Actualizado 25/06/2014 13:27 CET

Castro exculpa a Grau y Zorío y deja imputados a Lobón y tres ex cargos de Cacsa por los Valencia Summit

El juez cree que al vicealcalde le llegaron "digeridos" los convenios desde la Ciudad de las Artes

VALENCIA, 25 Jun. (EUROPA PRESS) -

El titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Palma, José Castro, ha puesto este miércoles fin a la instrucción del caso Nóos tras cuatro años de investigaciones, y ha acordado, en la parte que afecta a la Comunitat Valenciana, exculpar al vicealcalde de Valencia, Alfonso Grau, y al empresario Miguel Zorío y mantener en cambio como imputados al ex secretario autonómico de Turismo, Luis Lobón y a tres ex altos cargos de la Ciudad de las Artes y las Ciencias (Cacsa): José Manuel Aguilar, Jorge Vela y Elisa Maldonado en relación a los convenios firmados para la celebración de los Valencia Summit.

Así consta en un auto de 167 páginas del magistrado en el que da traslado a las acusaciones de un plazo de 20 días para que formulen acusación, pidan apertura de juicio oral o el sobreseimiento de la causa. En este caso, entre otros, están personados la Generalitat Valenciana como acusación en representación de Cacsa, aunque su acción se limita únicamente al plano civil, y los concejales del grupo municipal socialista en el Ayuntamiento de Valencia.

En el caso del vicealcalde, el magistrado llega a un resultado "exculpatorio", aunque no porque participe del criterio de que la Fundación Turismo Valencia Convention Bureau que presidía tuviera una naturaleza jurídica privada que la hiciera no tener que someterse a la Ley de Contratos, sino porque no advierte que Grau "haya desplegado actividad maliciosa tendente a torcer la recta aplicación de la ley".

De hecho, estima que al vicealcalde, quien no consta que llegara a tener contacto con el duque de Palma, Iñaki Urdangarin, ni con ninguno de sus emisarios, ya le llegaron "digeridos" los convenios desde Cacsa, que fueron tratados y aprobados unánimemente en la Junta ordinaria del Patronato de FTVCB en mayo de 2004. Sobre el otro exculpado, el empresario de Lobby Comunicación, Miguel Zorío, señala que del hecho de ser una persona "muy bien relacionada" en la Generalitat y de su "cierta intervención" en la consecución de los Juegos Europeos, no se desprende una infracción penal.

De esta forma, el magistrado mantiene la imputación del ex secretario autonómico de Turismo, Luis Lobón; de los ex directores general de Cacsa José Manuel Aguilar y Jorge Vela y de la que fuera responsable de Gestión de la entidad, Elisa Maldonado. En este caso, el juez entiende que se debe seguir el procedimiento contra ellos por si sus acciones fueran constitutivas de los delitos de prevaricación administrativa, malversación de caudales públicos, fraude a la administración, tráfico de influencias y falsedad en documento oficial.

De acuerdo con el magistrado, en noviembre de 2008 se suscribió el convenio entre el Instituto Nóos, presidido por el Duque de Palma, Iñaki Urdangarin, la FTVCB y Cacsa, para la organización del evento de los Valencia Summit, sin que se iniciara "absolutamente" ningún procedimiento administrativo de contratación y en "exclusiva atención" a la presencia del yerno de Don Juan Carlos.

"RECOMENDADO POR UNA INSTANCIA SUPERIOR"

El coste de la primera edición, "presupuestado dentro de los límites materiales de un folio escaso de extensión", se elevaba a 1.351.638 euros, fijados "unilateralmente" por Nóos y al que las partes contratantes se "aquietaron" sin que fuera precedido de ningún análisis de mercado, discusión o negociación. Según el juez, el socio del Duque, Diego Torres, pidió una cita con Luis Lobón en 2004, a la que accedió "por venir previamente recomendado por una instancia superior", en atención a la relación con Urdangarin, "quien ya había mantenido diversos contactos personales con el presidente de la Generalitat", entonces Francisco Camps.

En la reunión, Luis Lobón ordenó a José Manuel Aguilar que le diera forma al encargo "ya decidido en firme" de que Nóos organizara el evento, en el que había empezado a trabajar "mucho antes", con unas condiciones económicas "abiertamente impuestas" y con un informe "que se dice técnico incorporado al expediente" que es "absolutamente falso" al ser elaborado para ese evento.

De acuerdo con el magistrado, esto lo prueba el hecho de que el nuevo director general de Cacsa Jorge Vela ordenó en 2005 a Elisa Maldonado que redactara un informe que sirviera para el evento de ese año cambiándole la fecha para aparentar su realización en 2004, --donde consta un cambio de fecha a bolígrafo--, lo que la exdirectora de Gestión definió en sede policial como "vestir el santo", algo de lo que posteriormente se desdijo. En sede judicial admitió la alteración de la fecha restándole importancia.

Fruto del convenio, Nóos percibió en 2004 la suma de 522.000 euros de FTVCB y otro tanto de Cacsa. En octubre de 2005 se suscribió una addenda para ampliar el anterior acuerdo y celebrar una segunda edición del Valencia Summit, cuyo coste "se volvía a reflejar un presupuesto de similar estructura y cicatera extensión", que reproducía el canon a favor del Instituto por importe de 1.044.000 euros con IVA. En sede judicial, Vela atribuyó la orden de que se hiciera todo igual a Lobón.

El magistrado indica que la novedad de esta addenda es que "sólo recurriendo al ilusionismo" se puede llamar expediente administrativo al informe de Maldonado, que al igual que el anterior se autocalifica como "técnico". Por esta addenda, Nóos recibió los mismos importes más los ingresos derivados de "cuando menos, nueve patrocinadores" de cuya existencia el Instituto no rindió cuenta y que sumaron 331.760 euros.

El juez añade que con "tan precarios antecedentes" se llevó a cabo una tercera edición y una nueva firma de addenda en 2006, que son una "fiel reproducción" de los anteriores, y con los que se hizo con una suma de 1.044.000 euros, "adornada" por otro informe "técnico".

VIAJES "CENSURABLES"

Al hilo de los Valencia Summit, el juez sostiene que es "censurable" que los gastos de estancia de Urdangarin en Valencia, que ya percibía por su intervención en cada evento un canon de 900.000 euros libres de impuestos a través de Nóos, fueran cargadas en "cuantía comparativa e inexplicablemente muy superior a los de los demás asistentes" tanto a Cacsa como a FTVCB. Al igual que otros billetes de avión y seguro de viaje tanto de él como de su hermano Mikel y de los hermanos Tejeiro o Diego Torres.