Publicado 11/02/2021 21:08

Puig aboga por el "diálogo" con los hosteleros de Castellón y les pide que no hagan "atajos a la legalidad"

Cartel de la prostesta de Ashocas
Cartel de la prostesta de Ashocas - ASHOCAS

   El 'president' nos descarta un Plan Resistir 2 para contrarrestar las pérdidas de las empresas

   VALNCIA, 11 Feb. (EUROPA PRESS) -

   El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, ha abogado por el "diálogo" con los hosteleros de Castellón, a los que se han sumado los de Elda y Petrer, y que han anunciado que abrirán sus establecimientos el día 16 a pesar de las restricciones de cierre impuestas por el coronavirus, y les ha pedido que no hagan "atajos a la legalidad" ni que sea necesaria una "cuestión disciplinaria".

   Puig ha recordado a estos colectivos que, ante los incumplimientos hay normas que se deben aplicar, pero apuesta por el diálogo porque, según ha dicho, "no creo que convenga a nadie estar en un espacio de confrontación", ya que ha recordado que, este mismo jueves hay más de cien personas que han fallecido por la covid y se deben restringir los contactos.

   Así lo ha indicado en una rueda de prensa este jueves por la tarde para anunciar la prolongación de las restricciones vigentes en la Comunitat Valenciana hasta el 1 de marzo, al ser preguntado por qué consecuencias tendrá de mantenerse esa protesta anunciada por la Asociación Hostelera de Castellón (Ashocas) y secundada por el colectivo en Elda y Petrer.

   Puig ha asegurado que la recuperación de la Comunitat Valenciana para salir del pico de la tercera ola va a buen ritmo y ha subrayado que no está vinculada únicamente al cierre de la hostelería sino también al conjunto de la medidas adoptadas, como la limitación de contactos al grupo de convivencia en una vivienda o a un máximo de dos personas de distintos grupos en la calle, ya que principalmente los contagios "se producen en un espacio de sociabilidad", sea un bar, en la calle o con grupos de amigos no convivientes.

   Pero ha hecho hincapié en que estas restricciones de movilidad y contactos sociales es "lo que está ayudando", "es el conjunto", ha dicho, junto con la "atmósfera de corresponsabilidad" de los valencianos. En esta línea, ha sostenido que la Comunitat avanza más rápido "gracias a la inmensa responsabilidad del conjunto de la sociedad valenciana".

   En este contexto, Puig ha hecho hincapié en que la mayoría de las entidades más representativas del sector hostelero no apoyan la posición de la organización de Castellón, y ha subrayado que defienden sus intereses y las de sus representados pero "a través del diálogo".

   Así, ha aludido a la aprobación del Plan Resistir de ayudas a los sectores más afectados, dotado con 400 millones de euros y que ha defendido que se ha negociado con sindicatos y patronal "desde la cooperación y el diálogo social". En esta línea, ha indicado que seguirán hablando con otros actores aunque ha insistido: "Queremos que se atiendan las circunstancias y no queremos confrontación entre quienes defienden la hostelería y los que no, porque es estéril y no va a ningún lado".

SEGUNDO PLAN RESISTIR

   Puig ha insistido en que el conjunto de las medidas adoptadas se ha demostrado que tiene un resultado positivo para hacer bajar la curva de la pandemia aunque también ha admitido que las pérdidas de las empresas se tienen que contrarrestar y, para ello, está el Plan Resistir, del que prevé que tenga continuidad con otro más si es necesario, "que probablemente lo será".

   El 'president' ha subrayado que las empresas necesitan ayuda, porque, al igual que las del sector turístico han sufrido una caída de la recaudación de entre el 40 y el 70 por ciento, y sostiene que esa ayuda debe venir también del Gobierno de España de forma directa.

   En toda caso, ha recalcado a los hosteleros que no se deben producir "atajos a la legalidad" y ha abogado por la conveniencia del "diálogo y por que no haya espacio de confrontación entre dos miradas", las que defienden la apertura de la hostelería y las de quienes se oponen.

   "La Comunitat Valenciana ha intentado atender los intereses generales, también los de la hostelería, pero ahora no parece razonable que se baje la guardia y que haya una desescalada que dé lugar a una situación más difícil aún", ha dicho, para añadir que los sanitarios no se merecen que no se les dé el apoyo necesario. Por ello, ha reiterado que confía en el diálogo, en un esfuerzo y que posteriormente se compense "lo que se tenga que compensar" y espera que no sea necesaria una "cuestión disciplinaria".

Más información