Actualizado 19/07/2020 10:30 CET

La Comunidad Valenciana establece el uso obligatorio de mascarillas

La consellera de Sanidad, Ana Barceló
La consellera de Sanidad, Ana Barceló - GVA - Archivo

VALENCIA, 18 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Conselleria de Sanidad Universal ha anunciado la obligatoriedad del uso de mascarillas en la Comunitat Valenciana a partir de este sábado en la vía pública, espacios abiertos y espacios cerrados de uso público aunque haya distancia interpersonal, tras cuadruplicarse esta semana el número de casos de coronavirus en la franja de edad entre los 20 y 40 años. La medida no se aplicará en playas y piscinas.

Así lo ha anunciado la consellera de Sanidad, Ana Barceló, este sábado en una rueda de prensa, en la que ha explicado que hay actualmente 20 brotes de coronavirus activos en la Comunitat Valenciana y que los contagios se han cuadruplicado en la franja de edad entre los 20 y los 40 años, principalmente a causa de "no tomar precauciones en los locales de ocio nocturno y fiestas privadas".

Ante estas circunstancias, la Generalitat ha establecido a partir de este sábado el uso obligatorio de las mascarillas a partir de los seis años de edad, independientemente de que además se guarde la distancia interpersonal de seguridad de metro y medio, "en todo momento en la vía pública", en espacios al aire libre, espacios cerrados de uso público o abiertos al público. "No es que haya una alternativa, mascarilla o distancia, es que tendrá que haber distanciamiento y mascarillas", ha puntualizado.

Además, se recomienda usarla en espacios privados abiertos o cerrados cuando haya confluencia de personas no convivientes aunque se mantenga la distancia interpersonal. Sin embargo, no será obligatorio en playas, piscinas o espacios de naturaleza. "Esta medida permitirá disfrutar de los espacios con mayor seguridad", ha agregado Barceló.

La obligación del uso se refiere a las mascarillas higiénicas y quirúrgicas --y no las de válvula salvo uso profesional cuando sea recomendado--, que han de cubrir desde el tabique nasal hasta la barbilla.

Barceló ha recalcado que su uso "se recomienda también" en espacios privados, abiertos o cerrados, "cuando exista confluencia con personas no convivientes o no pueda garantizarse la distancia interpersonal".

La obligatoriedad no afectará a playas y piscinas, así como en los espacios de la naturaleza o al aire libre fuera de núcleos de población, siempre y cuando la afluencia de las personas permita mantener la distancia interpersonal de 1,5 metros; tampoco durante la práctica de actividad física o cualquier otra actividad con la que resulte incompatible su uso; y en las actividades infantiles y juveniles de ocio mientras se permanezca con el grupo de convivencia estable. Tampoco se exigirá a personas con enfermedades o problemas respiratorios que puedan agravarse con el uso de mascarillas, así como en otros casos de dependencia o discapacidad.

MASCARILLAS EN LAS TERRAZAS

También ha insistido en el uso obligatorio de mascarillas en terrazas al aire libre de hostelería y restauración, donde los ciudadanos solo pueden quitarse la mascarilla cuando estén consumiento. "El hecho de sentarnos en una mesa en una terraza no quiere decir que debamos desprotegernos" y "una vez hecho el consumo deben volver a colocársela", ha subrayado.

"Cuando nos reunimos en torno a una mesa nos creemos que es el centro de la seguridad, pero no es así. La mesa no nos da seguridad, sino la distancia", ha precisado. "Se nos olvida que en una mesa también se puede producir un contagio, como en el ambiente familiar", ha alertado, y ha recordado que "cuando tenemos que comer o beber nos quitamos la mascarilla pero luego hay que ponérsela de nuevo".

En las terrazas al aire libre de los establecimientos de hostelería y restauración, el aforo será hasta el 100% de las mesas permitidas, siempre que se pueda asegurar el mantenimiento de la debida distancia física de 1,5 metros entre las mesas o, en su caso, agrupaciones de mesas, permitiendo que se respete la distancia mínima de seguridad interpersonal. La ocupación máxima será de 20 personas por mesa o agrupación de mesas.

Los locales de discotecas y bares de ocio nocturno, sin embargo, mantendrán el 30% de su aforo para consumo en el interior del local. Además, en aquellos locales que dispusieran de terrazas al aire libre, el aforo será hasta el 75% de las mesas permitidas, siempre que se pueda asegurar el distanciamiento establecido.

Por otro lado, la Conselleria de Sanidad Universal ha anunciado también el cierre del ocio nocturno en la ciudad valenciana de Gandia, ante el brote de coronavirus que afecta a 49 personas.

"FALSA SEGURIDAD"

La consellera ha puesto el foco en que la franja en la que se están diagnosticando más casos, la de 20 a 40 años, "es una franja en la que los contactos sociales y la movilidad son más habituales". Estas personas "no presentan síntomas, por lo que hay una falsa seguridad que provoca que la movilidad continúe y que no se respeten las normas de distanciamiento cuando no se cumple".

En consecuencia, Barceló ha hecho un llamamiento a la "corresponsabilidad de la ciudadanía": "Hemos hecho un enorme esfuerzo en la fase aguda de la pandemia. El trabajo de los profesionales sanitarios no podemos tirarlo por la borda y olvidarlo".

En esta línea, ha manifestado que "todavía queda un amplio camino por recorrer hasta la existencia de una vacuna". "No estamos exentos de seguir manteniendo la corresponsabilidad para cuidar a los demás", ha precisado, al tiempo que ha remarcado que la responsabilidad "no solo está incluida para los ciudadanos sino también para el sector de la restauración y muy muy especialmente del ocio nocturno".

"Estamos mejor que otras comunidades y así queremos seguir. Por tanto, adoptaremos las medidas que consideremos oportunas para frenar los brotes principalmente en dos ámbitos, el familiar, con personas no convivientes, y el de los jóvenes, que tienen un mayor contacto social.

A preguntas de los medios en cuanto a la situación de los brotes activos en la Comunitat Valenciana, Barceló ha señalado la incidencia "dispar" de los mismos, pero ha señalado que le preocupa "especialmente" la situación de Gandia (Valencia), que "ha cambiado esta semana". Ha advertido que el cierre del ocio nocturno puede extenderse a otros municipios si las circunstancias sanitarias así lo aconsejan.

"HAY RASTREADORES SUFICIENTES PARA SEGUIR LA TRAZABILIDAD"

Por otro lado, a preguntas de los medios, Barceló ha defendido que hay rastreadores "suficientes" para seguir la trazabilidad de los casos, en concreto 1.008 profesionales, pero ha señalado que "podrían aumentar a causa de las necesidades".

Asimismo, la consellera de Sanidad ha destacado que la Comunitat Valenciana ha sido una de las comunidades que más tarde ha ido implantando nuevas medidas: "Hemos caminado más despacio en el tránsito hacia la 'nueva normalidad', hemos sido mucho más prudentes y queremos seguir siéndolo".

504635.1.260.149.20200718123459
Vídeo de la noticia

Para leer más