Guardiola: "He tenido una maravillosa relación con Laporta y con Rosell"

Actualizado 25/05/2012 1:01:40 CET

"Tito lo hará bien, Tito recibe su propia herencia" "No hubiera ganado 13 títulos si no hubiera entrenado al Barcelona"

BARCELONA, 24 May. (EUROPA PRESS) -

El entrenador del FC Barcelona, Pep Guardiola, aseguró que ha mantenido "una maravillosa relación con Laporta y con Rosell" durante sus cuatro temporadas al frente del banquillo culé y afirmó haberse regido por la neutralidad y ahora pide que le dejen tranquilo en su retirada de los focos.

"A los dos presidentes les estoy tremendamente agradecido. He tenido una maravillosa relación con ambos y a los dos les digo que me voy, que doy un paso al lado. Cuando el club me necesite aquí estaré, pero que no usen mi nombre para esto", dijo Guardiola al ser preguntado sobre si prefería a uno u otro mandatario.

"Es lo que he sido desde los 13 años, desde que he estado en esta casa. Por mi forma de ser, cuando estoy en algo me presto a lo que haga falta, pero cuando no, lo están otros", dijo el de Santpedor, cuyo único 'pero' a estos años han sido las enfermedades de Tito Vilanova y Eric Abidal.

Además, el técnico culé --que comenzó su alocución con una enumeración curiosa-- defendió el nombramiento de Tito porque él no tiene nada que decir. "En cuatro años he hecho 545 ruedas de prensa, 272 horas delante de vosotros, casi 11 días seguidos hablando para ser objetivo, ser creíble. Dicho esto he oído que Pep tiene que dar explicaciones sobre la relación con Tito", dijo.

"Esta semana he aprendido que no he sido lo suficientemente creíble. En noviembre me dijo Zubi que qué me parecía que Tito fuera el entrenador. El día del Chelsea cogí a Tito y se lo dije 'ha llegado tu momento. Creo que te ofrecerán ser el técnico'. Yo le dije 'haz lo que te parezca'", repasó Guardiola.

"No le puedo decir otra cosa a una persona que me ha ayudado a ser el entrenador que soy. La vida a Tito le ha puesto una prueba. Después de hacer quimio venía aquí y... ¿quién soy yo para decirle que no puede hacerlo? Lo que decidas tendrás mi apoyo", le comentó Guardiola a Vilanova, a quien conoce desde la infancia. "Este es mi último servicio, Tito lo hará bien. Tito recibe su propia herencia".

"ME DUELE MUCHO NO HABER LLEGADO A MÚNICH"

El entrenador barcelonista repasó además su trayectoria en el banquillo blaugrana y recordó que le "duele mucho" no haber llegado a Múnich. "Cech, Drogba... se lo merecen. Por cierto, les felicito desde aquí. Estoy muy contento que estos jugadores lo hayan conseguido", dijo Guardiola, que siempre ha pensado en la gente y en el espectáculo mientras dirigía a los suyos.

"Y con esto se seguirán haciendo las cosas bien. La entidad seguirá siendo fuerte y buena mientras tenga ese ánimo detrás de la gente. En el futuro, el Barça seguirá siendo un buen club", añadió el catalán, que se restó mérito. "Esto es un aprendizaje continuo. Aprendí mucho en Tercera División y los títulos no te dan prestigio. No hubiera ganado 13 títulos si no hubiera entrenado al Barça", comentó.

Por último, Guardiola concluyó diciendo que él no puede tomar todas las decisiones del club. "Yo no puedo exigir al club nada. ¿Quien soy yo? Me han dado todos los poderes para hacer jugar bien a esta plantilla, pero no soy quien para llevar la contraria al club", finalizó.