Actualizado 26/06/2014 15:17 CET

Barberá elogia la labor de Casa Caridad para "plantar cara a la pobreza" y apoya su nuevo centro sanitario

Rita Barberá haciendo declaraciones a los medios
EUROPA PRESS

Recalca que la organización actúa "donde el prójimo lo necesita y donde la administración no llega"

MADRID/VALENCIA, 26 Jun. (EUROPA PRESS) -

La alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, ha elogiado este jueves la labor de la Asociación Valenciana de Caridad (Casa Caridad) por "plantar cara a la pobreza, a la exclusión y a la marginación" al mismo tiempo que ha apoyado su nuevo proyecto social, un multicentro sociosanitario para atender a convalecientes sin recursos y a familias en riesgo de exclusión social que se construirá en el barrio de Benicalap.

Durante la presentación de este proyecto innovador en el Club Siglo XXI en Madrid, Barberá ha mostrado el apoyo del Ayuntamiento a esta iniciativa y ha animado a los futuros inversores a participar en ella.

"Creemos que es una grandísima oportunidad para aquellas corporaciones y entidades" que pretendan contribuir "a que España sea cada vez un país mejor", ha puntualizado la primera edil, quien ha expresado el respaldo a "este nuevo desafío" que pretende "plantar cara a la pobreza, a la exclusión y a la marginación".

El nuevo proyecto contempla la construcción de tres edificios de un total de 3.000 metros cuadrados en un solar cedido por el Ayuntamiento, que estarán conectados entre sí con 30 habitaciones para personas convalecientes que no tienen familia ni recursos. También contará con un albergue con 30 habitaciones para familias en riesgos de exclusión social, además de un comedor con capacidad para 60 plazas y una escuela infantil hasta 3 años para 45 niños.

APOYO A PESAR DE LAS PROTESTAS VECINALES

En alusión al rechazo mostrado por una parte del vecindario de Benicalap por los costes sociales que a su juicio tendría el centro en el entorno, la alcaldesa ha recalcado su respaldo a que "este proyecto sea una realidad" a pesar de las "dificultades" que existen.

Barberá ha hecho un balance de la "necesaria e imprescindible" actividad que lleva a cabo Casa Caridad y ha destacado que esta asociación actúa "donde el prójimo lo necesita y donde la Administración no llega".

Según ha explicado, la organización ha repartido "45 millones de raciones a lo largo de su existencia y ha dado cobijo a cientos de miles de personas": "En Valencia nadie se queda sin comer", ha apostillado.

Además, cree que este nuevo centro "va a convertir" a la ciudad valenciana en "líder en solidaridad" y ha justificado que el Ayuntamiento haya cedido un solar de un total de 3.000 metros cuadrados para su construcción: "Este suelo no podía tener mejor uso y destino que acoger esta iniciativa", ha afirmado.

En su opinión, España debe llevar a cabo este proyecto confiando "plenamente en la capacidad" de Casa Caridad, cuya solidaridad es "un orgullo permanente para los valencianos" ya que mejora "la calidad de vida de los valencianos" así como "su calidad humana".

GARANTIZAR A LOS MÁS VULNERABLES UNA "VIDA MÁS DIGNA"

Por su parte, el presidente de Casa Caridad Valencia, Antonio Casanova, ha explicado que desde hace más de 100 años su asociación no ha cerrado "ni un solo día" sus puertas para "atender a las personas más vulnerables" y así garantizarle "una vida más digna".

En este contexto y bajo esos principios, Casanova ha afirmado que se creará este espacio con la meta de cubrir las necesidades básicas de las personas sin hogar. Asimismo, ha querido recordar que Casa Caridad es una entidad privada "independiente, transparente, plural y sin implicación política ni religiosa".

También ha explicado que desde Casa Caridad entre los años 2009 y 2012 se han realizado más de un millón de actuaciones con personas desfavorecidas con un coste de más de 12 millones de euros.

Este nuevo centro sociosanitario se enmarca dentro de su función social y de su compromiso de "ir creando los recursos necesarios" dentro de sus posibilidades, a pesar de que los servicios sociales que ofrecen "está desbordados".

En esta línea, ha recordado que en España hay más de dos millones de niños en riesgo de pobreza, y ha asegurado que la duración media de los albergues que gestiona Casa Caridad "supera los tres meses" y que sus comedores superan el 40 por ciento de su capacidad.

"LA SOLIDARIDAD ES MUY RENTABLE"

Desde Casa Caridad tratan de "poner cara, nombre y apellidos" a los "invisibles", y su presidente ha querido trasmitir a los futuros colaboradores que "la solidaridad es muy rentable".

El exministro Eduardo Zaplana, que ha presentado el acto celebrado en el club Siglo XXI del que es presidente, ha agradecido el trabajo de la Casa Caridad y considera que es "una labor a elogiar" que demuestra que "se puede canalizar los recursos para ayudar a las personas que lo necesitan".

A su vez, el presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, también ha elogiado la "impactante" labor de Casa Caridad, que considera "un ejemplo de la sociedad civil". Además, cree que es un modelo de "visión empresarial", ya que "es capaz de dar nuevas respuestas" a la realidad. "Es una institución impresionante desde el punto de vista médico, de dirección y de gobierno", ha zanjado.

Asimismo, ha reafirmado la cercanía de Bankia a la ciudad de Valencia a pesar de que, según ha confesado, Barberá le comentó en una reunión privada que Valencia "sentía lejana" a la entidad. Al respecto, ha asegurado que Valencia "es extraordinariamente importante" para la entidad.

Durante su intervención, la secretaria de Estado de Servicio Sociales e Igualdad, Susana Camarero ha subrayado el "compromiso desinteresado" de Casa Caridad así como el "cariño, afecto y sensibilidad" de los que hace posible su existencia. "Detrás de toda la labor hay mucha generosidad" y "mucho esfuerzo para lograr este milagro", ha señalado, recalcando el apoyo del Estado a la organización.