25 de febrero de 2020
 
Actualizado 03/05/2012 2:20:02 CET

Fútbol/Liga BBVA.- (Resumen) Sólo Cazorla, Senna y Guaita inquietaron a un sólido liderato

La derrota ante el Levante y el empate en El Sardinero cuestionaron el comienzo de temporada

MADRID, 3 May. (EUROPA PRESS) -

El Real Madrid alzó este miércoles la 32ª Liga de su historia tras imponerse al Athletic Club (0-3), a falta de dos jornadas para que concluya el campeonato; una Liga en la que Málaga, Villarreal y Valencia pusieron picante en el tramo final.

La incertidumbre marcó el inicio de la competición; a finales de agosto, cuando debía disputarse la jornada inaugural, la huelga de la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE) impidió que pudiese disputarse.

Una vez desconvocada, la segunda jornada de competición dejó muestras de que ésta iba a ser una liga de dos; mientras el Real Madrid goleaba en Zaragoza (0-6) con 'hat-trick' de Cristiano Ronaldo, el FC Barcelona deleitaba a la parroquia azulgrana con un 5-0 ante el Villarreal y un Leo Messi que respondía a los goles del portugués con dos tantos en el estreno como goleador de Alexis Sánchez.

El primer pinchazo del campeón 2010-11 llegó en Anoeta, en donde los de Guardiola no pasaron del empate ante la Real Sociedad (2-2). Los blancos no fallaron ante el Getafe (4-2) y el Valencia ascendía a la segunda plaza gracias a su triunfo ante el Atlético de Madrid (1-0). El conjunto dirigido por Unai Emery subió a lo más alto en la cuarta jornada tras ganar en Gijón y después de que su eterno rival, el Levante, sorprendiese los de Mourinho (1-0).

El empate en el Camp Nou entre culés y valencianistas (2-2) y el de el Madrid en Santander (0-0) dejó al Betis como nuevo líder durante dos semanas. En la séptima jornada, el Barça se colocó por primera vez en la temporada como líder de la Liga Adelante tras vencer al Sporting; mantuvo el puesto de privilegio en la siguiente fecha, ante el Racing (3-0), pero un penalti fallado de Messi en el último minuto ante el Sevilla (0-0) dio el liderato al sorprendente Levante, que se impuso en el derbi autonómico al Villarreal (0-3).

El 2-0 de Osasuna despertó al cuadro levantinista de su sueño en la jornada 11, la misma en la que el conjunto blanco se aupaba a la primera posición tras ganar con apuros en San Sebastián (0-1). En el fin de semana posterior, el duelo épico bajo la lluvia entre Athletic y Barcelona acababa en tablas (2-2) y el Madrid goleaba en casa a Osasuna (7-1) para poner la diferencia con los azulgrana en tres puntos.

Fue el comienzo de la caída de los de Guardiola. La primera derrota de la temporada liguera llegaría en el Coliseum, ante un Getafe que ponía a los catalanes a seis puntos de un Madrid impasible ante el Atlético en el derbi (4-1). En el partido adelantado por la disputa del Mundial de Clubes, el conjunto barcelonista reducía distancias en la lucha por la Liga ante el Rayo Vallecano (4-0)

Los azulgrana tendrían que esperar al Clásico de diciembre en el Santiago Bernabéu para volver a sentirse líderes; en aquel duelo, Benzema adelantó a los locales con un gol a los veinte segundos, pero Alexis, Xavi y Cesc le dieron la vuelta al partido (1-3). Con un partido más, Guardiola y los suyos volvieron al primer puesto de la tabla. El 2-6 con cuatro goles de Cristiano en Sevilla devolvió el liderato a los blancos, que nunca más abandonaría.

El principio del fin comenzaría para el FC Barcelona en Cornellà-El Prat, con un empate que les dejaba a cinco puntos (1-1). Un nuevo tropiezo en El Madrigal ante el Villarreal (0-0) en la jornada 21 apuntaba a un hundimiento que pareció confirmarse en la visita al campo de Osasuna, en donde Guardiola salió con un equipo de suplentes y se vio sorprendido por un rival que tuvo en Lekic a su héroe particular (3-2). Al día siguiente, el conjunto madridista llevó al éxtasis al Bernabéu con el 4-2 al Levante y los diez puntos de ventaja sobre el eterno rival.

FINAL CON PICANTE.

Hubo que esperar hasta la jornada 28 para que el cuadro culé redujese la distancia y que los nervios empezasen a apoderarse de la afición de Chamartín. Cazorla rescataba un punto en el Bernabéu para el Málaga con un disparo de falta directa en el último minuto (1-1); en la siguiente jornada, no pasaron del empate en El Madrigal (1-1) en un partido en el que Senna marcó de idéntica manera a Cazorla pocos días antes y en el que Sergio Ramos, Özil, Mourinho y Rui Faria acabaron expulsados.

La remontada de los azulgrana seguía su curso; en la 32ª jornada, se imponían en La Romareda por 1-4 a la espera de lo que hiciese el domingo el líder. Los madridistas fueron incapaces de superar a Vicente Guaita (0-0) y la Liga volvía a quedar en un puño con cuatro puntos de separación.

El Camp Nou marcaría el destino de la competición. El conjunto catalán se encomendaba a su feudo para quedarse a un solo punto de su principal rival, pero el guión fue completamente distinto. Khedira soprendió a Valdés en una jugada embarullada y Alexis empató la contienda en la segunda mitad. Sin embargo, emergió Ronaldo para silenciar al coliseo blaugrana y aumentar la ventaja blanca hasta los siete puntos (1-2).

La victoria del Real Madrid este domingo ante el Sevilla (3-0) y la de este miércoles ante el Athletic (0-3) hicieron finalmente posible el alirón blanco, que cuatro años después vuelve a alzar un trofeo liguero, el 32º de su historia.