Actualizado 01/02/2022 12:49

Los primeros humanos dominaban la climatización de las cuevas

Reconstrucción de los pobladores de la Cueva de Lazaret
Reconstrucción de los pobladores de la Cueva de Lazaret - DE LUMLEY, M. A. . NÉANDERTALISATION (PP. 664-P)

   MADRID, 1 Feb. (EUROPA PRESS) -

   Un estudio innovador en arqueología prehistórica en la Universidad de Tel Aviv proporciona evidencia de altas capacidades cognitivas en los primeros humanos que vivieron hace 170.000 años.

   Los hallazgos indican que los primeros humanos sabían mucho sobre la planificación espacial: controlaban el fuego y lo usaban para diversas necesidades y colocaban sus fogatas en la ubicación óptima de la cueva, para obtener el máximo beneficio mientras estaban expuestos a una cantidad mínima de humo nocivo.

   En un estudio único en su tipo, los investigadores desarrollaron un modelo de simulación de dispersión de humo basado en software y lo aplicaron a un sitio prehistórico conocido, la Cueva Lazaret en el sur de Francia. Publican resultados en Scientific Reports.

   Descubrieron que los primeros humanos que ocuparon la cueva hace entre 170.000 y 150.000 años habían colocado su lumbre en la ubicación óptima, lo que permitía la máxima utilización del fuego para sus actividades y necesidades mientras se exponían a una cantidad mínima de humo.

   Yafit Kedar, estudiante de doctorado y primer autor del estudio, dijo: "Según nuestro modelo, basado en estudios previos, colocar el fuego en la parte posterior de la cueva habría reducido la densidad del humo al mínimo, permitiendo que el humo circule fuera de la cueva justo al lado del techo. Pero en el capas arqueológicas que examinamos, la lumbre estaba ubicada en el centro de la cueva. Tratamos de entender por qué los ocupantes habían elegido este lugar, y si la dispersión del humo había sido una consideración importante en la división espacial de la cueva en áreas de actividad".

   Para responder a estas preguntas, los investigadores realizaron una serie de simulaciones de dispersión de humo para 16 ubicaciones de hogar hipotéticas dentro de la cueva de 290 metros cuadrados. Para cada hogar hipotético, analizaron la densidad del humo en toda la cueva utilizando miles de sensores simulados colocados a 50 cm del suelo a una altura de 1,5 m.

   Para comprender las implicaciones para la salud de la exposición al humo, las mediciones se compararon con las recomendaciones de exposición promedio al humo de la Organización Mundial de la Salud. De esta forma, se mapearon cuatro zonas de actividad en la cueva para cada fogata: una zona roja que está esencialmente fuera de los límites debido a la alta densidad de humo; un área amarilla adecuada para una ocupación a corto plazo de varios minutos; un área verde apta para ocupación a largo plazo de varias horas o días; y un área azul esencialmente libre de humo.

   Los primeros humanos necesitaban un equilibrio: una fogata cerca del cual pudieran trabajar, cocinar, comer, dormir, reunirse, calentarse, etc. mientras estaban expuestos a una cantidad mínima de humo. En última instancia, cuando se tienen en cuenta todas las necesidades (actividades diarias frente a los daños de la exposición al humo), los ocupantes colocaron su lumbre en el lugar óptimo de la cueva".

   El estudio identificó un área de 25 metros cuadrados en la cueva que sería óptima para ubicar el fuego para disfrutar de sus beneficios y evitar una exposición excesiva al humo. Sorprendentemente, en las varias capas examinadas en este estudio, los primeros humanos en realidad colocaron su lumbre dentro de esta área.