Publicado 24/11/2022 14:53

Jaume Plensa, un escultor de literatura en Fundación Bancaja: "Intento fabricar silencio en una época ruidosa"

El escultor Jaume Plensa, en Fundación Bancaja, presenta la exposición 'Jaume Plensa. Poesía del silencio', una de las retrospectivas más completas del artista
El escultor Jaume Plensa, en Fundación Bancaja, presenta la exposición 'Jaume Plensa. Poesía del silencio', una de las retrospectivas más completas del artista - ROBER SOLSONA

   VALÈNCIA, 24 Nov. (EUROPA PRESS) -

   Las esculturas de Jaume Plensa (Barcelona, 1955) tienen "un perfume que las une", el del amor por la palabra y la literatura que durante 40 años de trayectoria ha impregnado sus obras. Ahora, en un momento histórico convulso, el creador confiesa que intenta "fabricar silencio en una época ruidosa".

   El autor está convencido de que "el poeta es el alma de una sociedad" y de que, como decía uno de los escritores que le ha "educado" a lo largo de su vida, el valenciano Vicent Andrés Estellés, el poeta "debe estar siempre en vigilia" y "no puede dormir en la larga noche de su pueblo" porque es "responsable de la realidad de su comunidad".

   Así lo ha expresado el propio artista durante la presentación en la Fundación Bancaja de València de una de las mayores retrosprectivas de su obra hasta el momento, la exposición 'Jaume Plensa. Poesía del silencio', que toma como hilo conductor la influencia de la literatura en su producción. En el acto han participado también el presidente de la fundación, Rafael Alcón, y el comisario de la muestra, Javier Molins.

   Plensa ha hablado de sus influencias literarias --con sus cuatro 'patas' en William Shakespeare, Baudelaire, Dante y Blake, pero con mención especial a Estellés--; de su visión sobre las letras en su sentido más primario; de su "preocupación por un ruido mediático enorme de mensajes que no son útiles" o de su admiración por el papel de la feminidad y las mujeres en la sociedad y la cultura.

   Unas inquietudes que se dejan ver en la selección a través de cerca de un centenar de piezas "íntimas" y datadas entre 1990 y la actualidad, algunas inéditas para el público y creadas durante el confinamiento, otras 'viajeras' como la icónica 'Together' (2014) expuesta en la Bienal de Venecia de 2015 y que no se ha exhibido desde entonces. Una mano de acero inoxidable que estuvo en la Abadía de San Giorgio Maggiore, pero no hace alusión a la religión, sino a "la espiritualidad que puede unirnos a todos"

   Plensa recibe al visitante desde la misma calle, en la plaza Tetuán, con 'White Nomad (2021), una figura humana de más de cuatro metros de altura compuesta de letras y caligrafías de diferentes alfabetos. En sus propias palabras, "un homenaje a la diversidad" y una llamada a tender "puentes entre distintas personas y culturas".

   Para entrar en su exposición, se debe traspasar una cortina de letras hecha de poemas del 'Cantar de los cantares'. "Siempre me ha parecido que las letras delante de una pared blanca es como si estuvieran a punto de ser fusiladas", ha confesado Plensa, que siempre se pregunta cómo pueden ser por detrás o por un lado y quiere "librarlas de esa prisión blanca que es el papel". A la vez, la pieza es un homenaje a su madre y a cuando la acompañaba en Barcelona a las tiendas y, mientras ella compraba, él se quedaba jugando con las cortinillas de colores de las puertas.

   Una vez dentro, el visitante se topa con 'Rui Rui's Words' (2021), un rostro femenino suspendido del techo que se lleva la mano a la boca para pedir silencio, no para no dejar hablar, matiza Plensa, sino porque está "preocupado porque hay un ruido mediático enorme de mensajes que no son útiles" mientras "estamos de nuevo en una guerra en Europa", el mundo está en un "estado de ánimo horrible" y la naturaleza en un peligro "terrible".

   "Intento fabricar silencio en una época ruidosa", ha precisado el escultor, que cree que "nos llegan tantos mensajes que no son importantes que no nos dejan escuchar la vibración de nuestro cuerpo y nuestros pensamientos". En silencio, "descubrimos que tenemos una vida interior y nadie nos ha hablado de ella"; en los colegios nos enseñan las fronteras "y de repente la geografía cambia", pero "tú sigues siento el mismo". "Me gustaría hablar de nosotros", nos daría una riqueza a la sociedad extraordinaria", ha opinado, antes de advertir que "cuando desaparece una persona es como si desapareciera una biblioteca o una filmoteca, es irrecuperable".

"EL MUNDO NECESITARÍA UNA ACTITUD MÁS FEMENINA"

   Además, al repasar las piezas de esta exposición, ha admitido que siempre hace retratos de mujeres, "pero no por la mujer en sí, sino por lo femenino".

   "El mundo necesitaría una actitud más femenina. Los hombres somos un accidente simpático, pero un accidente", y la mujer "tiene la capacidad de crear vida pero, sobre todo, de atesorar, conservar y transmitir la memoria. Todas las culturas basadas en la mujer tienen una vida mucho más enriquecedora que las que están basadas en un hombre", ha considerado.

   En esta línea, en el recorrido también hay piezas de pequeño formato con palabras inscritas en consoladores, figuras fálicas y referencias a Freud, con quien Plensa no obstante no oculta su "enfado" porque no cree sus ideas "en absoluto". Su foco en el genital masculino "siempre me ha parecido horrorosamente despreciable porque es un malentendido", ha aseverado.

PLENSA Y ESTELLÉS

   El escultor ha relatado durante la rueda de prensa que su primera visita a València fue en 1984. Él vivía en Berlín y le había pedido permiso al editor de Estellés para ilustrar uno de los libros del autor valenciano, 'L'hotel París', pero recibió una negativa. Entonces, un amigo le dijo que conocía a Estellés y podía preguntar al escritor directamente.

   Cogió un avión a València y acabó pasando "dos días maravillosos" con el autor --"nos fumamos todo lo que encontramos", recuerda--. En paseos juntos por la Malvarrosa juntos, "entendí mejor la obra de este poeta extraordinario que teníais en València y que ha marcado mi vida profundamente", ha destacado.

   Plensa ha resaltado que Estellés tiene una frase en la que sostiene que "el poeta ha se estar siempre en vigilia" y "no puede dormir en la larga noche de su pueblo". El escultor coincide y lamenta que en los últimos años el arte se centre más en lo estético que en lo ético. Para él, el artista "es responsable de la realidad de la comunidad".

   Jaume Plensa asegura que le ha dado "más importancia a crecer como persona que como artista" y cree que, al final, "el arte es consecuencia de vivir". En esta exposición, "notaréis la presencia de los fantasmas que me han ayudado a crecer como persona", ha avanzado a los futuros visitantes de la muestra.

Contador

Más información