Actualizado 17/11/2017 17:55 CET

El Parlamento Europeo pide a la UE una "solución urgente" al problema de las ventanas FIBA

MADRID, 17 Nov. (EUROPA PRESS) -

Los 31 miembros del Parlamento Europeo han pedido al presidente de la Unión Europea, Jean Claude Juncker, una "solución urgente" al problema de las ventanas FIBA y que se libere a los jugadores de los clubes de la Euroliga para que puedan jugar con sus selecciones en los encuentros de clasificación para el Mundial.

En una carta remitida al presidente de la UE, los miembros del Parlamento Europeo solicitan a la Comisión Europea y a la Euroliga una "solución urgente al problema existente con el proceso de partidos de clasificación para el Mundial que, a su vez, sirve de clasificación para los Juegos Olímpicos".

"Como sabrán hay un problema en el baloncesto europeo debido a la participación de un grupo reducido de equipos en una competición que funciona bajo el nombre de Euroleague Commercial Assets S.A. (ECA). El sistema de funcionamiento de la citada ECA pone en riesgo el baloncesto europeo", señalan.

En la misiva, se señala que la ECA usa el calendario de la Euroliga para "impedir que sus jugadores puedan participar" con sus selecciones nacionales en los partidos de clasificación para el Mundial de 2019 en noviembre y también en febrero de 2018, que también servirán de clasificación para los Juegos Olímpicos de Tokyo 2020.

Asimismo, recuerdan que en 2014 la FIBA anunció cambiar el sistema de clasificación con apenas cuatro partidos durante el año, dos en noviembre y dos en febrero. En febrero de 2017, el Parlamento Europeo aprobó una resolución que destacaba que las selecciones nacionales tienen "un rol clave" no solamente en el desarrollo de la identidad nacional sino también para promover la solidaridad en la base del deporte nacional.

En julio de 2017, 11 clubes de la ECA, en concreto de Israel, Rusia, Turquía y de cuatro países de la EEA (Grecia, Italia, Lituania y España), promovieron un cambio en el calendario de la Euroliga para la temporada 2017-18 que se solapaba con los partidos de clasificación de noviembre de 2017 y de febrero de 2018.

Dicho cambio servía, según los europarlamentarios, para prevenir que los jugadores de Euroliga participaran con sus selecciones nacionales violando los artículos 101 y 102 del tratado de funcionamiento de la Unión Europea "por la creación de un monopolio de la ECA al excluir a los jugadores más importantes del baloncesto europeo de su participación en partidos de selecciones creando un boicot así a los partidos de selecciones".

Durante el proceso de septiembre a noviembre de 2016, la ECA señaló que "respeta por completo el calendario de las selecciones nacionales" y confirmó que las normas de la ECA "no limitan ni impiden a los jugadores de participar con sus selecciones nacionales", algo que se está demostrando que es incorrecto".

Por ello, el Parlamento Europeo se declara "muy preocupado" por la situación que concierne a los jugadores que tienen un contrato en vigor con sus equipos controlados por la ECA. "Una situación que afecta a más de 100 jugadores de la élite del baloncesto europeo y que son de gran transcendencia para sus selecciones nacionales", añade.

"Como miembros del Parlamento Europeo pedimos a la Comisión Europea que intervenga y se asegure de la liberación de los jugadores para que puedan participar con sus selecciones, ya que representar al equipo nacional es el mayor orgullo para un deportista y también contribuye a reforzar los valores que promueven las competiciones de selecciones como el 'fair play' y la integridad como ninguna otra competición es capaz de hacer y como refleja en la resolución mencionada anteriormente", concluyó.