Actualizado 17/02/2021 16:42 CET

Compromís plantea desclasificar el 35% de suelo en Benimaclet para proteger huerta y bajar a 720 las nuevas viviendas

Imagen de la alternativa planteada por Compromís València para la revisión del PAI de Benimaclet.
Imagen de la alternativa planteada por Compromís València para la revisión del PAI de Benimaclet. - COMPROMÍS

Presenta para la revisión del PAI una alternativa "abierta" que busca "consenso" con PSPV y vecinos y respetar la "personalidad" del barrio

    VALÈNCIA, 17 Feb. (EUROPA PRESS) -

Compromís, formación que integra el gobierno de València junto al PSPV, plantea como alternativa al PAI de Benimaclet promovido por Metrovacesa desclasificar el 35,3% del suelo para proteger la huerta productiva y reducir las 1.345 viviendas previstas a 720 viviendas, con un 30% de VPP y con distintas tipologías como los bloques, las islas y las casas de pueblo para ajustarse al entorno del barrio.

Con esta propuesta se mantiene una densidad de 65 viviendas por hectárea, "se contemplan las dotaciones públicas" y las "zonas verdes" reclamadas en esta zona de la ciudad y no cabe el pago de indemnizaciones por parte del consistorio por los cambios recogidos.

Así lo han indicado este miércoles el vicealcalde de València y miembro de Compromís, Sergi Campillo; la portavoz de la coalición, Papi Robles, y el arquitecto David Estal, que ha elaborado la alternativa, durante su presentación en rueda de prensa.

Campillo ha asegurado que esta no es una propuesta "cerrada" sino abierta para "seguir debatiendo" que busca el "consenso", tanto con el otro socio del gobierno local, el grupo socialista --ha resaltado que Compromís tiene "claro" que integra "un gobierno de coalición" y ha descartado posiciones "unilaterales"--, como con los vecinos y entidades de Benimaclet.

De este modo, ha manifestado, como ha hecho también Robles, que supone "un punto de partida", una "coma" para seguir hablando. "Impulsa un nuevo modelo de ciudad y es democrática. Es integradora e incorpora la participación", ha agregado Campillo sobre la iniciativa.

MESA DE DIÁLOGO

El edil ha avanzado que se plantea "una mesa de diálogo entre vecinos, propietarios del suelo y Ayuntamiento para hacer una hoja de ruta y consensuar una propuesta en la que el interés público prevalezca sobre el particular". "Vamos a darle una oportunidad al diálogo", ha considerado y ha dicho que no se podrá aprobar el PAI sin el acuerdo.

Compromís ha presentado su alternativa, titulada 'Benimaclet: una propuesta para el consenso', después de que la vicealcaldesa y edil de Desarrollo Urbano, la socialista Sandra Gómez, anunciara la decisión de inadmitir el PAI promovido por Metrovacesa tal y como está diseñado y avanzara algunos cambios. PSPV y Compromís han mostrado sus diferencias en este tema porque no coinciden sus planteamientos.

La coalición reclamó la comisión de seguimiento el pacto del Rialto, el gobierno municipal, para abordar esta cuestión. Papi Robles ha confinado en poder retomar las negociaciones "cuanto más pronto mejor" para alcanzar el consenso y ha mostrado la disposición de su grupo para "agotar todas las vías" y "usar todas las herramientas" con el fin de "poder llegar a un acuerdo" entre los socios del ejecutivo municipal.

Sergi Campillo ha dicho que la idea de Compromís "tiene en cuenta la personalidad propia" y "la esencia" de Benimaclet, "muy marcada por la huerta históricamente", y que aboga por "aprovechar los espacios existentes". Ha destacado la necesidad de proteger la huerta en toda la ciudad, ha valorado la que ha sido "recuperada y cultivada por los colectivos vecinales de Benimaclet" en los últimos años y ha dicho que en este caso se insta a una "transición amable huerta-ciudad".

El vicealcalde ha añadido que la idea de su coalición fomenta los espacios sociales frente a los privados y prima "el interés general" sobre el de "una empresa". "Queremos pensar sobre todo en las personas, en los vecinos de Benimaclet. Por muy legítimo que sea el interés de una empresa, por encima está el interés general. Lo dice la ley", ha apuntado.

A su vez, ha indicado que el gobierno local es "heredero" de "luchas ciudadanas" como la del Cabanyal frente políticas urbanísticas que no respetaban "la idiosincrasia" de un lugar. Igualmente, ha subrayado que se apuesta por gestionar el PAI directamente desde el Ayuntamiento.

"Preferimos que sea el Ayuntamiento el que defina el barrio", con "sus criterios públicos y con los del vecindario" y con "todos los beneficios económicos, sociales y ambientales que eso conlleva", ha declarado, al tiempo que ha rechazado la concepción "del territorio como un solar para edificar". En esta línea, ha defendido el desarrollo de un PAI "con seguridad jurídica y sostenible".

SIN RESPONSABILIDAD PATRIMONIAL

Tanto Campillo como Estal han asegurado que la modificación del PAI presentada no conlleva coste para el Ayuntamiento. El edil ha hablado de acometer este desarrollo urbanístico atendiendo "a la realidad del barrio" y con una cantidad de vivienda "adecuada" y "razonable".

"No se trata de desclasificar todo el barrio sino lo que está cultivado", ha dicho, al tiempo que ha "nadie" puede "reclamar" por las expectativas que tuviera tras haber comprado terrenos y buscar un "pelotazo". "La ciudad no es un solar para ganar dinero", ha matizado.

El arquitecto, que ha señalado que las palabras de Campillo están "avaladas" por la ley, ha comentado que hay que "basarse en las necesidades reales" y "no especular" y ha manifestado que se plantea "un PAI suficientemente rentable --para propietarios y promotor-- como para no tener responsabilidad patrimonial.

"La propuesta es rentable pero no especulativa y la propuesta garantiza el interés general y el reparto de forma equilibrada de costes y beneficios", ha afirmado. Estal ha manifestado que "los propietarios que quieran participar del PAI lo podrán hacer" y ha descartado que se tenga que pagar por la desclasificación.

Por lo que respecta a la iniciativa elaborada por Compromís, el arquitecto ha recordado que desclasificar y reducir la superficie computable "no quiere decir que no se puede edificar" y ha detallado que de todo el ámbito contemplado un tercio lo ocupa la Ronda Norte, otro la huerta conservada y otro, la superficie para edificar.

NO CHALÉS

Asimismo, ha explicado que en la parte urbanizable se contempla una zona residencial abierta tipo bloques, otra más próxima al caso urbano de Benimaclet como casa de pueblo --con zonas verdes y comunes-- que "nada tienen que ver con chalés" y ha precisado que "ningún edificio nuevo podrá tapar uno anteriormente existente" ni pasar las ocho alturas.

Entre las viviendas se programas cien intergeneracionales y públicas de alquiler. A esto se suman jardines repartidos por distintas zonas --tres grandes--, una zona deportiva, un centro sociocultural, una escoleta y un aparcamiento en altura.

Para leer más