anatomía de la serpiente moderna y los nuevos datos del registro fósil para encontrar respuestas. De este modo, los investigadores generaron un árbol genealógico para serpientes vivas y extintas, iluminando los principales patrones evolutivos que han jugado un papel a lo largo de la historia evolutiva de la serpiente.

   "Nuestros análisis sugieren que el ancestro común más reciente de todas las serpientes que viven ya habría perdido sus extremidades anteriores, pero todavía habría tenido diminutas patas traseras, con tobillos y pies completos. Habría evolucionado primero en tierra, en lugar de en el mar", detalla el coautor Daniel Campo, de Yale. "Ambas ideas resuelven debates de larga duración sobre el origen de las serpientes", añade.

   Los investigadores explican que las serpientes ancestrales eran cazadoras-recolectoras que se apoderaban de sus presas enganchando sus dientes en forma de aguja y se los tragaban enteros. Se originaron hace unos 128 millones de años, durante el periodo Cretácico Temprano medio.