Publicado 03/12/2020 19:13CET

Luis Enrique: "Italia también quiere como nosotros recuperar el nivel de su pasado reciente"

Luis Enrique Martínez sigue el partido entre la selección española y Suiza de la Liga de Naciones
Luis Enrique Martínez sigue el partido entre la selección española y Suiza de la Liga de Naciones - Indira/DAX via ZUMA Wire/dpa

MADRID, 3 Dic. (EUROPA PRESS) -

El seleccionador nacional de fútbol, Luis Enrique Martínez, afirmó que Italia, su rival en la 'Final a Cuatro' de la Liga de Naciones de octubre de 2021 está "en un periodo de cambio tras el último disgusto" de quedarse fuera del Mundial de Rusia y que se "parece" a su equipo porque también "quiere recuperar el nivel de su pasado reciente".

"Más allá de los tópicos está en un periodo de cambio después del último disgusto del Mundial y ha sabido adaptarse a nuevos jugadores jóvenes y con un perfil que aúna un poco mejora en ataque pero también manteniendo la solidez defensiva", señaló Luis Enrique en rueda de prensa telemática tras el sorteo.

El asturiano reconoció que no conoce "en profundidad" a los de Roberto Mancini porque no se ha medido a ellos, pero tiene "tiempo hasta octubre" y además estudiarán sus "fortalezas y debilidades" porque "podría ser rival" en la próxima Eurocopa.

De todos modos, pese al buen momento de ambas, cree que "la mejor selección" en esta 'Final a Cuatro' "es ahora mismo la que encabeza el ranking y esa es Bélgica". "Italia se parece a nosotros porque quiere recuperar el nivel de su pasado reciente, pero creo que por delante de ellos y nosotros están Bélgica y Francia", advirtió.

El de Gijón sabe que esta a'F4' esta "lejos", pero que eso no les quita que tengan "mucha ilusión y ganas de levantar el título". "Sería maravilloso. Yo siempre he sido favorable a esta competición porque evitaba los amistosos, que muy pocas veces aportan cosas interesantes", admitió.

Sobre el último partido ante Alemania y el 6-0, apuntó que "en general fue un partido muy completo en el aspecto ofensivo y defensivo" y que fueron capaces de "minimizar a una selección de ese potencial". "La fase de ataque fue muy buena y el posicionamiento va mejorando, pero está lejos de llegar a la perfección. Pero es cierto que a través de más posesión hicimos que Alemania sufriera en defensa y se pasase más tiempo defendiendo", opinó.

"El partido reforzó claramente más a la gente que a los jugadores porque para mí ya había signos de ir muy bien encaminados. Fue un broche perfecto a una gran noche, pero tampoco hay que exagerar, Alemania seguirá siendo una de las favoritas para la EURO y España seguirá siendo la misma que os (la prensa) generaba infinidad de dudas y a mí cosas positivas. El tiempo dirá donde llegamos", añadió.

En este sentido, el seleccionador remarcó que "antes del partido" ante los de Joachim Löw percibió "muchas dudas", pero que cuando pasea por la calle la afición le transmite "ilusión por conquistar otra vez" cosas importantes. "Lo normal es que se nos juzgue por los resultados, pero me tengo que fijar en más cosas como seleccionador", subrayó.

Por otro lado, no valoró el momento de Isco Alarcón porque "su rendimiento esta ahí y cada uno lo puede valorar" y dejó claro que no habló con David de Gea sobre su suplencia ante Alemania, limitándose a incidir que se centra en "la actitud de los tres porteros en cada concentración", la cual calificó de "intachable".

Además, sobre la nacionalización de Gabriel Paulista, el técnico asturiano recalcó que es "una buena noticia" porque aumenta el número de seleccionables y que su "nivel es conocido por todos", y eludió polemizar sobre las palabras de Joan Laporta de la poca idoneidad de que el combinado nacional juegue en Barcelona. "Allí hay mucha gente que quiere ver a la selección", zanjó.