Actualizado 15/06/2021 12:05 CET

Detenida una organización de 25 personas con 15.000 plantas de marihuana en Benifallim, Alcoi y Cocentaina

La Guardia Civil y la Policía Nacional detienen a 25 personas en Benifallim y Cocentaina por poseer 15.000 plantas de marihuana
La Guardia Civil y la Policía Nacional detienen a 25 personas en Benifallim y Cocentaina por poseer 15.000 plantas de marihuana - GUARDIA CIVIL POLICÍA NACIONAL

   ALICANTE, 15 Jun. (EUROPA PRESS) -

   Agentes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil han detenido a 25 personas de entre 25 y 43 años acusados de formar parte de una organización criminal supuestamente dedicada al tráfico de drogas, principalmente marihuana, cocaína y hachís, en municipios del interior de la provincia de Alicante, según han informado en un comunicado conjunto.

   En concreto, se han desmantelado cuatro plantaciones en viviendas de Alcoi, Benifallim y Cocentaina, en cuyos registros se han intervenido 14.881 plantas en una extensa plantación de una casa de campo, además de 700 gramos de hachís, 90 gramos de marihuana y numerosas armas.

   La envergadura de la operación ha requerido de la coordinación de un amplio dispositivo conjunto de ambos cuerpos policiales conformado por más de 80 agentes. Los detenidos están acusados de pertenencia a organización criminal, tráfico de drogas, tenencia ilícita de armas y contra la seguridad vial.

   Los arrestados han pasado a disposición del Juzgado de Instrucción de Alcoi, que ha decretado el ingreso en prisión provisional para el líder y los cuatro principales colaboradores de la trama y ha dejado a los 20 restantes en libertad con cargos.

   Tanto la Policía como la Guardia Civil finalizó este mes de junio la operación 'Herme-Tocayos', basada en la investigación sobre varios cultivos de marihuana de grandes dimensiones, tanto en interiores como en exteriores, ubicados en las localidades de Benifallim y Cocentaina.

   Asimismo, se determinó la existencia de una organización criminal dedicada, principalmente, a la plantación de marihuana para su posterior venta a gran escala.

   Las plantaciones estaban asentadas en las localidades de Alcoi, Cocentaina y Benifallim, donde también se dedicaban al tráfico de cocaína y hachís al menudeo. Así pues, los investigadores pudieron saber que esta organización había adquirido 30.000 semillas de marihuana seleccionada genéticamente, cuya plantación fue distribuida entre cuatro casas alquiladas por el grupo para tal fin.

   Asimismo, estas viviendas, elegidas para llevar a cabo el cultivo, eran casas de campo situadas en zonas rurales, aisladas de los núcleos de población, que terminaron por ser localizadas por los agentes.

   Como característica común entre las viviendas rentadas, poseían una amplia parcela de terreno. Una vez que la semilla germinaba en un macetero y crecía la planta, la trasplantaban a la tierra de estas parcelas.

   Para una mayor discreción, los presuntos autores rodeaban perimetralmente toda la finca con distintos elementos, con el fin de dificultar la vista desde fuera y evitar levantar sospechas.

   Fruto de las pesquisas, los agentes descubrieron que los roles de cada miembro de la organización se encontraba perfectamente definidos. Uno de estos roles consistía en las labores de logística y varios de ellos se dedicaban a proveer a las viviendas con plantaciones de todo lo necesario para su buen funcionamiento así como de gestionar los alquileres necesarios.

VIGILANCIA 24 HORAS

   Otro rol era el de los que se encargaban directamente de las labores de jardinería y cuidado de las plantas. Y por último, estaban aquellos que se dedicaban a la vigilancia de las fincas, teniéndolas vigiladas las 24 horas del día, usando incluso para las comunicaciones, dispositivos portátiles tipo walkie-talkie.

   Finalmente, los días 1 y 2 de junio, los agentes movilizaron a más de 80 efectivos con personal de ambos cuerpos para acometer un total de once entradas y registros: diez de ellas entre viviendas de las localidades de Alcoi, Benifallim y Cocentaina y una, en una nave industrial. De hecho, fue allí donde se registró la ubicación en la que trabajaba uno de los miembros de la banda y donde fueron incautados 70 gramos de cocaína.

   El operativo se culminó con la intervención de 14.881 plantas de marihuana, 700 gramos de hachís, 90 gramos de cocaína, una escopeta con los cañones recortados y munición, ocho armas largas de aire comprimido, 2 pistolas detonadoras, y una ballesta, 7.000 euros en efectivo, 6 vehículos, básculas de precisión, una máquina contadora de dinero y dispositivos informáticos y de telecomunicaciones.