La instalación 'Macho Man' mueve conciencias contra la violencia de género a través de la mirada de víctimas

EUROPA PRESS
Publicado 13/05/2019 16:00:12CET

El montaje, una mezcla de "arte plástico y escénico" de Álex Rigola, se visita en el Centre del Carme dentro del Festival 10 Sentidos

   VALÈNCIA, 13 May. (EUROPA PRESS) -

   La instalación 'Macho Man', una mezcla de "arte plástico y arte escénico" que se puede ver en el Centre del Carmen de València dentro de la octava edición del Festival 10 Sentidos, mueve conciencias contra la violencia de género e invita a luchar contra ella a través de la mirada de las víctimas y del acercamiento a ellas.

   Se trata, como indican sus organizadores, de "un viaje escénico y experimental" que lleva al público que recorre las distintas estancias del montaje por medio de un circuito cerrado a diferentes situaciones para "empatizar" con quienes sufren este problema, conocer casos reales y preguntarse cómo puede contribuir a frenar esta lacra.

   'Macho Man' es una obra creada por Àlex Rigola que ha contado en su montaje con Heartbreak Hotel y que ha sido coproducida por Temporada Alta, Teatro del Canal y el Festival 10 Sentidos, que bajo el lema 'Bestias' aborda en su programación y desde diferentes disciplinas artísticas las distintas formas de violencia que existen.

   La instalación la han presentado este lunes en un encuentro con los medios de comunicación Àlex Rigola; el director del Consorci de Museus de la Generalitat valenciana, José Luis Pérez Pont; Meritxell Barberá, una de las directoras de 10 Sentidos, y Paco Alós, director de Relaciones Institucionales y RSC de Caixa Popular, principal patrocinador del festival.

   Esta propuesta puede visitarse hasta el 19 de mayo en grupos de seis personas a través de citas concertadas previamente. Además del público en general, 'Macho Man' será recorrido por estudiantes mayores de 15 años de diversos institutos valencianos. La visita de los jóvenes, organizada junto al Institut Valencià de Joventut, se reforzará con la presencia de psicólogos que podrán atenderlos si fuera necesario por las emociones que la muestra puede despertar en ellos.

   Àlex Rigola ha explicado que su iniciativa "está hecha para empatizar", con vistas a lograr "una sociedad más justa". "Para mí no es solo una instalación. Es una iniciativa tratada como arte escénico. Todo lo que se ve aquí se sabe y se han visto las imágenes pero al situarnos en la instalación se crea otro efecto. Se ha pensado desde la dramaturgia la situación de los materiales para llegar al espectador", ha planteado.

   Así, ha definido su creación como una combinación de "arte plástico y arte escénico" y como un modo de "hacer teatro documento", en el que "se trabaja con material verídico y se pone poesía al espacio". "Queda mucho por hacer y nos tenemos que activar", ha señalado respecto a la violencia machista.

   El recorrido por la instalación se lleva a cabo en todo momento con cascos, para escuchar el relato y atender a las órdenes que para seguir el montaje hace, como guía, una actriz valenciana que ha sido víctima de género y que se mantiene en todo momento en el anonimato.

   Durante el trayecto se observan objetos y apuntes de una víctima, se leen fragmentos de sentencias judiciales, se observan imágenes de mujeres fallecidas a manos de sus parejas y se somete a los visitantes a un vis a vis para conocer su posición frente a este problema.

"UN GUIÓN CERRADO"

   Además, se sitúa al público frente a dibujos de niños que han sufrido en su entorno la violencia de género, se le aproxima a la víctima del 'caso de La Manada', se les ofrecen datos e información sobre casos y se le alerta del efecto que puede tener la difusión de roles sexistas y machistas en un determinado videojuego.

   "Aquí no hay tanta libertad. Hay un guión cerrado sobre lo que hay y lo que se quiere conseguir. Está pensado para que vaya calando y para que nos lleve a ir tomando conciencia. Los elementos están colocados para que el impacto sea más profundo y te lo lleves a casa", ha manifestado el autor.

   Àlex Rigola ha destacado el papel que el arte y el teatro pueden tener como "herramienta social" para combatir la violencia de género, los "micromachismos" y "el contexto donde se mueve el violento". "El problema es cuando el contexto permite que estas cosas sucedan con toda normalidad. Se han cosas, hay una parte positiva porque algo está cambiando pero aún hay muchos pasos que dar", ha insistido.

   Igualmente, ha considerado que "hace falta más educación en todos los sentidos" y ha detallado que el montaje 'Macho Man' nació a partir de su condición de padre de una chica. "Era poner un granito de arena en favor de un mundo más justo", ha apuntado, al tiempo que ha señalado que se trata de un trabajo fruto de "diez meses de investigación con un equipo dramatúrgico de cuatro personas junto a una profesora universitaria, psicóloga y experta en violencia machista".

'MUJERES QUE BAILAN'

   Hasta el momento esta propuesta escénica se ha podido ver en Hospitalet, Girona, Madrid y ahora en València, siempre "en espacios no convencionales". En el Festival 10 Sentidos, 'Macho Man' se completa con el espectáculo 'Mujeres que bailan', que se podrá ver en el Centre del Carmen el 19 de mayo a las 19.00 horas. Se trata de un proyecto de danza comunitaria, con música en directo, del que forman parte mujeres voluntarias y otras que han sido víctimas de violencia de género para denunciar este problema social.

   Durante la presentación de estas iniciativas, Pérez Pont ha indicado que "la mejor forma de lograr cambios es la sensibilización como herramienta de transformación" y ha valorado la iniciativa de 10 Sentidos y Rigola, mientras que Alòs ha resaltado su contribución para "difundir una lacra social" y "empatizar" con sus víctimas. Barberá, por su lado, ha subrayado la posibilidad de "llegar a otros públicos" y de actuar como "catalizador de lo que pasa en la sociedad".

Contador

Para leer más