Actualizado 16/05/2007 01:23 CET

27-M.- Camps dice que el PSPV y Compromís representan el pasado y éstos aseguran que el proyecto del PP está "agotado"

VALENCIA, 15 May. (EUROPA PRESS) -

El candidato del PP a la presidencia de la Generalitat, Francisco Camps, manifestó hoy, en el debate de política general que emitió RTVV, que el PSPV y Compromís pel País Valencià representan la "tristeza" y la "desilusión" y sus discursos "son del pasado", en tanto que los representantes de estas formaciones defendieron que el proyecto del PP para la Comunitat está "agotado" y apelaron a los ciudadanos a propiciar en los próximos comicios un cambio "con el que gana la transparencia y la decencia", aseveraron.

Los candidatos discutieron sobre políticas sociales, economía y empleo, medio ambiente y agua y desarrollo del Estatuto de Autonomía y contrastaron sus compromisos electorales en un debate que se prolongó durante algo más de una hora y en el que tomaron protagonismo aspectos como el accidente de metro del pasado 3 de julio, la situación de los servicios públicos o la gestión económica de la Generalitat en los 12 años de mandato del PP. El debate fue moderado por el periodista Lluís Motes.

El aspirante a la presidencia de la Generalitat por el PSPV, Joan Ignasi Pla, que calificó la emisión como un "simulacro de debate", agradeció a Camps "los servicios prestados" y señaló que su proyecto "está agotado" y "no tiene crédito para continuar". "Han sido muchas mentiras, mucho despilfarro, mucha falta de compromiso efectivo con los valencianos y las valencianas, mucho abandono de los servicios públicos básicos, mucha desidia, muchísimos gastos en fasto y boato y poco compromiso con los ciudadanos de esta Comunitat", añadió.

Se comprometió a que si gana la presidencia de la Generalitat se reunirá con las víctimas del accidente del metro del pasado 3 de julio, que causó la muerte de 43 personas, así como con los afectados de la Hepatitis C por el contagio masivo por el que ha sido condenado el anestesista Juan Maeso, "que han estado nueve años esperando ser atendidos".

También aludió a la explosión ocurrida hoy en la subestación eléctrica ubicada en el barrio de Patraix de Valencia y señaló que el presidente de la Generalitat "nunca ha tenido la oportunidad de atender las peticiones" de los vecinos de esta zona pero "sí de hacerse muchas fotos en el Desafío Español", al tiempo que le acusó de "hacer uso, en un acto estrictamente electoral, del chantaje para condicionar el voto de los valencianos mediante la Fórmula 1". "Fórmula 1, sí; chantaje, no", aseveró Pla.

La candidata de Compromís pel País Valencià, Glòria Marcos, señaló que con el debate "ha quedado demostrado que el PP es el partido de la prepotencia, las mentiras, la corrupción, con Fabra, Alperi, Hernández Mateo, el señor Medina, todos ellos imputados en causas graves; pero también es el partido de la censura, que no deja ver 'Ja en tenim prou', que quiere cortar las emisiones de TV3 y es el partido que censura" en RTVV. Así, defendió la "necesidad de ilusionar a la gente de que otra manera de gobernar es posible y otras políticas son posibles y necesarias", y aseguró que el "ciclo de la derecha se ha acabado y comienza otro ciclo, el de la esperanza y la ilusión".

"INTENSO TRABAJO" Y "ESFUERZO"

Por su parte, Francisco Camps defendió que los últimos cuatro años han sido de "intenso trabajo" y "mucho esfuerzo" y remarcó que el PSPV y Compromís pel País Valencià "representan la tristeza y la desilusión". Indicó que sus discursos "son del pasado. Los he escuchado muchas veces. Yo era joven cuando gobernaban ellos y esos discursos en los que la personalidad valenciana no contaba y en donde en nuestra comunidad había muchísimo paro, fundamentalmente para jóvenes y mujeres, son los discursos en los que siguen instalados".

Camps señaló que en la actualidad trabajan casi un millón de valencianos más que lo hacían cuando gobernaba el PSPV, hay más hospitales que antes y "hoy las expectativas de nuestra comunidad son muchísimas". Apeló a que "todos los valencianos y valencianas vayan a votar el 27 de mayo por el futuro feliz y ambicioso de la Comunitat Valenciana, por la prosperidad, el progreso, la oportunidad para todos y por esa envidia que hoy nos tienen el resto de las comunidades autónomas españolas".

Insistió en que cuando gobernaba el PSPV, "aquí no ocurría nada de interés, era todo muy triste, mediocre y gris y yo no quiero que mi comunidad vuelva al pasado, yo quiero seguir mirando al futuro" y, al respecto, se comprometió a que el futuro "siga siendo un futuro de felicidad, ambición, ilusión, trabajo y vivienda para todos". Recalcó que PSPV y Compromís "representan el discurso del pasado", mientras que el PP es el discurso del futuro.

Manifestó que los ciudadanos "saben cómo trabaja el PP y cómo ha gobernado el PP durante estos años", pero la "gran duda es saber cuál es el programa político de la previsible coalición" entre PSPV y Compromís, al tiempo que se mostró "orgullosísimo de ser valenciano, de ser el presidente de la Generalitat, el candidato del PP para las próximas elecciones autonómicas y del pueblo al que pertenezco".

Camps, que recordó al principio de su intervención a las víctimas del metro y a sus familiares y señaló que las "hemos tenido siempre en nuestro corazón y hemos estado cercanos a ellos", repasó los logros de su gobierno en materia económica, empleo, servicios sociales y los pactos conseguidos con el Estatuto de Autonomía o en educación, sanidad y residuos sólidos, en tanto que la oposición le echó en cara los "sobrecostes", la "apuesta por los grandes acontecimientos y la economía especulativa", la "destrucción del territorio" y la "corrupción".

Pla señaló que, según la Sindicatura de Comptes, la construcción de Terra Mítica, Ciudad de la Luz, Cacsa y Ciegsa acumula 2.580 millones de euros "más de lo deberían haber costado" y afirmó que le hubiera gustado que "además de gastarse multimillonarias cifras pagando de más obras hubiéramos podido tener en el metro de Valencia las balizas que costaban 3.500 euros que hubieran seguramente impedido" el accidente del pasado 3 de julio. También reprochó a Camps que "dé por sentado que tiene que haber una coalición" e indicó que el PSPV "aspira a ganar".

Glòria Marcos preguntó al candidato popular "cuántos imputados por delitos de corrupción lleva en sus listas", a lo que Camps respondió que si alguien "tiene que hablar de corrupción en España es el partido socialista, su hipotético socio de gobierno, y si alguien tiene hablar de recalificación de suelo son también los ayuntamientos del PSPV". Afirmó que los ediles socialistas pretenden recalificar 30 millones de metros cuadrados con 12 campos de golf.

Camps también expresó su preocupación cuando escucha a Compromís "hablar de una 'senyera' que no es la nuestra, una cultura que no es la nuestra y un encaje en la Constitución Española que tampoco es la voluntad de la mayoría de los valencianos" y, por ello, expresó su deseo de que el PSPV "no esté bajo la presión" de "cambiar nuestra forma de entender el futuro, el pasado y el presente", a lo que Pla le censuró que "todavía ponga en duda la vocación firme y la convicción de los socialista valencianos con su gente, su lengua y sus costumbres" y que apele a que "viene el lobo cuando tiene el lobo en su casa; el tripartito lo tiene en su casa; con los suyos por un lado, los de Zaplana por otro y los de Fabra por libre".