Las Jornadas 1906 de la Guitarra Española llegan a su V edición con acento femenino y la pasión de Tomatito

Jornadas 1906
1906
Actualizado 08/10/2018 11:07:49 CET

MADRID, 7 Oct. (EUROPA PRESS) -

Voces femeninas, acompañadas de grandes virtuosos en su estilo, junto con la pasión y la fuerza de Tomatito, han protagonizado las V Jornadas 1906 de la Guitarra Española, celebradas como viene siendo habitual en el Molino del Manto (Chinchón, Madrid) con el patrocinio de la cerveza 1906 de Estrella Galicia.

Las jornadas, que un año más han girado y sonado en torno a las cuerdas de la guitarra española, han reconocido el creciente protagonismo de la mujer en este arte musical con la actuación inicial de las maestras Afra Rubino y María Marín.

A las hipnóticas melodías de sus guitarras se unieron los ritmos de otros instrumentos como la armónica de Antonio Serrano, el contrabajo de Javier Colina, el hang de Miguel Hiroshi o el cajón de Nasrine Rahmadi y el Piraña.

Así, la primera en subirse al escenario del Molino del Manto fue guitarrista sueca Afra Rubino, a la que su pasión por la guitarra flamenca le llevó hasta la ciudad de Sevilla, donde se quedaría siete años para completar su formación.

Los acordes de su guitarra estuvieron acompañados de los ritmos del cajón de la artista australiana Nasrine Rahmadi, considerada la mejor percusionista del momento en España. Ambas lograron crear una atmósfera única que sorprendió y emocionó al público asistente que culminó con una interpretación de Fallla que levantó de sus asientos a los espectadores.

Preguntadas sobre el papel de la mujer en el mundo de la guitarra española en las habitauales tertulias que se celebran en este encuentro, Afra Rubino afirmó que "a nosotras (las mujeres) lo que nos pasa es que no tenemos ídolas y nos tenemos que identificar con hombres, con un Paco de Lucía, por ejemplo". "Para mí, la guitarra española tiene muchas maneras de ser tocadas. Pero la guitarra flamenca es toda mi vida. He elegido la guitarra española por encima de todas las demás. Solo hay una cosa más bonita que una guitarra española, y son dos guitarras españolas", aseveró.

Por su parte, Nashrine Rahmadi explicó que antes tocaba otros instrumentos como guitarra, flauta o incluso trompeta, pero fue con la percusión cuando empezó a trabajar musicalmente. Según ella, "es una ayuda para las mujeres que festivales como este existan, porque Molino del Manto ha llamado a grandes instrumentistas para colaborar con nosotras y así provocar la integración de la mujer con los demás músicos. Porque hacer música solo de mujeres no nos ayuda a crecer, creo que es mejor juntar distintos estilos y aquí, en Molino del Manto, logramos hacer algo diferente, donde solo hay fusión música, también de géneros".

Posteriormente, la siguiente en elevar el sonido de su guitarra a la categoría de arte con una actuación insólita fue la sevillana María Marín, pionera en la fusión de la guitarra clásica española con el cante, práctica que desarrolla en los Reales Conservatorios de Música de La Haya y Rotterdam. Acompañada del percusionista Miguel Hiroshi, ambos han conseguido fusionar la música clásica con instrumentos con sonidos orientales, como el Hang.

Sobre el papel de la mujer en la guitarra española, Maria Marín reconoció en la tertulia que "siempre ha habido mujeres en el mundo de la guitarra clásica, menos que los hombres en el escenario, pero nunca he encontrado ningún problema ni me he sentido limitada".

La armónica de Antonio Serrano o el contrabajo de Javier Colina asistieron como artistas invitados de lujo en esta primera parte de la jornada, cuyas actuaciones se celebraron en una jaima, ante la atenta mirada de más de 400 personas y cuyo maestro de ceremonias fue el periodista y humorista Juan Luis Cano, componente del dúo Gomaespuma, que hizo alusión a los orígenes del Molino del Manto, una finca formada por un molino del siglo XVIII en un entorno en el que se produce una simbiosis mágica entre la antigua edificación y su jardín romántico del siglo XIX. La primera construcción de este molino harinero data de 1752.

Tras un paréntesis cultural y gourmet acompañado de la cerveza 1906 y de una cata de vinos Bodegas Faustino González, llegó el plato fuerte de la noche: la actuación de Tomatito y su hijo, José del Tomate, acompañados de Kiki Cortiña, el Piraña, representantes de dos generaciones y dos formas de entender una guitarra que ha acompañado a artistas de la talla de Enrique Morente, Camarón de la Isla y más, recientemente, José Mercé.

Antes de su actuación, Tomatito tuvo unas palabras de cariño y recuerdo para la recientemente fallecida Monstserrat Caballé. Como colofón, los doce artistas participantes en las Jornadas interpretaron conjuntamente el emblemático tema de Camarón de La Isla 'La Leyenda del Tiempo'.

"Estamos enamorados de la guitarra española y el mundo entero también, pero lo importante es transmitir al público lo que uno hace con pasión. Eventos como este tienen magia y nos permiten interpretar melodías de forma muy personal. Desde luego creemos que festivales en honor a la guitarra española son muy necesarios para seguir manteniendo viva esta tradición española", destacó Tomatito en la tertulia.

EVENTO CONSOLIDADO

Antes de comenzar las actuaciones, el organizador de las V Jornadas de la Guitarra Española y propietario del Molino del Manto Íñigo Osset, aseguró ante los asistentes que este evento "se ha consolidado a lo largo de estas cinco ediciones como uno de los puntos de encuentro de referencia entre guitarristas y otros intérpretes de distintos instrumentos, con su público en el que la fusión de ritmos, sonidos y géneros marca el presente, el futuro y recuerda al pasado del instrumento por antonomasia de la tradición musical española, en el que las nuevas generaciones vienen pidiendo paso, con una cada vez mayor presencia de la mujer".

Por su parte, el Marketing Manager en Hijos de Rivera, Santiago Miguélez, destacó que "estilos en los que el virtuosismo, la intuición, la calidad y la interpretación son claves para convertir cada pieza en una experiencia única, y que encaja a la perfección con el espíritu y la filosofía de la familia de cervezas 1906".

El programa de actividades, un año más, se ha completado con sus ya habituales tertulias mientras que el fotógrafo Paco Manzano realizó una retrospectiva para viajar a través de imágenes a lo mágicos, irrepetibles y sonoros momentos que se han vivido durante las ediciones anteriores de las jornadas.