Actualizado 13/03/2015 21:14 CET

Crítica de Chappie: Neill Blomkamp, el reincidente

Chappie es lo nuevo de Neill Blomkamp
Foto: SONY
Chappie Chappie Chappie Chappie

MADRID, 13 Mar. (EUROPA PRESS - Israel Arias)

   Chappie es lo nuevo de Neill Blomkamp, el reincidente director sudafricano que en su tercer trabajo utiliza un robot policía y el manido tema de la inteligencia artificial como vehículo para lanzar al mundo su fábula de ciencia ficción hiperrealista y, en esta ocasión, un tanto macarra y desequilibrada.

   Tras Elyssium, Blomkamp vuelve a casa, a su Johannesburgo natal, para trasladarnos de nuevo hasta un futuro no muy lejano en el que una eficiente fuerza policial robotizada es la encargada de reducir drásticamente y sin miramientos el índice de criminalidad en unas calles tomadas por los delincuentes.

   Uno de esos androides policías es robado y reprogramado y, en manos de unos criminales de poca monta y muchos colorines, se convertirá en el primer robot con la capacidad de pensar, aprender y sentir. Algo que -sorpresa- no gustará mucho a algunos que ven en esta primera forma de auténtica y real IA una gran amenaza para la humanidad y el orden establecido.

Previa YoutubeCargando el vídeo....

   Hugh Jackman (y sus pantalones cortos), Dev Patel, Sigourney Weaver y Sharlto Copley conforman la primera línea del reparto de Chappie. El actor fetiche del director que en esta ocasión es el encargado de interpretar al robot protagonista, una descompensada mezcla entre -sí, también vamos a decirlo- el encantador número 5 de Cortocircuito y Robocop. Referencias que están ahí por mucho que el sudafricano se empeñe en negar la mayor.

¿AFINARÁ BLOMKAMP SU PUNTERÍA?

   Precisamente eso, descompensada, que no totalmente fallida, es Chappie. Algo que se aprecia nítidamente en el contraste buscado -pero pocas veces conseguido para el fin perseguido- entre la violencia de las brutales secuencias de acción y la candidez de Chappie y sus bobalicones y estridentes "padres" cuyo forzado aire neo-punk resulta cansino hasta tal punto que llega a sacar al espectador de la trama.

Previa YoutubeCargando el vídeo....

   Una cinta en todo caso interesante, eficaz como vistoso y a ratos ingenioso vehículo de entretenimiento, pero ni mucho menos tan certera como metáfora, como vehículo para la crítica social, para esa moraleja que es ya marca de la casa. Chappie es la constatación de que tras hacer diana con su primer disparo (Distric 9) Blomkamp sigue sin dar en el blanco. Esperemos que, por el bien de los xenomorfos y sus legiones de fans, afine su puntería.