Actualizado 21/05/2007 19:44 CET

Fernando Torres: "Ahora es básico que todos estemos unidos para ganar el siguiente partido"

MADRID, 21 May. (EUROPA PRESS) -

El delantero y capitán del Atlético de Madrid, Fernando Torres, fue investido como 'Alumno de Honor' del Colegio Nuestra Señora de Los Infantes de Toledo, que conmemora sus 450 años de vida y durante el acto apeló a la unión tras la derrota encajada ante el Barcelona.

Torres, que estuvo acompañado por el doctor José María Villalón, fue recibido por el director del centro, Sebastián Villalobos, que agradeció públicamente la visita de los rojiblancos, según informa la web del club.

Fernando Torres visitó este colegio hace cinco años, comprometiéndose entonces a regresar cuando cumpliera 25 entorchados con la selección española. El internacional superó esta cifra hace tiempo y en cuanto sus compromisos se lo han permitido ha certificado su promesa.

El 'Niño' quiso agradecer el apoyo recibido en este día por los niños del colegio toledano. "Quiero agradecer esta bienvenida porque me habéis hecho sentir como en mi propia casa. Me gusta ver tantas camisetas rojiblancas en un día tan difícil. Los atléticos tenemos fe y paseamos nuestra camiseta sin vergüenza y con orgullo", señaló.

"Insisto en que es un día complicado para mí, pero hice una promesa hace cinco años y la quería cumplir. Sólo tengo palabras de agradecimiento para todos los que estáis hoy aquí, y sobre todo para los atléticos", afirmó el capitán colchonero.

Tras la contundente y dolorosa derrota encajada ayer ante el FC Barcelona (0-6), Torres apela a la unión del vestuario. "Se puede ganar o perder, pero lo más importante es estar todos juntos. Ayer perdimos y ahora es básico que todos estemos unidos para ganar el siguiente partido", comentó.

Por otro lado y cuestionado sobre quién ganará la Liga, el madrileño afirmó: "El Real Madrid es ahora el líder, pero el Barcelona está fuerte y el Sevilla también tiene muchas opciones. Creo que la próxima jornada se puede decidir".

El acto se cerró con la imposición a Torres de una banda conmemorativa, regalando el capitán rojiblanco a este centro escolar un balón firmado por la primera plantilla.