La UJI adjudica las obras del primer centro de robótica subacuática de la Comunitat Valenciana

La UJI invierte 857.000 euros en un centro de robótica subacuática único en la Comunitat Valenciana
DAMIÁN LLORENS/UJI
Publicado 05/06/2019 13:09:37CET

CASTELLÓ, 5 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Universitat Jaume I (UJI) ha adjudicado las obras de construcción del Centro de Investigación en Robótica y Tecnologías Subacuáticas (Cirtesu), el primer centro de investigación de este tipo que existirá en la Comunitat Valenciana y el segundo a nivel estatal.

El nuevo edificio se ha adjudicado por un importe total de 497.370 euros a tres empresas: Gimecons Construcciones y Contratas, que se encargará de la obra civil -359.909 euros-; Electrónica Monrabal, que ejecutará las instalaciones eléctricas -64.467 euros- y Veolia Servicios Lecam S. A. U., que será la responsable de la parte hidráulica -72.992 euros-. Las obras han comenzado esta semana y el plazo de ejecución es de seis meses.

El presupuesto total del Cirtesu, incluyendo el equipamiento, es de 857.000 euros, de los que el ejecutivo autonómico aporta el 66 por ciento del presupuesto y la UJI el 34% restante -293.000 euros para la construcción del edificio del Cirtesu-.

Esta infraestructura es uno de los cuatro proyectos conseguidos por la UJI para el período 2018-2020 en la convocatoria de subvenciones para infraestructuras y equipamiento de investigación, desarrollo e innovación (I+D+i) de la Conselleria de Educación, Investigación, Cultura y Deporte de la Generalitat Valenciana, unas subvenciones cofinanciadas en un 50% por la Unión Europea a través del Programa Operativo del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) de la Comunitat Valenciana 2014-2020.

La rectora de la Universitat Jame I, Eva Alcón, ha destacado la apuesta de la UJI por situarse como un "referente" en el ámbito de la investigación y por hacerlo, además, a través de la obtención de fondos en convocatorias competitivas.

GENERACIÓN DE NUEVO CONOCIMIENTO

"El futuro de las universidades pasa por avanzar en la generación de nuevo conocimiento", ha explicado Alcón, quien ha añadido que hoy las universidades tienen que asumir un papel tractor de la I+D+i, sobre todo en ámbitos como el que representa esta inversión, "que está ligado a tecnologías emergentes, como la robótica, que se aplican en el territorio más próximo". Según ha dicho, Castellón es una provincia "claramente vinculada al mar y la robótica subacuática abre vías muy interesantes para nuevos desarrollos en nuestro entorno".

El edificio del Cirtesu se construirá junto a Espaitec y su infraestructura más importante será una nave de 450 metros cuadrados que permitirá avanzar en la investigación robótica y las tecnologías subacuáticas con aplicaciones potenciales en salvamento, arqueología, conservación de la biodiversidad, acuicultura o industria del gas y petróleo. El tanque de agua tendrá doce metros de largo por ocho de ancho, una profundidad de cinco metros y una capacidad de medio millón de litros, es decir, la mitad de una piscina olímpica.

La creación del Centro de Investigación en Robótica y Tecnologías Subacuáticas está liderada por el catedrático de Ciencia de la Computación e Inteligencia Artificial de la UJI Pedro J. Sanz, director del Laboratorio de Interacción y Sistemas Robóticos (IRS Lab).

Además, ha contado con el apoyo de los grupos de investigación de la UJI de Ingeniería de Diseño, dirigido por la catedrática Rosario Vidal, y de Fluidos Multifásicos, coordinado por el profesor Sergio Chiva, además de investigadores en acuicultura del IATS-CSIC de Torre la Sal, cuyo director es José Miguel Cerdá.

El IRS Lab de la UJI tiene una amplia experiencia en robótica, con una perspectiva transversal: robots cooperativos en entornos peligrosos, como por ejemplo aguas submarinas, incendios o zonas con radiación, telerobótica, control remoto con supervisión humana, redes robóticas, arquitecturas computacionales, interacción humano-robot (HRI), inteligencia artificial (machine learning), entre otros.

De hecho, este grupo ha firmado un convenio para colaborar con la Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN) en materia de investigación y formación superior en teleoperación robótica en el Gran Colisionador de Hadrones (Large Hadron Collider, LHC) ubicado en Ginebra. El acuerdo entre la UJI y el CERN tiene su origen en el interés del centro europeo por el sistema de teleoperación de robots subacuáticos desarrollados en la UJI, el cual presenta tecnologías informáticas aplicables al control remoto de robots en los túneles del LHC.

Contador