Actualizado 12/04/2007 22:44 CET

Nativel Preciado y Care Santos, ganadora y finalista del Premio Primavera de Novela 07, presentan sus novelas en Madrid

MADRID, 12 Abr. (EUROPA PRESS) -

La escritora y periodista Nativel Preciado, ganadora de la XI edición del premio Primavera de Novela con la obra 'Camino de Hierro', muestra en sus páginas la superación del dolor que provoca el desamor, la enfermedad o la muerte. Care Santos, finalista de este Premio, convocado por Espasa y Ámbito Cultural El Corte Inglés, apuesta en su novela 'La muerte de Venus' por la "inquietud" y el "malestar" que generan las historias de misterios.

La novela ganadora, dotada con 200.000 euros, describe el viaje personal y moral que realiza una mujer, Paula, que es abandonada por su marido y que acabará protagonizando el "mayor acto de amor de su vida". "Cuando somos jóvenes tratamos de huir de los desastres y del sufrimiento metiendo la cabeza debajo del ala, pero al madurar entendemos que la única manera de enfrentarse al dolor es hacerle cara", explicó Nativel Preciado, para quien la mayor dificultad al escribir su novela radicaba en no caer en una "historia lacrimógena o blanda y que no se noten mucho los sufrimientos".

HISTORIA DE SUPERACIÓN PERSONAL

Para la autora, quien quedó finalista del Premio Planeta en 1999 con su obra 'El egoísta', 'Camino de Hierro' supone un triple viaje personal por la memoria y por las experiencias vividas hasta reconstruir una historia de superación personal "que no creo que vuelva a escribir en la vida".

"Escribo de lo que vivo y de lo que sé, y en esta novela estoy muy presente, incluso tengo mucho que ver con alguno de sus protagonistas", reconoció esta escritora, que comenzó a pensar en esta novela hace diez años, gracias a una idea que dejó apuntada en su libro 'Amigos íntimos'.

Fascinada por obras como 'Una muerte muy dulce' de Simone de Beauvoir enmarcada dentro de la llamada 'literatura de la pérdida', Preciado ha intentado construir una historia "intimista" y sin "pudor" que revela cómo los personajes se enfrentan a sus miedos y preocupaciones.

Para ello, esta periodista que lleva más de 30 años trabajando en los medios de comunicación, ha intentado escribir una historia "sencilla" que atrape de un "tirón" al lector y con un final "sorprendente".

INQUIETUD Y MALESTAR

Por su parte, la escritora Care Santos aclaró que 'La muerte de Venus' no es una historia de "terror" ni de "fantasmas" sino de "inquietud" y "malestar" que va invadiendo al lector a medida que avanza las páginas de la novela.

'La muerte de Venus' se inicia cuado Mónica hereda el viejo caserón familiar, en el centro de Mataró (Barcelona), tras la muerte de su tía abuela Lola y decide instalarse en él, junto con su compañero Javier y, en un futuro próximo la niña de la que está embarazada. Pero la protagonista ignora que se está embarcando en una dramática aventura que la llevará a entrar en contacto con un universo paralelo, el que separa la existencia de los vivos y los muertos.

"En realidad son dos novelas en una y tienen mucho que ver conmigo porque los personajes se parecen bastante a mi familia y conozco cada una de las baldosas de la casa en la que se desarrolla la acción", confesó la autora, quien reconoce cierto aire "victoriano" en este texto, que ante todo, pretende "seducir" al lector.

"Los temores y los miedos van siempre con nosotros a lo largo de toda la historia y curiosamente siempre hemos temido a las mismas cosas", alegó la autora para justificar el argumento fantasmagórico de esta obra, premiada con 30.000 euros.

Santos, quien ha publicado una treintena de títulos entre novelas, libros de relatos, y novelas breves dirigidas a lectores jóvenes, reconoció que aunque las historias de fantasmas son poco habituales en los escaparates de las librerías, le apetecía recuperar este género, que siempre ha sido tratado por hombres y casi nunca por mujeres.

El jurado del XI Premio Primavera estuvo presidido por Ana María Matute, y compuesto por Antonio Soler, Ángel Basanta, Ramón Pernas, Pilar Cortés y Miryam Galaz, como secretaria sin voto.