Un sapo africano imita a la víbora para escapar de los depredadores

Publicado 21/10/2019 14:41:52CET
Comparación del sapo y la cabeza de la víbora
Comparación del sapo y la cabeza de la víbora - COLIN TILBURY

   MADRID, 21 Oct. (EUROPA PRESS) -

   El sapo gigante congoleño ('Sclerophrys Channingi') imita en apariencia y comportamiento a la víbora del Gabón ('Bitis gabonica') para evitar ser comido.

   Esta víbora tiene los colmillos de serpiente más largos del mundo y produce más veneno que cualquier otra serpiente.

   Según indica el doctor Eli Greenbaum, de la Universidad de Texas en El Paso, el estudio se basa en diez años de trabajo de campo y en la observación directa de investigadores que tuvieron la suerte de ver el comportamiento del sapo de primera mano.

   "Estamos convencidos de que este es un ejemplo de mimetismo batesiano, donde una especie inofensiva evita a los depredadores fingiendo ser uno peligroso o tóxico", asegura este científico, cuyos resultados se publican 'Journal of Natural History' .

   Aunque para probar completamente su hipótesis, los investigadores tendrían que demostrar que los depredadores son engañados con éxito, lo cual es "muy difícil en la naturaleza" según Greenbaum, el científico comenta que con base en múltiples fuentes de evidencia proporcionadas en su estudio, están seguros de que su hipótesis de mimetismo está "bien respaldada".

   Los investigadores hicieron comparaciones entre la apariencia del sapo, que se encuentra en las selvas tropicales de África central, y la víbora, que está más extendida en África central, oriental y meridional.

   Utilizando especímenes vivos capturados en el medio silvestre y cautivos, así como también conservados en museos, descubrieron que el patrón de color y la forma del cuerpo del sapo es similar al de la cabeza de la víbora. Lo más llamativo son dos manchas de color marrón oscuro y una franja también de color marrón oscuro que se extiende por la espalda del sapo, la forma triangular del cuerpo, una demarcación aguda entre la espalda bronceada y los flancos de color marrón oscuro, y la piel extraordinariamente lisa de la especie para un sapo.

   Debido a que la víbora de Gabón es capaz de causar picaduras mortales, los posibles depredadores probablemente eviten los sapos de aspecto similar para asegurarse de que no cometan un error letal.

   Algunas imitaciones son exclusivamente visuales, pero para el sapo gigante congoleño, obtener el aspecto correcto es solo una parte de la 'suplantación de identidad'. Si una víbora de Gabón se siente amenazada, a menudo inclinará su cabeza y emitirá un largo y fuerte silbido de advertencia antes de atacar.

   Del mismo modo, el herpetólogo congolés Chifundera Kusamba observó que el sapo emitía un silbido parecido al sonido del aire que se liberaba lentamente de un globo. Hace más de un siglo, el biólogo estadounidense James Chapin observó una exhibición de arco junto al sapo, donde las extremidades delanteras ya no apuntalan el cuerpo en forma de viperina, que se parece a la cabeza ladeada de una serpiente que amenaza con golpear.

   La parte final de la suplantación es obtener la ubicación correcta. Incluso la mejor impresión solo funcionará si los depredadores de las especies inofensivas están familiarizados con la venenosa. Los investigadores compararon el rango geográfico del sapo y la víbora en la República Democrática del Congo (RDC) y encontraron que el sapo gigante congoleño no parece estar presente en áreas donde la víbora de Gabón está ausente. Los investigadores identificaron 11 ubicaciones en las selvas tropicales orientales donde el rango de ambas especies se superpone.

EVOLUCIÓN AL MISMO TIEMPO HACE 4 MILLONES DE AÑOS

   Según las estimaciones de datación por especiación a partir de datos genéticos, el sapo gigante congoleño y la víbora de Gabón evolucionaron por primera vez aproximadamente al mismo tiempo en el Plioceno temprano, hace entre 4 y 5 millones de años. Considerando la superposición de su apariencia, comportamiento y distribución geográfica, los sapos y las víboras probablemente coevolucionaron juntos, lo que respalda aún más la hipótesis de la mímica.

   "Dado el tamaño relativamente grande y, por lo tanto, el valor calorífico de este sapo en comparación con otras especies, sería una presa tentadora para una gran variedad de depredadores generalistas, incluidos primates y otros mamíferos, lagartos, serpientes y pájaros", dice Kusamba, del Centro de Investigación en Ciencias Naturales de RDC.

   "Muchos de estos depredadores usan la visión para encontrar a su presa, y debido a que la víbora es venenosa mortal, probablemente reconocen las marcas distintivas y contrastantes desde una distancia considerable y evitan el sapo debido a ellos, recibiendo un siseo amenazante si la apariencia no hace echarlos fuera", explica.

OTROS EJEMPLOS DE MIMETISMO EN EL REINO ANIMAL

   Quizás los ejemplos más conocidos de mimetismo batesiano se encuentran en las mariposas, donde alrededor de una cuarta parte de más de 200 especies de mariposas 'Papilio' son personificadores no tóxicos de las tóxicas.

   Otros ejemplos del reino animal incluyen peces cometa que engañan a los depredadores haciéndoles creer que su cola es la cabeza de una morena, la lagartija galliwasp brasileña que imita un milpiés tóxico y tiburones cebra que adoptan la coloración y los movimientos ondulantes de las serpientes marinas venenosas.

   Asimismo, muchas serpientes inofensivas imitan a las venenosas, y algunas orugas, lagartijas sin patas e incluso aves pueden hacerlo. Sin embargo, el estudio actual es el primero en identificar un anfibio que imita a una serpiente venenosa.