Ciclismo/Amstel.- (Previa) Gilbert aspira a su tercera corona en la 'Clásica de la Cerveza'

Philippe Gilbert
REUTERS
Actualizado 14/04/2012 19:31:01 CET

MADRID, 14 Abr. (EUROPA PRESS) -

El ciclista belga Philippe Gilbert (BMC) aspira a lograr su tercera corona consecutiva en la 47ª edición de la Amstel Gold Race, la 'Clásica de la Cerveza' que abrirá este domingo el tríptico de las Ardenas, donde la representación española contará con opciones de triunfo por medio de Alejandro Valverde (Movistar), Samuel Sánchez (Euskaltel-Euskadi) o los ciclistas de Katusha, Joaquim 'Purito' Rodríguez y Óscar Freire.

El pavé y el adoquín dan paso a las 'clásicas' donde las continuas ascensiones a los 'bergs' (colinas) y los 'muros' son los protagonistas y los encargados de decidir los vencedores. La Flecha Valona, este próximo miércoles, y la Lieja-Bastoña-Lieja, el domingo 22, completan el tríptico de las Ardenas que cierra las pruebas de un día primaverales.

La Amstel Gold Race es una de las carreras que aún se le resisten al ciclismo español, muro que intentarán derribar candidatos como 'Purito' Rodríguez, que ya rozó el triunfo el año pasado con su segunda posición Vasco; Alejandro Valverde, que acumula varias victorias desde que retornó tras su sanción; Samuel Sánchez, flamante ganador de la Vuelta al País Vasco; u Óscar Freire.

Con la importante ausencia de Tom Boonen, mermado físicamente tras sus recientes triunfos en el Tour de Flandes y la París-Roubaix, entre la nómina de aspirantes también figuran los hermanos Andy (y Frank Schleck (Radioshack) -ganador en la edición de 2006- o el potente dúo del Liquigas formado por Vincenzo Nibali y Peter Sagan.

Todos lucharán por suceder a Gilbert, arropado este domingo por Cadel Evans, que sigue afinando la puesta a punto de cara al Tour de Francia, donde espera volver a reinar.

La 47 edición de esta 'Clásica de la Cerveza' presenta un recorrido de 256,5 kilómetros entre la localidad de Limburgo y la cima de Cauberg. El desarrollo está jalonado con 31 rampas que en algunos casas alcanzan el 22 por cierto y un final muy exigente en la última subida a Cauberg, de 700 metros y hasta 17 por ciento de desnivel.