El químico Miguel Valcárcel señala como retos el análisis del 'nanomundo' y la información del espacio

Estebán Morcillo inviste 'honoris causa' al químico Miguel Valcárcel.
UV
Actualizado 31/03/2011 20:19:53 CET

VALENCIA, 31 Mar. (EUROPA PRESS) -

El químico Miguel Valcárcel ha considerado que dos de los principales retos científicos del futuro son el análisis del 'nanomundo' y, en el otro extremo, la extracción de información del espacio exterior al planeta Tierra.

El especialista ha ha sido investido este jueves doctor honoris causa por al Universitat de València y durante su intervención ha señalado que hay un constante aumento de demanda de información química, que no siempre los laboratorios están preparados para atender correctamente, han informado fuentes de la institución académica en un comunicado.

Valcárcel, que se ha mostrado crítico con el denominado proceso de Bolonia, ha celebrado la iniciativa de los países del Tercer Mundo para la declaración de 2011, por parte de las Naciones Unidas, como Año Internacional de la Química.

En su opinión, así "se reconoce tanto el importante rol de la Química para contribuir a conseguir un mundo mejor, como la necesidad de mejorar la deteriorada imagen social que, en general, actualmente tiene".

Por su parte, el rector de la UV, Esteban Morcillo, ha destacado la responsabilidad social de la ciencia, "más allá de los intereses puramente académicos o profesionales", que ha demostrado siempre el químico Miguel Valcárcel. Durante el acto, celebrado al Paraninfo de la Nau, también han sido investidos los nuevos doctores del curso académico 2009-2010. Miguel de la Guardia, catedrático de Química Analítica de la Universitat de València, ha sido el encargado de leer la laudatio sobre Miguel Valcárcel.

En el Año Internacional de la Química, la Universitat de València ha querido incorporar a Miguel Valcárcel (Barcelona, 1946) a su Claustro. Catedrático de Química Analítica de la Universidad de Córdoba, Valcárcel es el primer químico analítico contemporáneo que ha sido elegido académico de la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales.

Durante su intervención, el rector ha enfatizado "la sensibilidad de nuestro nuevo honoris por la responsabilidad social de la ciencia, y de la química analítica en particular, más allá de los intereses puramente académicos o profesionales".

Según Morcillo, "este papel deriva de la responsabilidad en la generación y transmisión de información veraz, fiable, contrastable, accesible, necesaria para la presa de decisiones fundamentales, a tiempo, en ámbitos muy diversos y tan sensibles como lo pueden ser el sector agroalimentario, el medioambiente y la salud. Una responsabilidad en la cual el papel de los químicos analíticos es de capital importancia para la sociedad".

El rector y el autor de la laudatio, Miguel de la Guardia, han coincidido a remarcar que Valcárcel ha abierto la química analítica española al horizonte internacional, y ha sido uno de los investigadores de esta especialidad más ampliamente conocidos y reconocidos por la extensa difusión internacional de su obra.

Doctor por la Universidad de Sevilla, ha sido profesor en Sevilla, Palma y Córdoba, ha sido profesor visitante en las universidades de Bayer (Alemania), Oklahoma (Estados Unidos) y Bradford (Reino Unido), Miguel Valcárcel ha obtenido los premios Enrique Moles, Solvay, Maimonides, Antonio Hidalgo y Averroes, y en el ámbito internacional ha recibido el Premio Robert Boyle de la RSC, el Premio Enrich Planquette de Austria, la medalla de oro de la Universidad de Varsovia y la medalla de la Sociedad Portuguesa de Química.

Director de 67 tesis doctorales, sus aportaciones han sido decisivas en el uso de nanomateriales en química analítica, la automatización y la simplificación de métodos químicos y bioquímicos.

FUERZA INVESTIGADORA

En la ceremonia también se han investido los nuevos doctores y doctoras del curso académico 2009/2010. El rector Esteban Morcillo ha dicho que era uno de los actos académicos más significativos del año, "porque demuestra que la institución universitaria está viva, y porque constata la renovación de su capacidad científica y creadora, y de su fuerza investigadora".

En el mencionado curso se leyeron 287 tesis. Para el rector, se trata de una cantidad "importantísima", pero ha resaltado que, sobre todo, se trata de unos trabajos de una alta calidad.