Publicado 10/04/2014 15:18CET

Manuel Boix viaja por la razón y el pensamiento crítico en una exposición en La Nau de la UV

El artista Manolo Boix ante una de sus obras
EUROPA PRESS

El artista sostiene que el arte "o tiene compromiso social o no es"

VALENCIA, 10 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Centre Cultural La Nau de la Universitat de València (UV) inaugura la exposición 'Manuel Boix. La Nau, el viaje del tiempo', que invita al espectador a embarcarse en un periplo "por la evolución de la razón, la cultura, la enseñanza y el pensamiento crítico" de la mano del creador valenciano.

La muestra, que podrá visitarse hasta el día 22 de junio, ocupa la Sala Acadèmia del centro cultural, que acoge una nueva serie pictórica de quince obras de gran formato --13 de ellas realizadas expresamente para este espacio-- y algunas de las cuales superan los seis metros de anchura.

Boix ha presentado este jueves la exposición en una rueda de prensa en la que ha estado acompañado por el vicerrector de Cultura e Igualdad de la Universitat, Antonio Ariño, y el comisario del proyecto, Abel Guarinos.

'La Nau, el viaje del tiempo' es una nueva serie (pictórica pero también con tres esculturas) en las que el artista de l'Alcudia encuentra inspiración en el patrimonio cultural y científico conservado en la Universitat de València, que dialoga junto con las obras del artista. De esta manera, en la sala se puede apreciar el globo terráqueo de Willen Janszonn y Jan Blaeu del siglo XVII, o algunas muestras de la colección entomológica de la Universitat junto a las impresionantes piezas contemporáneas de Boix.

Así, en el Claustro de La Nau, y en un claro guiño a la Universitat, se han instalado las cinco esculturas 'Los Borja' del autor, que sirven de reclamo al público y, a la vez, evocan al papa Alexandre VI como figura clave en la fundación de la Universitat de València hace más de quinientos años.

No obstante, la muestra ofrece otros niveles de lectura, ya que, según explica el comisario, Boix también se basa en la literatura o la actualidad para crear. Precísamente, una de las obras más llamativas del conjunto es un cuadro inspirado en la tragedia de los inmigrantes de Lampedusa o 'Generación espontánea', que recuerda el 15-M mediante gusanos de seda que ya utilizaba en su producción de la década de los 70.

Boix manifiesta que quiere "hablar de muchos temas, sobre todo muy suavemente de lo que es la cultura". "Pretendo reflexionar sobre la evolución del tiempo sin olvidar que no puedo estar fuera de mi sociedad y mi estética tampoco, aunque no quiera", ha dicho.

En este punto, e interrogado sobre si el arte sin compromiso social es menos arte, ha contestado rotundo: "O tiene compromiso social o no es arte, porque aunque se niegue cada obra habla de unas vivencias de un momento concreto".

"MANIFIESTO CROMÁTICO"

Todas las piezas constituyen además un "manifiesto cromático", en el que todas las tonalidades del negro y el blanco "lo dicen todo", ha subrayado Guarinos.

Otros rasgos característicos del trabajo de Boix, como la extrema meticulosidad y perfección, también se aprecian en ejemplos como el políptico 'Metafísica', donde el artista esconde en un suelo hidráulico hecho de 70.444 teselas un aforismo fusteriano en latín.

Finalmente, el vicerrector Antonio Ariño ha loado la figura de Boix y ha recordado que consiguió en 1980 ser el primer Premio Nacional de Artes Plásticas concedido en democracia.