Alaphilippe defiende su amarillo en la crono y Mas se afianza como baza española en el Tour

Actualizado 19/07/2019 18:48:59 CET
Julian Alaphilippe con el maillot amarillo del Tour
Julian Alaphilippe con el maillot amarillo del Tour - David Stockman/BELGA/dpa

   MADRID, 19 (EUROPA PRESS)

   El ciclista francés Julian Alaphilippe, del Deceuninck-Quick Step, dio la sorpresa en la contrarreloj de la decimotercera etapa del Tour de Francia, de 27,2 kilómetros con salida y llegada en Pau, y afianzó su liderato en la carrera por delante del británico y favorito Geraint Thomas (INEOS), mientras que Enric Mas (Deceuninck-Quick Step) se afianzó como mejor baza española antes del gran test del Tourmalet.

   Tras el 'paseo' de la primera jornada pireanica donde no hubo 'batalla', los favoritos al triunfo y al podio se midieron individualmente en la última crono de la 'Grande Boucle' que va atisbando un panorama sobre quién debe pasar al ataque y quién puede correr de una forma más conservadora.

   Entre los damnificados, uno de los peores parados fue el Movistar Team, sobre todo con el colombiano Nairo Quintana, aunque el panorama no es tan dañino si se toma como referencia al campeón del año pasado, que no pudo asaltar y ni siquiera recortar hacia el maillot amarillo por la gran actuación de Alaphilppe, el primero en repetir victoria en este Tour y que puede empezar a creerse sus opciones.

   Estas, por los galones dentro de su formación, pueden afectar a las de Enric Mas. El corredor catalán se convirtió en el 'Mejor Joven' de la ronda después de una firme actuación que le llevó a terminar entre los diez primeros.

   El ciclista español rayó a buen nivel para ser noveno, a 58 segundos de su compañero, pero a 44 de Thomas, para colocarse ya al borde del podio, cuarto a 2:44 del liderato y a 32 segundos del podio que cierra el holandés Steven Kruijswijk (Jumbo-Visma).

   Y tras Mas, el siguiente mejor español fue el veterano Alejandro Valverde, la mejor noticia del día para el Movistar Team, que ve como sus dos mejores opciones en la salida cada vez se alejan más. El murciano fue decimocuarto a 1:11 de Alaphilippe y ahora deberá jugar un papel clave en un equipo que debe pasar al ataque casi de forma obligatoria lo antes posible.

   Una vez más, y pese a que el perfil de la contrarreloj le podía dar más opciones, Nairo Quintana demostró que sigue teniendo en esta especialidad un gran talón de Aquiles. El colombiano siempre fue cediendo tiempo y perdió casi dos minutos (1:51) para quedarse a casi cuatro minutos del amarillo y a 1:43 del podio. Mikel Landa, mejor que su jefe de filas, ya tiene a más de tres minutos el cajón en los Campos Elíseos, aunque eso le puede permitir tirar de su habitual valentía.

   El sábado y domingo serán ahora nuevos exámenes para todos, sobre todo para comprobar la candidatura de un Julian Alaphilippe, que 'voló' con la ayuda del amarillo para ser el mejor en todos los parciales. El francés sorprendió y controló a un Thomas que ni siquiera pudo sacar partido de un final más favorable para perder el triunfo por 14 segundos y tener que enjugar ya casi minuto y medio para tomar el mando.

   Para empezar, este sábado tocará una decimocuarta etapa entre la localidad de Tarbes y el coloso Tourmalet, un puerto de 19 kilómetros al 7,4 por ciento y con lo más duro en sus kilómetros finales. Antes, pero lejos, el Col del Soulor, de primera categoría.

Para leer más